Medicina Hiperbárica

Por Laura

La Oxigenoterapia Hiperbárica es un tratamiento que consiste en que el paciente respire oxígeno puro en el interior de una cámara a presión mayor que la atmosférica que recibe el nombre de Cámara Hiperbárica.

Los gases (oxígeno), se disuelven en los líquidos (sangre), obedeciendo a la Ley de Henry, que dice: A temperatura constante, un gas en contacto con un líquido, es disuelto en este líquido en cantidades proporcionales a su presión parcial. Respirando aire a nivel del mar (1 ATA) el ser humano tiene 0,3 ml. De oxígeno disuelto en cada 100 ml. De sangre arterial. Respirando oxígeno puro a 2 ATA, el paciente tiene 3-4 ml. De oxígeno disueltos en cada 100 ml. De sangre y a 3 ATA, la cantidad de oxígeno disuelto en sangre aumenta a 6 ml. La hemoglobina queda saturada con oxígeno en sangre arterial y venosa. Se trata pues de una terapéutica ortodoxa, cuyo margen de aplicación está determinado por la presión máxima alcanzada. La duración de la inhalación y la frecuencia y número total de exposiciones.

La Oxigenación Hiperbárica es conocida desde hace más de 300 años, aunque solo se utiliza con propiedad desde hace 50 años. Los documentos e investigaciones anteriores a 1961 tienen solamente valor histórico o anecdótico. La Oxigenación Hiperbárica ha probado su efectividad como terapéutica médica, en deportes y en estética.

Los efectos terapeuticos de la Oxigenación Hiperbárica

El oxígeno bajo presión mayor a la atmosférica produce varios efectos terapéuticos, de los cuales los más estudiados son los siguientes:

  • Revierte el estado hipóxico, recupera la producción de energía por la célula.
  • Influye sobre la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Reduce el edema o inflamación.
  • Disminuye la presión endocraneana.
  • Reduce la frecuencia cardiaca un 10%.
  • Aumenta la diuresis.
  • Produce un efecto hipoglucemiante (baja el nivel de glucosa en sangre).
  • Controla las infecciones, pues tiene un efecto bacteriostático con gérmenes aeróbicos y bactericida con gérmenes anaeróbicos.
  • Interfiere con el progreso de algunas enfermedades microbianas (Gangrena Gaseosa) suprimiendo la producción de toxinas que generan los gérmenes.
  • Acelera la fagocitosis (los fagocitos son las células blancas que se comen a los gérmenes).
  • Potencia la acción de algunos antibióticos.
  • Desbloquea la hemoglobina, mioglobina y citocromo oxidasa, inactivadas por el monóxido de carbono.
  • Modula la respuesta inmune del organismo.
  • Modifica el efecto de los factores de crecimiento y citoquinas mediante la regulación de sus niveles o de los receptores celulares para estas sustancias.
  • Aumenta la producción de colágeno.
  • Promueve la proliferación celular.
  • Estimula la producción de nuevos vasos capilares.
  • Moviliza las células madre de la médula ósea.
  • Aumenta la sensibilidad a radio y quimioterapia de las células cancerígenas.
  • Modula la producción del óxido nítrico.
  • Inhibe la adhesión de los neutrófilos a los vasos sanguíneos en diferentes enfermedades, asimismo se manifiesta la disminución de las lesiones posteriores.

Dra. Patricia Leonor Escobar Garaygordóbil. Médico Cirujano
Especialista en Medicina Hiperbárica y Subacuática
Fuente: www.hiperbaricadelvalle.com

Artículo publicado por Laura el 20 Marzo 2012.