Curvas raquídeas, índice Delmas y dolor lumbar

La importancia de mantener las curvas raquídeas y el índice DelmasCualquier profesional que trate afectaciones o patologías que tengan algún tipo de relación, directa o indirecta, con el raquis, conoce la importancia de sus curvaturas. El raquis dispone de manera fisiológica “normal” de una lordosis cervical, una cifosis dorsal, una lordosis lumbar y una cifosis sacra, cuatro curvas que no han sido puestas por la naturaleza siguiendo esta disposición al azar.

No obstante, a pesar de que en la realidad disponemos de cuatro curvaturas en el raquis, para el caso que a nosotros nos afecta, solo podemos tomar como referencia tres de ellas, desde la cervical hasta la lumbar, ya que son las únicas “móviles” por encima del punto de dispersión de cargas que supone la pelvis mediante su sistema de cerradura y llave a través de la sínfisis del pubis.

La resistencia a la carga

La existencia de estas curvas raquídeas aumenta la resistencia del mismo a las fuerzas de compresión axiales a las que se ve sometido. Este hecho es constatable mediante la aplicación de fórmulas físicas que nos permiten indicar que la resistencia a las cargas de una columna, en nuestro caso del raquis, es igual al cuadrado del número de curvas más uno.

R = N*N + 1

Para ejemplificar un poco más claro este sistema de resistencia, tomemos como referencia una columna vertebral que, de manera simulada, hubiese borrado todas sus curvaturas y se tratase de una viga completamente rectilínea.

Si en este caso, aplicamos la fórmula, nos encontramos con una capacidad de resistencia a las cargas igual a 1, ya que el cuadrado de 0 será 0 y por lo tanto 0 más 1 nos dará una resistencia de 1.

En cambio, asumamos una columna con todas sus curvaturas normales, tres curvas. Su resistencia a la carga será de 10. Podríamos considerar que esta es la resistencia a la carga de la mayoría de la gente. Pero, ¿quien no ha tratado o conoce a alguien con una rectificación cervical o lumbar?

Pongamos el caso de una persona que presenta una rectificación lumbar y que, por lo tanto, solo tiene dos curvaturas móviles a efectos prácticos. Su resistencia a la carga sería de 5, que es igual a 2 al cuadrado más 1. Es decir, la pérdida de una sola de las curvaturas supone una pérdida del 50% de la resistencia a las cargas de todo el raquis.

En este caso concreto que estamos planteando, hablamos de una rectificación del raquis lumbar, último punto de absorción de cargas y donde más peso debemos sostener. Nuestro sistema tiene un merma de capacidad de resistencia del 50%. Viendo el ejemplo de manera matemática resulta sencillo de entender el motivo por el que las personas que presentan una rectificación lumbar son proclives a dolores lumbares de manera recurrente.

El índice Delmas

Los dolores lumbares cuando existen problemas con la curvatura del raquis

Pero hasta el momento hemos hablado de la existencia o no de esas curvaturas, pero no hemos hablado del caso más habitual y es que esas curvaturas existan pero su lordosis o cifosis, es decir, su grado de curvatura, se encuentre fuera de los rangos entendidos como normales o habituales.

Para este fin, podemos medir la importancia de las curvas raquídeas mediante el índice raquídeo de Delmas, quien nos proporcionará la relación existente entre la longitud total del raquis medido desde la meseta de la primera vértebra sacra hasta C1 y la altura entre esos dos mismos segmentos.

El índice Delmas relacionará ambas medidas mediante la siguiente fórmula.

Índice Delmas = (Altura / Longitud) * 100

La aplicación de esta fórmula arrojará un resultado que podremos evaluar de la siguiente manera. Un raquis con curvas “normales” tiene un índice de 95% aproximadamente. Mientras tanto, un raquis con curvas acentuadas posee un índice inferior a 94%, lo que significa que su longitud es mayor que su altura. Desde un punto de vista biomecánico, se podría analizar ese raquis como funcionalmente dinámico.

Por el contrario, un raquis con un índice Delmas superior a 96% se podría decir que es prácticamente rectilíneo y que su biomecánica tienda a la estática.

De este modo entendemos un poco mejor la importancia de las curvas del raquis y el motivo por el que las personas con algún tipo de rectificación o exceso de curvatura presenta generalmente patologías a nivel lumbar de manera más notable.

Artículo publicado por Víctor Muñoz López el 9 Diciembre 2015. Última modificación el 7 Diciembre 2016. Valoraciones: 5.0 de 5 en 5 votos.