Coaching Kinesiológico, ¿qué es coaching?

Por Terapias Pentaflor

Qué es el coachingDesde que se inició el Coaching hace dos décadas, se ha avanzado bastante hasta realmente tener una definición concreta del concepto de Coaching: El Coaching es una herramienta de comunicación y diálogo sincero entre dos personas, que ayuda a las personas Coachees a poder conseguir sus propios retos, cambios, mejoras, soluciones, adaptaciones en el entorno profesional, laboral y personal.

Estas dos personas, Coach (entrenador) y Coachee (Cliente), no son diferentes. El Coach no es alguien más poderoso o tiene más influencia. En Coaching no hay un rol activo y otro pasivo, uno no es el importante y el otro es el segundón, uno no es el maestro y el otro el alumno, uno no es el experto y el otro el aprendiz. El Coaching va más allá de esto.

Los dos son iguales, los dos son activos en el diálogo, los dos son importantes ya que sin los dos no puede funcionar la herramienta de Coaching, los dos hacen esa herramienta.

En el momento que en un proceso de Coaching uno pasa a dominar, someter al otro, ya no hablamos de la herramienta de Coaching, hablamos de otras herramientas, que son negativas de por sí. Es por esta razón que es tan importante la actitud del Coach, de él va a depender si utiliza la herramienta de Coaching o no. De él va a depender que realmente esa comunicación entre pares sea entre iguales, dejando de lado los vicios en los que puede caer un Coach como son: la altanería, la soberbia, el que se le reconozca como superior, etc. Todo lo contrario, la actitud de un Coach debe ser una actitud de humildad, de focalización en el proceso y de facilitación.

Los dos roles son activos, no hay un rol pasivo en el Coaching. Los dos son protagonistas y cada uno tiene su función. El Coach es el responsable de avanzar, de llevar al Coachee, de guiarle, de dirigirle. En este diálogo de Coaching, es el Coach el que lleva las riendas de la entrevista utilizando las diferentes técnicas y modelos. El Coach es un catalizador para el Coachee, ya que le hace ver o experimentar otras situaciones o perspectivas diferentes a las que se aferra, mediante las técnicas de Coaching. Aun así, la relación de Coaching es entre personas adultas iguales, no hay uno que sea más importante que otro.

Es una comunicación y diálogo sincero. Está prohibido mentir. Ya veremos en el inicio del proceso, donde hay un acuerdo o contrato psicológico entre el Coach y el Coachee de decir la verdad de lo que se piensa, tal como es vista por los dos, independientemente de que sea real o no. Va a ser fundamental iniciar el proceso creando un entorno de honestidad y franqueza que va a ayudar a aumentar un concepto clave para que funcione correctamente la herramienta del Coaching: la confianza.

Una de las grandes máximas del es Coaching: no le digas a tu cliente qué tiene que hacer, haz que lo descubra el mismo. Hablamosde ayudar al Coachee a abrir los ojos y ver más allá de lo que está viendo actualmente. Es hacerle racionalizar su situación y sus oportunidades, es en suma, que se de cuenta de que el mejor aliado que el Coachee tiene es él mismo, y que él mismo tiene los suficientes recursos y soluciones a todas sus dudas y retos, esa es la mejor ayuda que podemos darle a nuestro cliente. Nosotros, como Coach's, debemos propiciar esa transformación, ayudándole a encontrarse y encender todo su potencial.

El Coaching es una herramienta que busca unos resultados, busca poder conseguir que los clientes lleguen a obtener sus retos, cambios, mejoras, soluciones y adaptaciones.

Artículo publicado por Terapias Pentaflor el 3 Junio 2015. Valoraciones: 5.0 de 5 en 6 votos.