Enfermedades en cadena: Alzheimer, Diabetes, Obesidad y Cáncer (ADOC)

Enfermedades que se encadenan: Alzheimer, Diabetes, Obesidad y CáncerPosiblemente este sea mi último artículo y, con estas mis conclusiones, deje de calentarme la cabeza por algo que sinceramente creo firmemente no tiene solución. Luchar contra un sistema minuciosamente programado e implantado, del cual solo somos marionetas, en mi opinión es un enorme error.

La OMS define la salud como «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.». La cita procede del Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100), y entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada desde 1948.

Austeridad y salud

Posiblemente esta definición sea la única verdad de esta organización. Reflexionando sobre ella, llegaremos a la conclusión de que en la actualidad estamos todos enfermos de una o de otra forma.

En lo social, estamos frente a una era de proceso "selectivo de aniquilación del ser humano". Hemos y seguimos criticando el comportamiento Nazi, pero creo que existe poca diferencia entre marcarte con un número o una estrella o clasificar a las personas con un número según el estatus de cada cual.

El mundo entero está bajo un sistema orquestado de "austeridad", que poco influye en los políticos y que afecta directamente en la salud de los más débiles, comenzando por nuestros hijos menores y terminando por nuestros abuelos.

Y me refiero a la mayoría de las familias que tienen que vivir con un mísero sueldo y con el miedo de perder su fuente de ingresos, lo que puede degenerar "en un choque brutal, un conflicto agudo y dramático que la persona vive en aislamiento y no puede digerir", lo que el Dr. Hamer denominó Síndrome de Dirk Hamer en el caso del Cáncer.

Despido libre, salarios míseros o 8,50 euros/hora como en el caso de Alemania o salarios de 300 euros al mes como en los países del Este, ello supone para las familias un reto para llegar a final de mes, recurriendo a productos alimenticios de bajo precio, como por ejemplo sopas instantáneas, macarrones o espaguetis, lo que supone sin ningún genero de dudas, exceso de peso, obesidad, diabetes y cáncer.

No obstante algunos, incluido yo, recomendamos una alimentación en base a productos orgánicos, no procesados, pero ¿Qué familia puede permitirse comprar productos orgánicos?

Pero no sólo nuestra alimentación de ve afectada por este secuestro de nuestra dignidad, también y por el mismo motivo recurrimos a productos de aseo personal lo más económico posible, productos llenos de veneno los cuales aplicamos en nuestra piel por ejemplo champús, gel o cremas.

Vivimos junto a una presión constante que nos aporta estrés, depresión, trastornos del sueño, etc., lo que desencadena otras muchas enfermedades.

Este sistema de "recesión económica ciudadana" tiene dos claras vertientes:

  1. Aportar a la gran mayoría de los ciudadanos una larga cadena de enfermedades, y en consecuencia una carga excesiva de medicamentos.
  2. Aportar grandes beneficios a las Industrias Farmacéuticas y alimentarias.

La gran mayoría de las familias cada vez cuentan con menos para su subsistencia, lo que tiene un impacto directo en su alimentación y por consiguiente en la salud.

Como resultado, obesidad, diabetes y otras muchas deficiencias orgánicas que se están globalizando tan rápido como las hamburguesas y las bebidas gaseosas azucaradas, que pese a los informes científicos, sobre sus desastrosos efectos en la salud, las Autoridades Sanitarias hacen oídos sordos al respecto, mientras los ciudadanos con la venda en los ojos padecen las consecuencias.

No es ningún secreto que nuestra alimentación influye en la salud. Según la OMS, la desnutrición la sufre un 13% de la población mundial, además enfermedades como la obesidad y la diabetes están cogiendo forma de epidemia que afecta a todo el planeta. En Estados Unidos, un 30% son obesos y un 65 % tiene sobrepeso. En Suiza, un tercio de los niños y adolescentes sufren sobrepeso. Respecto a la diabetes, la OMS estimaba 30 millones de personas con diabetes en todo el mundo en 198 5, 135 millones en 1995 y 177 millones en 2000. Las previsiones no son optimistas, pues se espera alcanzar los 300 millones en 2025.

Creo que las Autoridades Sanitarias tienen mucho que ver en cómo hemos llegado hasta aquí, ya que ellas tienen el control de los productos de consumo humano, y no olvidemos que nuestra comida, que está evolucionando constantemente, ha cambiado drásticamente en las últimas décadas. Desde hace más de treinta años, miles de productos se han lanzado al mercado, casi un 75% ha sido creado por la industria alimentaria. Con el proceso de industrialización, asistimos a un proceso de uniformidad y estandarización de los alimentos, hemos acabado comiendo los mismos productos en todo el planeta.

