Yoga y Salud

Yoga y su efecto sobre la saludEn las siguientes líneas os queremos mostrar, de una manera amena y concreta, una de las tantas prácticas para mejorar nuestra salud que nos han llegado del mundo occidental:

¿Qué es el yoga? El yoga es una técnica oriental milenaria que proviene de la India. La finalidad del yoga consiste en conseguir un equilibrio entre el cuerpo y la mente de la persona, logrando así una armonía completa de todo nuestro ser.

Para ello, se vale de varias técnicas respiratorias, corporales, de relajación y de pensamiento positivo para conseguir ese bienestar mental y corporal.

¿Quiénes lo pueden practicar?

Realmente todas las personas lo pueden practicar. No hace falta ser muy flexible ni tener una condición física excepcional para practicar esta disciplina.

Aún así, si existe algún tipo de limitación física, el yoga siempre puede adaptarse a las limitaciones de la persona.

¿Desde que edad se puede empezar hacer yoga? Cualquier edad es buena para la práctica del yoga, niños, adultos y personas más mayores se pueden beneficiar de las ventajas de esta disciplina.

Personas que padezcan ansiedad, estrés, depresión…pueden beneficiarse de las ventajas de esta técnica y de otras técnicas de meditación como pueden ser el tai chi, la meditación zen, otras técnicas de relajación, meditación trascendental …

¿Qué beneficios aporta el yoga a mi cuerpo?

Desde las primeras sesiones empezaremos a sentir los beneficios de esta práctica y a lo largo del tiempo esos beneficios se irán incrementando.

Entre los beneficios más importantes nos encontramos con los siguientes:

  • Incremento de la flexibilidad y movilidad del cuerpo. Esto es debido a que en el yoga se trabajan estiramientos musculares, esto da como resultado que se vaya eliminando poco a poco contracturas musculares y dolores crónicos.
  • Mejora la circulación de la sangre mediante posturas corporales y movimientos propios del yoga, incluyendo las posiciones exactas de las manos y los dedos.
  • Equilibra el nivel hormonal y mejora del sistema inmunitario.

¿Qué efectos produce en nuestra mente la meditación?

Sólo con 3 horas de yoga a la semana es suficiente para además de notar una mejoría física, nos proporciona una mejoría mental que se basa en:

  • Reducción del estrés y la ansiedad. El yoga actúa desactivando el sistema nervioso simpático (su activación prolongada es causante de estrés y ansiedad excesivos) y nos proporciona un control voluntario del sistema nervioso en general.
  • Mejora la concentración mental, ya que cada movimiento y cada respiración específica de esta disciplina nos ayuda a centrarnos en nuestro cuerpo.
  • Aprendemos a relajarnos corporal y mentalmente. Esto nos será de gran ayuda para que, en el futuro, podamos afrontar cualquier problema y/o dificultad que pueda surgirnos en nuestra vida cotidiana de una manera sosegada.

¿Hay datos médicos contrastables sobre los beneficios de la meditación?

Sí, existe una base médica llamada Pubmed en la que podemos encontrar alrededor de 1000 referencias sobre los beneficios de la meditación que confirman las siguientes afirmaciones:

  • Los síntomas del síndrome premenstrual (SPM) disminuyen en un 75%.
  • Las personas que llevan al menos 5 años meditando en comparación con los que no meditan, sufren un 80% menos de enfermedades cardiovasculares, 50 %menos de cáncer y 73% menos de otras afecciones menores.
  • Los meditadores producen más cantidad de DHEA (hormona” de la juventud” o “hormona anti-estrés”).

Esta hormona se encuentra en niveles óptimos en la juventud pero empieza a disminuir su producción a partir de los 30 años aproximadamente y ayuda a disminuir el estrés la fatiga, a incrementar la memoria, a controlar el peso, y a mantener el deseo y las funciones sexuales.

Exactamente los hombres de 45 años que meditan tienen de media un 23% más de DHEA que los que no lo hacen y en las mujeres la diferencia es de un 47%.

El 34% de las personas que sufren dolores crónicos, pueden disminuir de forma significativa la medicación al practicar la meditación. Concretamente, estos pacientes necesitan un 36% menos de tratamiento farmacológico de media si meditan.

No olvidéis que cualquier otra disciplina que incluya la meditación (como puede ser el taichi, la meditación zen…) nos proporciona las mismas ventajas y beneficios para nuestro organismo que las que nos puede proporcionar el yoga.

Esperamos que estas líneas os hayan servido para resolveros cualquier duda sobre la práctica de esta disciplina oriental.

Artículo publicado por Nuria Alonso Fernandez el 11 Diciembre 2012. Última modificación el 24 Abril 2015.