El mapa numérico del inconsciente

El mapa numérico del inconscienteDesde siempre es sabido que tener información (de cualquier clase) asegura y garantiza una posición privilegiada a la hora de tomar decisiones. Valorar una situación en base a un criterio definido tomando en consideración las bondades de los conocimientos que poseemos nos permite visualizar de una forma completa el universo de posibilidades y actuar con un grado de certeza depurado gracias al ejercicio de reflexión que el proceso conlleva. Sin embargo, tener información no basta para certificar el éxito personal en un determinado proyecto. Más importante, si cabe, es saber gestionar dicha información y aplicar las acciones adecuadas de una forma eficiente.

En relación a la evolución del Ser, la información se puede extraer de infinitud de herramientas de crecimiento personal/espiritual y terapias holísticas que nos ayudan a navegar tanto en la superficie de nuestro Ser (también llamado "estado consciente") como en todas aquellas capas que se hallan profundamente enterradas por debajo de nuestro nivel de consciencia (es decir, en nuestro "estado inconsciente"). Como se ha comentado de forma recurrente en los últimos años desde diferentes escuelas filosóficas, la realidad de las personas se crea a raíz de una fusión de ambos estados.

De sendos estados, el inconsciente es el estado que más información es capaz de almacenar. Mientras que el estado consciente olvida gran parte de la información porque somos incapaces de retenerlo absolutamente todo, se ha constatado que la información no se pierde sino que queda almacenada en el inconsciente de forma latente. En realidad, no somos capaces de explicar todo lo que nos sucede en la vida porque gran parte de dichas circunstancias están condicionadas por lo que nuestro inconsciente recoge a lo largo de la misma en cada experiencia, en cada vivencia. Un dolor, un trauma, un momento de felicidad absoluta, un sabor, unas palabras hirientes... el inconsciente recoge toda información que el consciente procese aunque posteriormente relegue a un segundo plano.

En este artículo quiero hablaros del mundo de información energética que atañe al Ser, y de una forma más específica, de la información que se puede extraer de la configuración numérica personal desde el inconsciente. ¿Con qué objetivo? No únicamente para conocer de una forma más completa nuestra propia esencia energética sino también para poder evolucionar de una forma más consciente en nuestros procesos de aprendizaje. Sin embargo para comprender la magnitud de todo lo que ello conlleva debemos previamente asimilar una serie de conceptos numéricos que faciliten allanar el terreno.

¿Qué es un número?

Desde un punto de vista terrenal un número es un símbolo que empleamos frecuentemente para poder ubicarnos en el mundo y analizarlo desde una perspectiva objetiva. De esta forma sabemos en qué día estamos, si tenemos el colesterol alto porque hemos rebasado los valores recomendables o la cantidad de capítulos que nos quedan para terminar de leer un libro. Es decir, un número nos da una determinada información consciente de la realidad. Sin embargo, a un nivel más sutil los números poseen una serie de propiedades energéticas que emanan otra clase de información. Se trata de información a nivel energético que reside esencialmente en el inconsciente de cada persona y cuya energía cristaliza gracias a la presencia física de una persona en el mundo a través de su fecha de nacimiento. En este sentido, una fecha de nacimiento supone un inmenso mapa del inconsciente que nos nutre de información cuántica del Ser.

¿Por qué los números son una fuente de información energética?

Porque los números se componen principalmente de vibración. Cada uno de ellos vibra de una forma diferente en su esencia. Dicha vibración es susceptible de ser codificada e interpretada para su posterior análisis. Por tanto, puesto que tú tienes una fecha de nacimiento y una ubicación física en el mundo que vives la vibración energética de tus números personales están emanando de forma permanente información acerca de ti mismo desde el momento en que dicha fecha te pertenece hasta que tu recorrido vital termine. Dicha vibración nos permite conocer la información que reside tanto a nivel consciente como a nivel inconsciente. De esta forma, nuestra configuración numérica personal supone una fuente de conocimiento de nuestra realidad energética y de las circunstancias que condicionan nuestra evolución personal desde nuestro inconsciente.

¿Qué conlleva un análisis numérico?

La práctica más extendida en relación al análisis numérico se centra en analizar las circunstancias de vida de las personas para mostrar la realidad desde un punto de vista objetivo. Es lo que profesa la numerología convencional desde la óptica de trabajar desde el estado consciente. Nos enseña por ejemplo a observar el comportamiento, las actitudes y las formas de las personas que vibran en un determinado número según su fecha de nacimiento. Es una forma válida de observar y explicar una realidad que efectivamente se está manifestando.

No obstante, como se ha mencionado, nuestra realidad está condicionada en gran medida por todo aquello que reside en el inconsciente y que nuestro consciente olvida de forma maestra para que podamos seguir con nuestras vidas de una forma "normal". De hecho, algunos estudios han confirmado que gran parte de todo lo que experimentamos en nuestra vida y que nosotros calificamos como "casualidad" es debido a condicionamientos del inconsciente y no solo propio sino también a condicionamientos de un inconsciente familiar y, en un nivel superior, de un inconsciente colectivo del cual hablaba el psicólogo Carl Jung. Por tanto, estaríamos incurriendo en un craso error si creyésemos que podemos explicar toda la realidad desde lo meramente observable.