La agricultura actual es una industria hiperproductiva. Un método de cultivo que daña cada año, de 5 a 6 millones de hectáreas de tierras de cultivo en todo el mundo siendo abandonadas por estar demasiado o mal explotadas. La cría de ganado, el cultivo y la pesca se practican en un modo cada vez más intenso.

El excesivo uso de los recursos, tiene otras consecuencias negativas que todos desgraciadamente conocemos,por citar algunas de las más conocidas:

  • las dioxinas del pollo.
  • las vacas locas.
  • los pescados afectados por metales pesados.
  • la contaminación de acuíferos por purines.

La estandarización de los productos y la pérdida de los recursos genéticos son consecuencia de cambios introducidos en nuestra dieta para conseguir un mayor rendimiento económico, lo que repercute en la Salud. También es posible que todo ello sea el resultado de la obtención de productos asequibles a los ciudadanos.

Sea como sea, la carrera de la industria alimentaria para aumentar sus beneficios, el nulo control de las Autoridades Sanitaria, y los escasos recursos económicos de las familias, han llevado a la población mundial a un estado carencial de salud sin precedentes.

Enfermedades en cadena ADOC

No es ningún secreto, es más bien una asignatura pendiente, el incremento alarmante al que podríamos denominar "epidemias" de enfermedades a las que personalmente denomino "ADOC, enfermedades en cadena". Me refiero al Alzheimer, Diabetes, Obesidad y Cáncer.

Estas enfermedades, no únicas, y son la consecuencia de lo anteriormente indicado:

  1. Una desastrosa alimentación, por la falta de medios económicos sumado a la falta de información.
  2. El desinterés de los organismos de Salud Publica y los Gobiernos en general.

¿Quien redacta las políticas de Salud Publica?

¿Expertos médicos, basándose en evidencias científicas equivocadas o las Industria alimentaria y farmacéuticas?.

La obesidad y la alimentación y su relación con otras enfermedadesPodríamos encontrar la respuesta en las declaraciones públicas realizadas por la Directora General de la Organización Mundial de la Salud, la Dra. Margaret Chan: "Las políticas de salud de los principales gobiernos del mundo se hallan mediatizadas y confeccionadas en base y en cierta medida por los intereses crematísticos de la potente industria alimentaria". Una acusación, a la industria alimentaria de intervenir de forma negativa en las políticas de salud.

Lo que está meridianamente claro es que uno de los problemas más comunes asociado al estilo de vida actual es el exceso de peso. La obesidad y el exceso de peso es uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades crónicas, como enfermedades respiratorias y cardiacas, la diabetes mellitus no insulinodependiente o diabetes de tipo 2, la hipertensión, algunos tipos de cáncer, así como de muerte prematura. Los nuevos estudios científicos han demostrado que los riesgos para salud del exceso de grasa corporal pueden estar asociados a pequeños incrementos de peso y no sólo a una obesidad pronunciada.

Casi un 30% de la población mundial tiene sobrepeso u obesidad, según los expertos esto tiene un impacto significativo en las tasas de cáncer. La obesidad es la causa de un estimado de 500.000 casos de cáncer a nivel mundial cada año. Siendo las mujeres las que tienen el doble de probabilidad desarrollar cáncer relacionado con la obesidad,las formas más comunes son cáncer de mama, endometrial y de colon.

Es preocupante que, si esta tendencia continúa, se estime que para el 2030 casi la mitad de la población adulta en todo el mundo tendrá sobrepeso u obesidad, lo que automáticamente también aumentará la incidencia de cáncer.

Cáncer relacionado con la Obesidad, a nivel mundial. En 2012 el 5.4% de todos los nuevos casos de cáncer en mujeres, a nivel mundial, fueron relacionados con la obesidad y en el mismo periodo de tiempo el 1.9% de casos de cáncer en hombres.

El cáncer no es la única enfermedad relacionada con la obesidad o el exceso de peso. A nivel mundial, la obesidad también es responsable de casi el 5% de todas las muertes cada año.

Diabetes tipo 2, Cáncer (de mama, endometrial, colon, vesícula biliar, próstata riñón), Enfermedades cardíacas, Trastornos de sueño. Embolismo pulmonar, Hipertensión, Síndrome ovárico poliquístico, Demencia, Enfermedad del hígado graso no alcohólica, Disfunción eréctil, Incontinencia urinaria, Insuficiencia renal crónica, Edema linfático, Síndrome de Pickwick, Derrame cerebral, Depresión, Enfermedad de la vesícula biliar, Osteoartritis, Gota.

La causa principal, que relaciona la obesidad con todos estos problemas de salud, es la disfunción metabólica, que es causada principalmente por el consumo excesivo de azúcar y fructosa procesada. Lo que significa que incluso cuando no tenemos sintomatología de disfunción metabólica, el simple hecho de tener exceso de peso es un signo de que nuestra salud no está bien.

