Síndrome del Colon irritableEl síndrome del colon irritable aparece, al irritarse el intestino grueso provocando alteraciones digestivas de manera crónica caracterizadas por fuertes dolores e hinchazón del abdomen y es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Se le llama irritable porque las terminaciones nerviosas de la zona son hipersensitivas y los músculos que controlan el intestino son hiperactivos. El colon o intestino grueso forma parte del sistema digestivo, uno de los más importantes para la vida, pues procura sustento a todo el organismo.

Algunos de los factores que influyen en la aparición de Colon Irritable, es estar sometido de manera continua a situaciones de tensión, angustia y estrés. Las personas que padecen colon irritable responden al estrés de una forma más intensa. Son hipersensibles. Y suelen tener algunas de estas características: rabia reprimida y frustración, emociones/situaciones que no se han sabido procesar, ansiedad, irritabilidad, tendencia al perfeccionismo y auto-exigencia, baja autoestima, necesidad de aprobación, demasiada preocupación por los demás y por el control, sentimiento de culpa. El ambiente que viven es tenso o incómodo. Desde luego, los hábitos alimentarios son muy importantes.

Así mismo hay estudios que parecen demostrar que existe una relación entre esta patología y ser o haber sido víctima de abusos emocionales, físicos o sexuales; considerando como componentes la falta de autoestima y el silencio impuesto o autoimpuesto.

El intestino delgado se relaciona con el pensamiento analítico consciente, el intestino grueso corresponde al inconsciente.

Es muy habitual padecer estreñimiento y/o diarrea alternos. El significado del estreñimiento es el miedo a dejar salir a la luz el contenido del inconsciente. El estreñimiento nos indica que tenemos dificultades para dar y soltar, que queremos retener tanto las cosas materiales como el contenido del inconsciente y no queremos que nada salga a la luz. La diarrea, sea crónica o aguda, significa tener miedo a sentir. La diarrea multiplica los estímulos sobre los circuitos productores de serotonina, neurotransmisor que desencadena la motilidad intestinal. Nos enseña a soltar y dejar correr, a no aferrarnos. El desorden emocional afecta también al hígado y el bazo. El aparato digestivo es llamado el "cerebro" digestivo por el elevado número de neuronas, redes nerviosas y neurotransmisoras que lo componen y que influyen tan profundamente en nuestra salud y estado de ánimo jugando un importante papel en la felicidad y en la tristeza ya que ante situaciones de estrés desde la infancia se defendió desarrollando ciertas molestias.

En una ocasión me comentaron que las «mariposas en el estómago» son consecuencia de la estimulación de las células nerviosas intestinales al liberarse cantidades extraordinarias de hormonas del estrés por orden del cerebro cuando se enfrenta a una situación difícil.

Síntomas:

Dolor y distensión abdominal, gases, diarrea, estreñimiento, insomnio, pesadez de piernas, cefalea, pérdida de apetito, indigestión, cansancio, nerviosismo, caída de cabello, pérdida de memoria, tristeza, alergia, ansiedad, irritación, alteraciones del sueño entre otros ya que los síntomas pueden variar según cada persona y ser leves, moderados o severos. (Los síntomas intestinales pueden reflejar la personalidad y los conflictos psíquicos).

Remedios:

Las Flores de Bach son una gran ayuda para tratar estos casos, ya que te ayudan a liberar estas tensiones de manera natural, no sólo reducirían los síntomas, sino también las posibles causas, especialmente cuando estas se relacionan con las emociones. Como siempre es preferible evaluar el caso y realizar un preparado personalizado.

Reiki para relajarse y procesar las emociones, ejercicios de respiración, pasear... todo ello junto con una correcta alimentación, (parece que los alimentos ricos en hidratos de carbono favorecen la producción de serotonina y los proteicos, la de dopamina y noradrenalina. En el caso del síndrome de colon irritable, recomiendan aumentar la ingesta de hidratos de carbono complejos (cereales integrales, frutas y legumbres) y de fibra hidrosoluble (frutas, verduras, avena y legumbres).

Un punto de digitopuntura que nos avisa del estado del Intestino Grueso y nos ayuda a eliminar la molestia está, mejor dicho, están situados a ambos lados del ombligo, a unos 2 centímetros. Prueba a dar un suave masaje en la zona, siempre en dirección de las agujas del reloj.

Prueba con estas afirmaciones, u otras semejantes, que sirven para cambiar patrones mentales por repetición además de ayudar a valorarnos más y elevar nuestra autoestima tan maltratada:

Me desprendo del pasado y lo disuelvo. Mis pensamientos son claros.Vivo en el presente en paz y alegría. Me amo y me acepto, me respeto tal y como soy. Me deshago de lo viejo y acepto lo nuevo con alegría y en paz.
Silva López

Silvia López
Bruletout
Terapeuta

Artículo publicado por el 31 Julio 2012. Última modificación el 13 Abril 2015.
Este artículo ha recibido 3870 visitas. 4.6 en 5 votos.