¿Qué es la Misofonia?

Que es la misofoniaMisofonia literalmente significa "odio al sonido". La palabra Misofonia viene del griego μίσος (misos): aversión, odio o profundo desagrado y φωνή (foné): sonido.

En 1991 los científicos estadounidenses Pawel y Margaret Jastreboff fueron los que usaron este término por primera vez y el 2010 fue reconocida como enfermedad y publicada en algunos libros.

Aunque podríamos entender el término como "Odio al sonido", la misofonía no se trata de una fobia, ya que no tiene una causa psicológica, las personas que la sufren tienen una sensación subjetiva de molestia o malestar ante el ciertos sonidos. Realmente es una condición neurológica, pero en su tratamiento sí pueden ayudar terapias psicológicas para sobrellevar y mejorar el problema.

¿Pero en que consiste realmente la misofonia? La misofonia consiste en una disminución en la tolerancia a ciertos sonidos. Se cree que es un trastorno neurológico o una condición neurológica muchas veces asociada a experiencias negativas.

Uno de los problemas de este trastorno es su difícil diagnóstico y la falta de un tratamiento eficaz adecuado debido a que hasta hace bien poco no había sido catalogado como enfermedad.

La misofonia puede aparecer a cualquier edad pero suele aparecer a final de la infancia o en la adolescencia y muchas veces suele empeorar a lo largo del tiempo.  

Diferencias con la fonofobia o la hiperacusia

Para no confundirnos hay que tener claro otros trastornos que pueden confundirse con la misofonia:

  • Fonofobia: Es una hipersensibilidad al sonido que tiene causa psicológica. En este caso, el problema es el miedo que producen ciertos sonidos de otras personas como de sí misma.
  • Hiperacusia: Es un patología médica donde la persona percibe el sonido a un volumen más intenso de lo que en realidad se está produciendo. Hay una disminución de la tolerancia a sonidos habituales y naturales del ambiente la hiperacusia es la pérdida del rango dinámico del oído, entendido este último como la habilidad del sistema auditivo de manejar elevaciones rápidas del volumen del sonido
  • Tinitus: Se denomina así al hecho de percibir golpes o sonidos repetitivos en el oído sin que haya una fuente sonora externa. Algunas personas lo experimentan como "ruido de cabeza" o "tintineo del oído" y usan una variedad de términos para describirlo.

Síntomas

El enfado, ira, temor y pánico son algunos de los síntomas de la misofonia

Las personas que sufren misofonia pueden sentir malestar, ira, enfado, pánico, temor e inclusive llegar a imaginar atacar al que produce dicho sonido. Los sonidos suelen ser tan normales como los producidos por otras personas al comer, beber, sorber, respirar, olfatear o toser, etc..

También pueden sentir molestias por otro tipo de sonidos repetitivos como masticar chicle, hacer pompas con él, el crujir de huesos, etc.. Estas personas pueden manifestar ansiedad y conductas de evitación (prescindir de algunas relaciones personales, familiares, aislarse de ciertas personas y reuniones sociales...).

En algunos casos muy graves, la situación puede ser tan intolerante que se pueden presentar comportamientos violentos hacia objetos, personas o animales involucrados.

Muchas veces, estas personas comienzan a centrar su atención en los momentos anteriores a la producción del sonido originado por personas. Muchas veces puede convertirse en una obsesión con respecto a estos ruidos, haciendo que la hipersensibilidad se extienda y que haya una intolerancia hacia esas personas y/o situaciones donde aparece el sonido.

Las reacciones de malestar pueden empezar cuando comienza el sonido, pero las emociones negativas pueden desarrollarse hasta incluir actividades asociadas con el sonido.

Los problemas de la misofonía

Personas con misofonia sufren graves problemas psicológicos

Las personas que presentan misofonía generalmente desencadenan graves problemas psicológicos. Debido a su comportamiento a veces agresivo ante los demás, pueden tomar la decisión de evitar todas aquellas situaciones que motivan su malestar, por lo que en la mayoría de los casos termina con un aislamiento social de la persona afectada.

Los escasos recursos con los que cuentan para paliar su dolencia tampoco ayudan a favorecer su integración social, ya que únicamente disponen de la opción de usar tapones para los oídos o audífonos que reproducen música. En cualquier caso, están destinados a no escuchar los sonidos que producen el malestar, pero no a resolver el problema.

Actualmente se desconoce la prevalencia de misofonia. Los grupos de personas que se identifican con esa condición sugieren que es más común de lo previamente reconocido. En algunas encuestas a pacientes con tinnitus (tintineo), que es frecuente en el 4-5% de la población en general, se reporta prevalencia de hasta 60%. En un estudio de 2010 se obtuvo una cifra de 10%.

Los problemas de audición son más frecuentes de lo que pensamos. Muchas veces existe un tratamiento adecuado que soluciona el problema auditivo, pero otras veces, sobre todo cuando se trata de una hipersensibilidad al sonido, es más difícil establecer un tratamiento efectivo, ya que los factores físicos y psíquicos están interrelacionados en este tipo de dolencias. A esto se añade el problema de que se trata de afecciones muy difíciles de diagnosticar.

