Flores de Bach para ayudar al proyecto de ser padres

Ayudando a ser padres con las flores de bach

No intentes jamás curar el cuerpo sin antes haber curado el alma.
Hipócrates

¿Pensando en ser padres?

Cuantas personas han sentido la necesidad de vivir la experiencia de ser padres y sin embargo, no siempre el camino se ha desvelado fácil cuando otra veces ha sido un largo proceso tristemente estéril.

De hecho desde que la asistencia reproducida ha sido posible, el número de personas que acuden a la misma es cada vez más elevado. Pero incluso esta última opción no da garantía de éxito y a pesar de los últimos avances y de que no se encuentren motivos físicos aparentes, el bebé no llega.

A todo ello añadir que en el caso de la reproducción asistida, el proceso es mucho más duro, hiper estimulación hormonal, gran sensibilización emotiva, estrés y sensación de incomprensión y desamparo en algunas ocasiones por no olvidar la gran frustración cuando el resultado es negativo una y otra vez.

Ser padres parece un bello proyecto natural al acceso de todos, no obstante cuando por fin el sueño se hace realidad, en ocasiones nos encontramos con que las cosas no marchan como esperábamos: abortos de repetición, embarazos llenos de dificultades, rechazo psicológico durante la gestación o depresión post-parto, etc.

Por no olvidar aquellos casos en que la mujer no ha elegido ser madre...

Las grandes preguntas

Hace poco en un curso sobre ginecología, descodificación y esencias florales, nos llamaron la atención sobre el hecho de que muchas parejas a la hora de decidir emprender el camino de ser padres no se plantean las siguientes preguntas:

  • ¿Estamos preparados mental y emocionalmente para ser padres?
  • ¿Cuál es nuestra verdadera motivación?

Tan importante como nuestra voluntad de tener hijos es cuestionarse si podemos ofrecer al futuro bebé las condiciones necesarias para que su desarrollo —durante la gestación y tras el nacimiento— son las más adecuadas y es que, aspectos como la percepción de la maternidad que podamos tener, la relación afectiva con la pareja y el entorno social y laboral pueden afectar y mucho.

Ya sea un embarazo natural o por reproducción asistida, lo que nuestros futuros hijos/as van a recibir de herencia no será solo que salgan con ojos azules o negros, rubios o pelirrojos, en la herencia genética se imprimen otros aspectos muchas más importantes : por una parte las experiencias vitales registradas en nuestro árbol genealógico, y por otra, lo que el embrión o feto puedan percibir y experimentar en ellos mismos a través de su madre en su entorno amniótico. El feto es sensible no sólo a la afectividad de la madre sino a otros muchos estímulos que le llegan del exterior.

Otras veces y cuando por fin llega el embarazo ¿por qué no se llega a establecer en algunos casos el vínculo emocional madre-bebé? ¿Por qué no se despierta el instinto maternal?

Es a partir de estas premisas de lo que dependerá el entorno de gestación y futuro emocional y por ende físico y psíquico de nuestros hijos.

Flores de Bach, un camino hacia el auto-descubrimiento

El sistema floral de Bach actúa a nivel del campo energético, emocional y físico. La energía de los vegetales, ya sean plantas o árboles, vibran a determinadas frecuencias que por el «efecto simpatía» nos ayudan a modular nuestra propia frecuencia energética a través del campo emocional/mental y de ahí al campo físico. Esta propiedad es debida al elemento agua que nos une al mundo vegetal. Su gran capacidad vehicular facilita la comunicación entre la energía de la naturaleza y las de los seres vivientes (no en vano, uno de los preparados del Sistema Bach es el Rock Water, agua originaria de un manantial) [1].

Según el Dr. Bach, el origen de nuestras enfermedades es la desconexión entre nuestro Yo Mental y nuestro Yo Esencial (en palabras de Bach : Disease is in essence the result of conflict between Soul and Mind) [2], una desconexión motivada por aquello que somos y aquello que nuestro entorno cultural-social nos impele a ser o a lo que se supone debemos ser.

