La culpa (esa emoción invisible)

Cómo gestionar las emociones relacionadas con la culpaLa emoción de la culpa no solo es una de las más perjudiciales y que más te puede hacer que no avances en tu vida.

Sino que a la vez, se camufla de tal manera que el sufrimiento que genera, es tal que, para cuando quiere salir a la superficie, es muy posible, que haya causado muchos problemas mayores y daños colaterales, sin que la persona se de cuenta.

Cuando una persona, culpa a otra de su sufrimiento y no es capaz de afrontar, de que siempre existe un antes, un ahora y un después; le seguirá dando para siempre todas las herramientas, para que le controle su vida.

Con esto no estoy queriendo decir, que no existen culpables y victimas, ni que tengamos que darle la importancia a cada situación tal y como es.

Cada persona siente de una forma diferente, perdonar es una cosa, olvidar es otra y sentir dolor es de humanos.

Por eso mientras exista dolor es muy fácil hablar del perdón, pero llevarlo a la práctica es otra cosa.

Olvidar es algo imposible y para olvidar tienes que liberarte primero tú, de todo lo que te hace sufrir y te hace daño.

Si a lo largo de tu vida, situaciones, personas te han herido, el universo con el paso del tiempo, acabara pasándole factura, es una ley que nos afecta a todos por igual. Y sucederá es posible cuando no lleguemos a verlo o tal vez sí.

En el mismo momento que empezamos a ser responsable de nuestros actos y dejamos de asumir el "rol de victima".

El Universo actúa y empieza siempre a poner en nuestro camino a las personas que nos pueden aportar algo para ayudarnos.

La rueda de la vida es tan sencilla, que es posible, que tengas que pasar una y otra vez, por las mismas situaciones que te hirieron y te causo tanto dolor, para que solo de esa forma seas capaz de empatizar y llegar a comprender a las personas que te hicieron daño.

Juankar García

Artículo publicado por Juan Carlos García el 27 Agosto 2013. Última modificación el 21 Diciembre 2016. Valoraciones: 4.9 de 5 en 15 votos.