La importancia de la vitamina K

Solo sé que no sé nada

nino-estornudandoLa ciencia médica no es una ciencia exacta y, por esta razón, puede ocurrir un error de diagnóstico que no debiera considerarse generador de responsabilidad. Lo que sí genera responsabilidad y, por tanto, posibles reclamaciones de los pacientes, es cuando ese error de diagnóstico se ha producido por la no realización de las pruebas diagnósticas que, según los síntomas presentados por el paciente, hubieran sido las oportunas.

Por consiguiente, ese error en el diagnóstico puede provocar un agravamiento de la enfermedad por no haberse realizado el tratamiento más adecuado o por haber elegido uno contraindicado. Lógicamente todo esto podría ser motivo de reclamación.

Pero otro de los factores importantes de un error de diagnostico es el desconocimiento y la apatía de ciertos profesionales, que sin conocer el origen de la sintomatología del paciente, pasa directamente a recetar un medicamento sin tener en cuenta el factor riesgo.

El peligro por la exposición a hongos o mohos

Lo que muchas personas no saben es que el moho puede ocasionar enfermedades graves o incluso la muerte. Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), todos los mohos tienen el potencial de causar problemas de salud. El tipo y la gravedad de los síntomas dependen, en parte, de los tipos de mohos presentes, la medida de exposición, edad, salud en general y la sensibilidad o alergias existentes.

En un simposio en el 2003 en Dallas, se presentaron estudios de más de 1.600 pacientes que sufrían problemas de salud relacionados con la exposición a hongos. Estos pacientes experimentaron mayores problemas de salud, incluyendo los siguientes:

  • Dolores musculares y en las articulares
  • Dolor de cabeza, ansiedad, depresión, pérdida de memoria y alteraciones visuales
  • Trastornos del sistema inmunológico y cansancio
  • Problemas gastrointestinales
  • Dificultad para respirar

Sin embargo, los profesionales médicos en la mayoría de las ocasiones desconocen lo extremadamente devastador que puede ser el moho para la salud humana, y en otras ocasiones es más fácil diagnosticar una enfermedad por la sintomatología que presenta, que buscar el origen de ella. Creo que es de vital importancia conocer estos problemas potenciales, porque posiblemente su médico NO lo conozca y tenemos que tomar control de nuestra propia salud.

¿Dónde suelen desarrollarse estos hongos o mohos?

Los mohos pueden encontrarse en cualquier lugar; Pueden desarrollarse prácticamente en cualquier sustancia, siempre y cuando la humedad y el oxígeno están presentes. Hay hongos en madera, papel, alfombras, pisos, paredes de tabla roca, aislamiento, cuero, telas y hasta en los alimentos. El primer signo de un problema de moho es un olor a "humedad."

Los lugares más comunes donde se desarrolla moho son:

  • Baños y cocinas, bajo el fregadero y sobre todo en las juntas
  • Detrás y debajo de los electrodomésticos (refrigeradores, lavavajillas, lavadoras, etc.)
  • Goteras en el techo
  • Alrededor de las ventanas donde se acumula la condensación
  • Zonas de alta humedad y sótanos

Pareciera que, gran parte de la comunidad médica se ha quedado atrapada en un túnel del tiempo.

¿Qué hacer para mitigar los efectos de estos hongos o mohos?

Si estamos bajo la amenaza de los hongos, lo primero que debe hacer es, instalar un purificador de aire de alta calidad para controlar las toxinas del moho, además del propio moho. Asegurarnos de eliminar todas las toxinas de moho. Cuando un moho se rompe, se desintegra y una pequeña partícula puede contener micotoxinas que tienen la capacidad de enfermarnos.

Diferentes investigaciones apuntan que la vitamina D podría prevenir alergias al moho, así que asegúrese de que sus niveles de vitamina D sean óptimos.

Desgraciadamente estamos en el mismo escalón. Pocos son los médicos que conocen la importancia de estos nutrientes y cómo han sido ignorados durante tanto tiempo. Como varios estudios han demostrado, podríamos estar ante la pieza que faltaba para descifrar el detonante de tantos problemas de salud y aun así sigue siendo pasado por alto, a pesar de la cantidad de investigaciones sobre la vitamina D, K1 y K2.

La vitamina K1 es liposoluble y conocida por su importancia en el proceso de la coagulación de la sangre. Sin embargo, parece ser que desconocen la existencia de los distintos tipos de vitamina K que son completamente diferentes los unos de los otros.

Por ejemplo la vitamina K2 va mucho más allá de la coagulación de la sangre, la vitamina K2 también trabaja sinérgicamente con otros nutrientes, incluyendo al calcio y la vitamina D.

La importancia de la vitamina K2

La importancia de la vitamina K2 se basa en su función biológica que ayudar a mover el calcio a las áreas apropiadas de su cuerpo, como sus huesos y sus dientes. También desempeña un papel en la eliminación del calcio de las áreas en donde no debería estar, como sus arterias y sus tejidos blandos. Otra de sus funciones principales es activar las proteínas que controlan el crecimiento celular

Según algunos estudios se estima que cerca del 80% de los ciudadanos no obtienen de su alimentación, las cantidades necesarias para activar las proteínas dependientes de vitamina K2 que es similar a la tasa de deficiencia de vitamina D. La deficiencia de vitamina K2 nos hace vulnerable a un gran número de deficiencias orgánicas crónicas, incluyendo:

  • Osteoporosis
  • Enfermedades cardiacas
  • Ataque cardiaco y derrame cerebral
  • Calcificación inapropiada, desde espolones de talón hasta cálculos renales
  • Enfermedades cerebrales
  • Cáncer

Cuando nos falta vitamina K2, estamos en un riesgo mucho mayor de osteoporosis, enfermedades cardiacas y cáncer. Y estas tres enfermedades se han vuelto bastante comunes.

En conclusión ¿Cuántos de nosotros hemos sido mal diagnosticados? ¿Cuántos de nosotros estamos siendo medicados erróneamente, sufriendo los nefastos efectos secundarios?

Como dijo el Dr. Allen Frances: 

La Industria Farmacéutica está causando más muertes que los cárteles de la droga.
Dr. Allen Frances

Ph. D. Franc T, Ruiz

Artículo publicado por el 22 Enero 2015. Última modificación el 13 Abril 2015.
Este artículo ha recibido 1441 visitas. 5.0 en 4 votos.