Tratamiento

Existen tratamientos para la Misofonia

Hasta el momento no se tiene una cura. Algunos de los tratamientos que se han utilizado son: La terapia cognitivo-conductual y la terapia de recapacitación del tinnitus o TRT, los cuales han ayudado a algunos pacientes pero no a todos los que sufren de dicha alteración.

Como dicha enfermedad está siendo reconocida desde hace poco puede que muchos médicos desconozcan acerca de ella e incluso no lleguen a diagnosticarla adecuadamente. Se recomienda que se consulte con expertos en otorrinolaringología los cuales están más capacitados para dichos problemas.

No existe una cura para esta condición, pero existen ciertos tratamientos psicoterapéuticos e hipnóticos que han sido exitosos en algunos pacientes. Es importante distinguir entre tratamientos para los síntomas y los que evitan que los síntomas vuelvan a ocurrir.

A diferencia de la hiperacusia, la misofonia es específica para ciertos sonidos. Poco se sabe acerca de la localización anatómica de la anormalidad fisiológica que causa tales síntomas. Lo más probable es que se encuentre en las altas estructuras del sistema nervioso central. Se ha especulado que la ubicación anatómica puede ser más central que la involucrada en la hiperacusia.

A la espera de un tratamiento más adecuado, los afectados por la misofonía siguen condenados a vivir en un estado o bien de ansiedad, si deciden hacer frente a los molestos ruidos, o bien de aislamiento, si deciden evitarlos.

Evaluación de la gravedad de los síntomas

La siguiente escala esta traducida. La original es The Misophonia Activation Scale (MAS-1).

Tabla con el test de los niveles de afectación de la Misofonia

Tabla con la escala de activación de la Misofonia en formato texto:

Nivel

Síntomas

0

Persona con misofonia oye un sonido de disparo conocido, pero no siente ninguna molestia.

1

Persona con misofonia es consciente de la presencia de la persona que origina el ruido pero no siente o siente ansiedad mínima.

2

Conocido sonido de disparo provoca malestar psíquico, mínima irritación o molestia. No hay síntomas de pánico o respuesta de lucha o huida.

3

Persona con misofonia siente crecientes niveles de malestar psíquico pero no se involucra en cualquier respuesta física. La víctima puede estar hiper-vigilante a estímulos audiovisuales.

4

Persona con misofonia se involucra con una mínima respuesta física - sin confrontaciones o con algunas conductas de afrontamiento, tales como pedir a la persona que deje de hacer ruido, discretamente se puede cubrir un oído, o pasar tranquilamente lejos del ruido. No hay síntomas de pánico o de huida claros.

5

Persona con misofonia adopta mecanismos de supervivencia más polémicas, como abiertamente cubrir sus orejas. Suele mostrar irritación manifiesta.

6

Persona con misofonia experimenta malestar psíquico considerable. Los síntomas de pánico y una respuesta de lucha o huida, comienzan a participar.

7

Persona con misofonia experimenta malestar psíquico considerable. El uso creciente (más fuerte, más frecuente) de los mecanismos de supervivencia como confrontación al sonido. Puede haber excitación sexual no deseada. El paciente puede volver a imaginar el sonido de disparo y señales visuales y de nuevo, a veces durante semanas, meses o incluso años después del evento.

8

Persona con misofonia experimenta malestar psíquico considerable. Pueden surgir algunas ideas de violencia.

9

Pánico/reacción rabia en pleno apogeo. Decisión de no recurrir a la violencia en la persona causante del sonido. Evitación real de la cercanía al ruido y / o el uso de la violencia física hacia un objeto inanimado. La irritación, el pánico, la ira puede manifestarse en la conducta de víctima.

10

El uso real de la violencia física contra una persona o un animal (por ejemplo, un animal doméstico). La violencia puede ser infligida hacia sí mismo (auto-daño).

 

Referencias:

Pawel J. Jastreboff, Margaret M. Jastreboff (April 2003). «Tinnitis retraining therapy for patients with tinnitus and decreased sound tolerance». Otolaryngol Clin36(2): pp. 321–36. PMID 12856300.

Jonathan Hazell. «Decreased Sound Tolerance: Hypersensitivity of Hearing». Tinnitus and Hyperacusis Centre, London UK. Consultado el 5 de febrero de 2012. Fuentes: Misofonía UK (en español) y Misofonía UK (en inglés).

Algunos de los Psicólogos que tratan la misofonia en España:

  • Nuria Alonso. Colegiado M-20323. Madrid.
  • Javier Brotons. Colegiado CV03246. Valencia. Tiene un grupo de autoayuda.
Artículo publicado por Nuria Alonso Fernandez el 7 Marzo 2013. Última modificación el 26 Febrero 2016. Valoraciones: 4.8 de 5 en 113 votos.