¿Por qué existen barreras a los procesos de sanación en unos casos y en otros no? ¿Cuál es el origen energético que promueve que dicha persona – que vibra en una determinada vibración numérica – tenga dicha reacción frente a esta situación? ¿Por qué dos personas que vibran en la misma configuración numérica tienen vivencias diferentes y reaccionan de forma diferente? Porque el origen de lo que alimenta dicha reacción es diferente en cada caso. Y ese origen se halla a nivel inconsciente.

Y desde un punto de vista energético es observable a nivel numérico. Los análisis numéricos que se centran en el nivel consciente nos dan una idea de lo que pasa a un nivel superficial. Por la experiencia he podido comprobar que, en este sentido, lo que es invisible al ojo humano suele ser visible para el corazón, que es el lugar donde nace cualquier sanación. Así pues, la finalidad última de los análisis numéricos debe orientarse a destapar todos aquellos condicionamientos que permanecen por debajo del umbral del estado consciente y darles luz, verdad al Ser, con el objetivo de utilizar la información de una forma adecuada e iniciar un viaje de sanación cuyo camino sea reconciliarse con uno mismo.

¿Los números programan el inconsciente?

¿Qué circunstancias o patrones están programados en tu inconsciente que están generando que actualmente estés viviendo esas circunstancias? Puede ser un estado de salud determinado, crisis emocionales recurrentes sin motivo aparente, problemas en tu relación de pareja, etc. Al fin y al cabo son condicionamientos que pueden suponer un obstáculo en tu camino hacia un estado de felicidad. Se puede acceder a la información del inconsciente de cientos de formas diferentes para ir al origen energético que está alimentando que tu vida sea como actualmente es. La vibración esencial de un único número no resume un patrón de comportamiento del inconsciente. El análisis mediante vibración numérica es un método que contempla cientos de factores ya que la realidad del estado inconsciente viene determinada por una memoria ancestral que reside en nuestro campo de información energética.

Entre los factores más usuales de análisis encontramos: fecha de nacimiento completa, nombre completo, fecha de nacimiento de padre, madre, hermanos, abuelos, hijos, sobrinos y sus nombres asociados, factores numéricos de herencia, factores numéricos prenatales, etc. Las configuraciones numéricas y la sinergia generada en el mix de vibraciones energéticas nos ayudan a interpretar qué energías se mueven a un nivel del inconsciente, pudiendo acceder a esa valiosa información y trabajar desde la consciencia con el objetivo de desprogramar todo aquello que nos condiciona hoy en día.

La importancia de la información inconsciente

Todo lo mencionado a lo largo de este artículo es una ínfima parte de un gran universo numérico que rige la vida de una forma infinitamente compleja. Desde nuestro nivel de entendimiento sólo podemos hacernos una pequeña idea de lo que ello supone en nuestro día a día. Al observar este puzzle numérico me percato del inmenso poder que cada uno de nosotros tenemos para evolucionar nuestros procesos personales en base a trabajar interiormente todo lo que potencialmente podemos evolucionar. Vivimos en un universo matemático, esencialmente mental, en el que ningún ápice de información se desperdicia.

Y todo ello es gracias a lo que yo denomino "ingeniería numérica". Con el tiempo observamos que todo encaja de forma perfecta, como por arte de magia, con paciencia, con una delicada exquisitez que nos deja perplejos.

¿Cuántas veces hemos visto que padres e hijos repiten los mismos errores? O incluso peor, ¿quién de nosotros no ha presenciado cómo los errores de los padres se sanan a través de los hijos?

El hecho de que no seamos conscientes de todo lo que arrastramos en el inconsciente no nos exime de nuestra responsabilidad en el proceso de liberación de dichos patrones. De hecho, personalmente considero que es el mejor regalo que una persona se puede realizar: liberarse de cargas energéticas que actualmente pueden estar limitando su evolución como persona y como Ser.

Por tanto saber utilizar la información que tenemos y la que potencialmente podemos conseguir a través de nuestra fecha de nacimiento así como administrarla y aplicarla adecuadamente desde la conciencia es, hoy en día, crucial para que nos podamos desenvolver en un mundo en el que todos empezamos a despertar de una forma urgente ante la necesidad de buscar los porqués de nuestra existencia. Utilizando las herramientas adecuadas para hacer consciente la información residente en el inconsciente podremos llegar a realizar un trabajo de sanación interior que nos permita alcanzar lo que todos, en mayor o menor medida, anhelamos: vivir en paz con nosotros mismos.

Fernando Ángel Coronado

Artículo publicado por Fernando Ángel Coronado el 23 Diciembre 2013. Última modificación el 22 Mayo 2015. Valoraciones: 4.8 de 5 en 38 votos.