Por ello, en todo tratamiento siempre es recomendable revisar cómo se encuentra nuestro:

  • Campo Físico
  • Campo Psíquico/emocional
  • Campo Energético

De acuerdo con la medicina energética y concretamente con la Medicina Tradicional China, cada órgano de nuestro cuerpo debe su correcto funcionamiento a la energía vital o Qi, es la misma energía que hace posible la existencia de todo lo que nos rodea y que nos relaciona como un todo. En la MTCh este Qi o Energía Vital recorre todo el cuerpo a través de unos "canales" que ponen en relación los órganos (ZangFu) y permiten que las interrelaciones entre estos sea la adecuada. A su vez los órganos están relacionados a las emociones por lo que si uno falla (órgano o emoción), fallará el resto ya sea por exceso, carencia o por bloqueo de la correcta circulación de Qi.

Pero hemos de tener en cuenta de que el Qi es la suma de la llamada energía adquirida (Cielo Posterior) gracias a la respiración y los nutrientes que absorbemos en nuestra vida y de la energía heredada (Cielo Anterior) de los padres.

Trasladada esta teoría al tema que nos interesa, hemos de pensar que el feto es sensible no sólo a la afectividad de la madre y a otros muchos estímulos que le llegan del exterior sino que también tendremos que tener en cuenta la biografía de los padres (y de su árbol genealógico si disponemos de estos datos).

El misterio de la naturaleza... se explica completamente en la forma humana. El hombre ha sido creado desde el fondo del pasado más lejano del planeta; lleva en sí mismo, como su propio destino, todo el destino del planeta y con ello el destino del universo infinito... Toda la historia del mundo duerme en cada uno de nosotros.
Rûmî, Le Chant du soleil (El Canto del Sol)

Fomentar el embarazo con Flores de Bach

La terapia floral puede ayudarnos (padres y bebés) preparándonos psíquica, emotiva y por consecuencia, físicamente:

  1. Hacia el embarazo: solucionando esos «temas pendientes» (físicos-psíquicos) que obstaculizan o dificultan llegar al embarazo.
  2. Durante los 3 trimestres de gestación: evitar los peligros de abortos previos, rechazos, arraigo de la madre y desarrollo armonioso del bebé.
  3. Post-parto: depresión post-parto, adaptación de madre e hijo a la nueva situación, cambio hormonal, sensación de desbordamiento de trabajo y responsabilidades.

Aunque hay unas esencias florales determinadas para cada caso hemos de recordar que la fórmula será siempre personalizada, buscando la Flor Tipo o Transpersonal que equilibre la verdadera esencia del paciente así como sus circunstancias. Personalmente, para ello me baso en buscar el Patrón o Flor Tipo de la persona — gracias a las bases de la Inteligencia Emocional — y en la Psicología Astrológica — que combina la psicología moderna con el estudio y técnicas de interpretación de la astrología y el simbolismo astrológico — , siempre que sea posible.

Con todo esto no quiero decir que la terapia floral nos garantice poder ser padres, no se trata de tomo esta flor y se obra el milagro, o al menos, no es este el único don que nos puede ofrecer. Lo más importante es que nos da la oportunidad de comprender el por qué lo que deseamos no siempre nos es concedido cuando y como queramos, es decir, nos ayuda a que sanemos a través del camino en sí porque el remedio está en nosotros mismos y hasta que no lleguemos a ver esa verdad no existirá una verdadera curación.

Cuando aprendamos a aplicar en nuestra vida ese antiguo axioma griego "Conócete a ti mismo" estaremos más preparados a emprender el proyecto ser padres y por consecuencia, a garantizar un entorno de confianza, seguridad y armonía a nuestros hijos.


[1] Las moléculas de agua se constituyen en agrupamientos de diferentes tamaños denominados "cluster" (vocablo inglés que en español puede traducirse como racimo o conjunto) que, en contacto con distintas sustancias, reconocen su estructura y vibración, la asimilan y la transportan.

[2] La enfermedad es en esencia, el resultado del conflicto entre Alma y Mente, Heal thyself, Cap. I.

Artículo publicado por el 14 Mayo 2015. Última modificación el 20 Mayo 2015.
Este artículo ha recibido 2002 visitas. 5.0 en 7 votos.