La cuenta bancaria emocional – o como cultivar tus relaciones

Hace unos días alguien hizo un reintegro muy importante de la cuenta bancaria emocional que tiene conmigo. Esta metáfora de Stephen Covey nos habla del nivel de confianza que tenemos con las personas que nos rodean, nuestra familia, pareja, compañeros de trabajo, amigos. Vamos construyendo esa confianza como un capital real cada vez que demostramos nuestro compromiso y lealtad, nuestro cariño y respeto.

Cuando tienes la confianza de alguien, también puedes equivocarte. ¡La reserva que tienes en tu cuenta con el otro resiste reintegros! La relación no peligra por cometer un error. Sin embargo los reintegros constantes a través de las críticas y el desprecio, el ignorar al otro o culparlo de todo, vacían completamente la cuenta y pueden destruir la relación.

No hay atajos – es muy difícil hacer un depósito multimillonario en una sola vez – si has llegado a números rojos, tendrás que volver a construir la confianza, con gestos genuinos y con humildad. Aunque a veces el gesto más humilde, reconocer el error y pedir perdón, es el que más te llegue a aumentar  el saldo de tu cuenta.

Ahora que lo pienso, mi amigo del reintegro tampoco se ha quedado sin saldo. El balance sigue positivo.

Nuestra capacidad de apostar por unas cuentas sanas y rebosantes, y de saber hacer y aceptar depósitos, demuestra nuestra grandeza.

  1. Haz una lista de 10 depósitos que has recibido esta semana en tu cuenta por parte de distintas personas.
  2. Haz un inventario del estado de tu propia cuenta emocional con las 10 personas principales en tu vida - ¿hay alguna que requiere especial atención? ¿Qué requerirá esto de ti?
  3. Saca toda tu grandeza y realiza esta semana 10 depósitos intencionados en las cuentas más importantes.

¡SEAMOS RICOS!

Artículo publicado el 13 Abril 2010. Última modificación el 13 Julio 2013. Valoraciones: 4.6 de 5 en 5 votos.