Alimentación

Albert Querol Valero ha escrito la definición de Fitoterapia

La alimentación desde el amorLa alimentación sana es todo aquello que nos beneficia.

Nos alimentamos del aire, del sol, del agua, de una buena combinación de alimentos, de nuestra limpieza orgánica, de nuestros alimentos-pensamientos, de nuestras emociones, de la conciencia de nuestra espiritualidad.

Nos alimentamos del amor.

Podríamos decir, que venimos y vivimos desde el corazón, y no desde la mente. Cuando nos dejamos persuadir por la identificación mental y material, como si la mente fuéramos nosotros, nos desconectamos de la fuente del alimento vital, de nuestro poder y potencial de crear.

Somos seres creadores que estamos espiritualizando la materia de 3 dimensiones más el tiempo. Pero, al aferrarnos a la materia a través del miedo, nos olvidamos de la confianza en nosotros mismos y de nuestra capacidad innata como seres multidimensionales que somos.

La mente es una herramienta que debe de estar al servicio de nuestro ser profundo. Y no, que nuestro ser profundo esté al servicio de la mente.

Digamos, que hemos venido a experimentar la materia dentro de un tiempo vertical y circular donde existen muchas dimensiones a la vez. Nos olvidamos de alimentarnos de la confianza del Universo. Es adecuado despertar y tomar conciencia de quienes somos.

Somos luz vibracional y cocreadora. Lo de arriba es abajo y lo de abajo es arriba. Despertar es ser conscientes de que somos un espíritu que está experimentando la materia en tres dimensiones para evolucionar. Todo lo que nos pasa está en consonancia con nuestra vibración.

Si eres consciente de que vibración desprendes serás consciente de que vibraciones, personas y acontecimientos llegan a ti:

  • Si vibras desde el Amor vendrá Amor.
  • Si vibras desde el Miedo vendrá Miedo.
  • Si vibras desde el juicio vendrá juicio.
  • Si vibras desde el victimismo vendrá victimismo.
  • Si vibras desde la confianza vendrá confianza.
  • Si vibras desde tu potencial vendrá más potencial.
  • Si vibras desde la creatividad vendrá creatividad.
  • Si vibras desde tu espiritualidad vendrá espiritualidad.
  • Si vibras desde tu ser de luz vendrá más luz.

Tú eres el verdadero responsable y creador del alimento de tu vida.

El ser humano tiene 4 cuerpos:

  • el cuerpo físico que es la vibración más densa, más material.
  • el cuerpo emocional que es una vibración más fluida.
  • el cuerpo energético que es una vibración aún más fluida.
  • el cuerpo mental que es una vibración aún más fluida.

Todos los 4 cuerpos funcionan en Unidad pues no somos fragmentos.

Todo lo que tiene vida no se puede fragmentar pues está en constante transformación desde la Unidad. Con una buena alimentación nutrimos a la Unidad que somos. Si yo quiero comprender lo que es una rosa, tengo que percibirla en Unidad, porque si la corto a trocitos pierdo la rosa.

El alimento del despertar alimenta al alma, desde el interior, tomando conciencia de quién somos realmente. El alimento dormido llena de cosas materiales todo el exterior intentando llenar erróneamente el vacío interno. Hay vacío interno cuando te olvidas de que eres un ser multidimensional. Lo que alimenta más el alma son las vibraciones ligeras y sutiles. Alta vibración.

El alimento material son vibraciones densas. Vibración pesada.

Cuando más nos creemos nuestro personaje social, más vibración densa desarrollamos, más dormidos estamos y más regalamos nuestro poder al exterior. Cuanto más despertamos, a que somos seres multidimensionales que estamos experimentando la materia, nuestra vibración en esta experiencia de paso es otra cosa. Conectas con el potencial que eres, y todo lo que te pasa son experiencias que tienes que vivir según tu vibración consciente, en consonancia con las leyes Universales. Pero, lo que te pasa no eres tú.

Podríamos decir que uno es Luz (vibración alta) que experimenta en 3 dimensiones lo que es la vibración densa.

Tú eres luz, que es el espíritu. Tu cuerpo es solo un vehículo para que experimentes la dimensión tridimensional. Tu cuerpo no eres tú.

Agradece a tu cuerpo su ayuda en tu experiencia. Agradéceselo cuidándolo. Tu cuerpo te hace de casa. Experimentas la materia a través de los 5 sentidos de tu cuerpo. La mente es una herramienta para que la utilices, pero no eres tu mente, y tampoco eres todos los pensamientos que hay en ella.

Tu nombre y tu personaje son etiquetas para jugar al rol social. No eres tu nombre ni tu personaje. Juegas al juego social sabiendo que eres la esencia de tu espíritu.

Eres ese que observa sin juicios. Eres el alimento del Universo. Eres un microcosmos del cosmos.

En realidad todo el alimento es energía y toda energía es alimento.

Aliméntate de energía desde la fluidez y tendrás unas maravillosas digestiones en todos los sentidos. Digestiones amorosas sin apegos y con libertad del ser.

La domesticación social crea el juego de roles, miedo y sumisión para que nos auto-controlemos unos a otros dentro de una normalidad pasiva.

Pero somos soberanos de luz y, por tanto, tenemos una creatividad increíble. Querer es crear. 

No hagas caso y no caigas en la trampa de regalar tu potencial al exterior. No te vendas por miedo a la penuria material. Eres luz de espíritu y puedes crear desde el amor y la confianza en la fuente del Universo. Tú eres Universo. Como eres Universo tu verdadera alimentación es de luz.

Conecta con tu respiración. Aliméntate de tu respiración y estarás más conectado con tu esencia multidimensional. Conéctate con tu Fuente y desde esa confianza y potencial experimenta la materia y realiza tu verdadero futuro potencial.

Medita en cualquier sitio y alimenta tu ser profundo.

Sonríe a la vida material y haz que tu paseo por ella te evolucione hacia lo que ya eres. Es como un juego. Un juego que consiste en que para volver a casa tienes que pasar por la experiencia del laberinto de la densidad. Y para poder nadar por la densidad del mundo material debes tener en cuenta la fluidez que eres.

El ser humano está despertando en que es más que un ser humano. El ser humano cada vez es más consciente de que es un espíritu dentro de un traje de ser humano para poder vivir en este plano de tres dimensiones.

A partir de aquí, todo cambia. No te alimentes del miedo porque te identificas con el traje. No eres el traje ni sus etiquetas.

Aliméntate de confianza en vibración con el espíritu que eres y reparte tu espiritualidad por la materia. Todo cogerá una energía de amor, respeto, felicidad y altas vibraciones. Serás un imán espiritual en consonancia con tu vibración interior. Alimenta tu vibración interior y brillará tu luz.

Artículo publicado por Albert Querol Valero el 14 Marzo 2013. Última modificación el 13 Abril 2015. Valoraciones: 4.7 de 5 en 3 votos.