Esto es particularmente importante de considerar cuando se trata de niños. Desde 1980, las tasas de obesidad infantil se han triplicado. Actualmente, uno de cada cinco niños tiene sobrepeso a la edad de seis años, el 17% de los niños y adolescentes tiene obesidad.

Las investigaciones apuntan a causas como:

  1. Los Antibióticos en los Alimentos y Medicamentos.
  2. Medicamentos promotores de crecimiento utilizados en la ganadería.
  3. Productos Químicos “disruptores endocrinos,” incluyendo Plaguicidas.
  4. Endulzantes Artificiales.
  5. Marketing agresivo e inteligente de los Alimentos chatarra.

Estos factores pueden contribuir al problema de peso. Simplemente comer menos calorías y hacer más ejercicio por lo general no funciona. En lugar de enfocarse en las calorías, necesitamos enfocar en la calidad de los alimentos que consume, y evitar la exposición a sustancias químicas.

El gran problema consiste en que al leer las etiquetas, nos damos cuenta de que "nada es seguro para comer." La lista de ingredientes que debe evitar es casi interminable. Es mucho mas fácil crear una lista de opciones saludables, que es mucho más corta y fácil de recordar. Y, cuando se trata de publicidad, tenga en cuenta que "alimentos no adulterados " rara vez o nunca son anunciados.

Todo ello puede solucionarse, devolviéndonos nuestra dignidad, con un salario digno o la ayuda social a todas aquellas familias necesitadas, lo cual también es posible:

  • Dividiendo por dos el sueldo de los políticos.
  • Eliminandos sus tarjetas de crédito a cargo del ciudadano que es el que paga.
  • Eliminando las abusivas dietas.
  • Dividiendo por 2 el numero de asesores.
  • Dividiendo por 2 el parque móvil disponible.

Otra de las más que evidentes consecuencias de este sistema, es el rápido aumento en la prediabetes y la diabetes tipo 2 en la última década. La diabetes en niños y adolescentes también está aumentando a un ritmo rápido. Los datos más recientes revelan que entre 2001 y 2009, la diabetes tipo 2 entre los niños de edades de 10-19 aumentó en un 30%.

Casi la mitad de las diabetes que se diagnostican a niños y adolescentes son debidas a la obesidad. El sobrepeso, es la consecuencia de una mala nutrición. En su gran mayoría, la evidencia señala a una alimentación defectuosa, de hecho, una cultura completa de alimentos inapropiados, que dañan la salud.

La obesidad es un factor de riesgo para el desarrollo de una gran variedad de complicaciones médicas. Entre los adultos ya se ha registrado un incremento de dichas enfermedades asociadas incluyendo la diabetes tipo 2. Lo sorprendente es que ahora casi la mitad (45%) de las diabetes que se diagnostican en los niños y en los adolescentes son ya del tipo 2, según un estudio que se publica en The Journal of Pediatrics: "Los alimentos refinados y procesados, especialmente carbohidratos procesados se han convertido en alimentos básicos por su bajo precio y estamos cosechando las consecuencias."

El asesoramiento convencional también establece que las personas con diabetes pueden utilizar azúcar de mesa sin ningún problema, siempre y cuando ajuste el medicamento para compensarlo adecuadamente, es decir, tomar más medicamentos para aumentar su capacidad de almacenamiento en las células grasas. También se recomienda el uso de endulzantes artificiales tóxicos, en lugar de azúcar.

Estas recomendaciones no están respaldadas por la ciencia nutricional, sino por la industria del cabildeo, al igual que la Pirámide de Alimentos, la cual contiene enormes conflictos de interés de la industria.

La Pirámide de Alimentos no contaba con evidencias científicas nutricionales que la respaldara. Todo ha sido un experimento que ha fracasado que ha provocado, dolor, sufrimiento y muerte prematura a millones de personas.

Simplemente no podemos seguir la pirámide de la alimentación convencional y mantener una salud óptima. ¿Por qué? porque los granos se convierten en azúcar en su cuerpo, lo que ocasiona la resistencia a la insulina y promueve la inflamación crónica en su cuerpo. La influencia perniciosa y poder de la industria de alimentos procesados y la forma en que moldean nuestra cultura, y la mayoría de la “inteligencia convencional sobre alimentos, a través de la publicidad de comida chatarra.

La Medicina convencional es muy deficiente. La medicina convencional tiene a la diabetes tipo 2 etiquetada como un problema arraigado en "la desregulación del control de azúcar en la sangre," que por lo general se explica como "la incapacidad del cuerpo para producir suficiente insulina."

