Física cuántica y sanación II

Sobre la energía cuántica ya está demostrado que:

  • La energía es parte de la materia y puede funcionar de forma independiente a ella.
  • No siempre vibra en la misma longitud de onda y con la misma intensidad.
  • No entiende de tiempo, ni de espacio de tal forma puede ser enviada e incidir a distancia.

Observamos y conjuntamente creamos la realidad que nos rodea.

Los pensamientos son ondas emitidas, el cerebro funciona con impulsos electromagnéticos, por lo tanto lo que uno piensa puede automáticamente convertirse en  realidad.

No podemos considerar real aquello que no se conoce o experimenta, con lo cual pueden existir tantas realidades como posibilidades y caminos en base a infinidad de conocimientos adquiridos, desarrollados y experimentados, incluso de forma simultanea.

El cerebro es incapaz de distinguir entre lo que se piensa y lo que se ve, pensar en una manzana o soñar con ella, para él es tan real como percibirla visualmente, tocarla, olerla.

Recientemente se ha demostrado por físicos que sólo un 4% del universo esta formado por materia sólida, de tal forma el resto es energía pura, que forma parte de la materia, y la necesita para poder existir.

El padre de la relatividad, Albert Einstein llego a la conclusión de que el universo tenía sentimientos.

La física Cuántica está llena de posibilidades,  no se ha descubierto todo lo que puede regalarnos, donde la realidad no es otra cosa que lo pensamos y creemos de ella, donde existen muchos caminos que poder elegir y todos ofrecen posibilidades, todo esto está en sus comienzos pero es algo que empezará a crecer insospechadamente en los próximos años, dado que todos los países están destinando desde hace algún tiempo importantes recursos materiales y humanos par su desarrollo.

Artículo publicado por Daniel Sancho Sanz el 15 Julio 2011. Última modificación el 8 Noviembre 2011.