Necesito cambios, pero ¿cómo los hago?

Estamos en una época donde muchas personas se proponen los mismos cambios y aprendizajes de siempre, pero en cuanto se agotan las energías traídas de las vacaciones, todas ésas buenas intenciones se diluyen y se cae nuevamente en lo mismo de siempre, con lo cual la persona retoma su vida monótona.

El gran tema está , en que cuando se hacen las cosas sin un grado de compromiso alto, con muy poca ILUSION y casi nada de PASION, con el transcurrir del tiempo se produce el abandono, la frustración, aparece la negatividad y como consecuencia la caída de los niveles de la autoestima.

Habitualmente se utilizan recetas rápidas para cambiar la realidad, como la de participar en cualquier curso o taller que nos dé motivación, nos despierte o haga generar ILUSION para el cambio, las personas salen de los mismos con una excitación alta, que van a cambiar definitivamente, ahora ha llegado el momento pero cuando vuelven a la vida real, todo esto se diluye como agua entre las manos.

Para hacer cambios profundos de los que realmente se puedan sostenerlos en el tiempo, hace falta varias cosas, primero y principal saber quién eres, cuales son tus valores, que talentos tienes, en área eres muy bueno, donde destacas, que te apasiona e ilusiona, que huella te gustaría dejar en la vida, hacia donde te diriges.

Estas preguntas que menciono son necesarias para iniciar el cambio, pero de una enorme importancia responderlas porque a partir de allí comenzará la verdadera transformación, ya que tenemos una radiografía de la realidad.

Luego de esto, toca la parte dos, la de anclar todas las respuestas, ¿cómo? creando nuevos hábitos, borrando viejas creencias, haciendo cosas diferentes para obtener resultados distintos a los conocidos, dejándonos ayudar por alguien para que nos acompañe, cambiando pensamientos y hacerlos visibles con acciones.

Está claro que al principio es difícil y resulta incómodo, pero es la única forma de cambiar, porque sino todo lo demás se esfuma muy rápido, es necesario tener COMPROMISO, PERSEVERANCIA, PACIENCIA y orientarnos a una vida que esté en sintonía con lo que realmente somos, ya que si esto no ocurre nos faltarán dos motores esenciales para vivir: PASION e ILUSION.

Los invito a que plasmen esos cambios en realidad, porque la recompensa es muy grande, seguramente exige tiempo y esfuerzo, pero no existe placer más grande para una persona, que vivir siendo UNO MISMO.

Artículo publicado el 20 Septiembre 2011. Última modificación el 8 Noviembre 2011.