Sin embargo, en realidad, el problema subyacente es la señalización inadecuada de la leptina e insulina. Esta es una etapa avanzada de la resistencia a la insulina, que normalmente es causada por una alimentación demasiado alta en azúcares y alimentos que se convierten en azúcar como los granos. La diabetes de tipo 2 también implica un mal funcionamiento de la señalización de la leptina, que es causada por niveles crónicamente elevados de insulina y leptina, repito, debido a una alimentación demasiado alta en azúcar.

Por esta razón, el tratamiento farmacológico no nos lleva a ningún lado. Tratar la diabetes tipo 2 con insulina en realidad es una de las peores cosas que puede hacer, ya que en realidad empeora su resistencia a la insulina y leptina con el tiempo. Usted no necesita más insulina, necesita restaurar la sensibilidad de la insulina y los receptores de leptina y la manera de hacerlo es manteniendo bajos sus niveles de insulina y leptina.

Como el Dr. Ron Rosedale lo escribió en 2005, los médicos agravan aún más la diabetes, debido a las prescripciones erróneas, que se derivan de una carencia básica de evaluar las causas subyacentes de la diabetes.

El hecho de que la insulina disminuye el azúcar en la sangre no es más que un "efecto secundario" de este proceso de almacenamiento de energía. Por lo que tomar más insulina simplemente lo hará engordar.

Como dijo Dr. Rosedale: "la diabetes tipo 2 es causada por el constante exceso de insulina y leptina circulante, además de la misma alimentación que ha sido recomendada para tratar la diabetes y la enfermedad cardiaca, la alimentación baja en grasas y alta en carbohidratos. Y posteriormente, darle más insulina a estos diabéticos, más insulina es como echarla gasolina al fuego. Los médicos no podrían causar más daño si lo intentaran."

Pero todo es igual, nada importa, tenemos que tomar medicamentos para todo, aunque no tengan ningún efecto, en el mejor de los casos, es la forma de seguir enriqueciendo a algunos.

Y por último, el Alzheimer una alteración neurodegenerativa primaria, que suele aparecer a partir de los 65 años, aunque también puede presentarse entre gente más joven. Cuando una persona padece la enfermedad de Alzheimer, experimenta cambios microscópicos en el tejido de ciertas partes de su cerebro y una pérdida, progresiva, pero constante, de acetilcolina sustancia vital para el funcionamiento cerebral.

Un estudio financiado por Nordea-Fonden a través del Centro para el Envejecimiento Saludable y realizado por investigadores del Centro de Envejecimiento de Salud de la Universidad de Copenhague y el Instituto Nacional de Salud. Según se desprende del mencionado estudio publicado en la revista Cell Metabolism, una dieta alta en grasas saludables podría frenar el proceso de envejecimiento, incluyendo la degeneración del cerebro asociada con la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Es la pescadilla que se muerde la cola, las grasas saludables como el aceite de oliva, el Omega 3 de origen marino, mantequilla, Aceite de coco etc, no están al alcance de las familias con ingresos de 1000 euros y por ello se ven obligadas a consumir aceites vegetales y margarinas sin olvidarnos de las sopas de sobre.

Conclusión

La literatura científica de las enfermedades antes descritas, son casi idénticas con respecto a su prevención y diferentes puntos a seguir como las modificaciones en nutrición y estilo de vida:

  • Reemplazar los alimentos procesados, todas las formas de azúcar, particularmente la fructosa, al igual que los granos, por alimentos enteros y frescos.
  • Cantidad baja-moderada de proteínas de alta calidad.
  • Grasa saludable de alta calidad (las fuentes excelentes de grasas saludables incluyen coco y aceite de coco, aguacates, mantequilla y frutos secos).
  • Cantidad indiscriminada de vegetales orgánicos.
  • Ingerir Ácidos grasos omega-3 de origen marino.
  • Mantener durante todo el año niveles óptimos de vitamina D.

¡Señores! Nada de lo que es necesario hacer para mantener nuestra salud, es posible bajo las condiciones de mediocridad y miseria que ustedes los gobiernos están imponiendo al pueblo soberano.

Desgraciadamente lo de "pueblo soberano" es simplemente un título honorifico, y la verdad pura y dura es que seguimos sin querer quitarnos la venda. El pueblo soberano vive de espalda a la verdad, pensando solamente en cómo sobrevivir mientras sigue consumiendo su dosis de bebidas azucaradas, sus macarrones, espaguetis y hamburguesas, sus cigarrillos y su alcohol correspondiente, y como no, grandes dosis de medicamentos a los que están obligados a tomar para seguir enriqueciendo a unos y manteniendo a otros.

Como se diría en el argot taurino "Suerte y al toro".

Ph.D. Franc T. Ruiz

Artículo publicado por Franc T. Ruiz el 17 Abril 2015. Última modificación el 22 Abril 2015. Valoraciones: 5.0 de 5 en 9 votos.