La meditación

Por Noemí Petronacci Tomé

Cómo ahondar en nosotros mismos - la meditaciónTodos aspiramos a llevar una vida satisfactoria, con los menores sobresaltos posibles, con la idea de la felicidad resultante. Por eso buscamos y buscamos sin cesar herramientas y conocimientos que nos ayuden a completar nuestra vida.

Ahí ante nosotros aparecen metodologías, consejos, técnicas, recomendaciones, artes milenarios de cómo vivir con salud y ecuanimidad, que inundan nuestra mente de información, difícil de consumir o digerir en el mejor de los casos y, en el peor, inyectando en nosotros más incertidumbre y desasosiego.

Entonces, en vez de tranquilizarnos, esta búsqueda por alcanzar paz interior se vuelve un componente más que nos irrita y preocupa y desorienta. ¿Por dónde empiezo? ¿Qué me convendría a mí particularmente? ¿Quién tiene razón? ¿Cuál es el camino a seguir?

Hacer yoga, cuidar la alimentación, estar en contacto con la naturaleza, practicar la respiración consciente, vivir en el presente, aquí y ahora y dormir bien; hasta ahí llego.

El error más frecuente se encuentra en focalizar nuestra búsqueda fuera de nosotros mismos. Esperamos encontrar la varita mágica que nos toque y que, siguiendo los pasos que nos indican, resuelva de una vez y para siempre nuestro estado de ansiedad, acorralando nuestros miedos y enterrando nuestras frustraciones. Buscar afuera es el fallo. En realidad nuestro desafío debiera ser buscar dentro de nosotros mismos. Somos un sinfín de información y estamos llenos de respuestas. Todo está dentro. Debemos escucharnos.

Entonces ¿cómo ahondar en nosotros mismos?

Bueno, está claro que cada uno debe encontrar la forma que mejor se ajuste a su necesidad. Yo recomiendo la meditación.

La meditación es la que me ha rescatado en diferentes momentos de mi vida y me ha permitido sobrevenir vicisitudes difíciles de afrontar. Es un verdadero arte pensar pero es indispensable saber dejar de pensar, parar, cuando la vida te pide a gritos que pares, focalizarse en el momento presente, no resistirse a lo que inevitablemente es oponiendo resistencia.

Meditar es la opción para recuperar la energía vital, para hallar sosiego en la desesperanza y vivir una vida más plena, más cercana a la naturalidad del ser humano que somos.

Ese silencio diario, de encuentro con nosotros mismos nos lleva adentro, muy adentro de nosotros.

Artículo publicado por Noemí Petronacci Tomé el 28 Octubre 2016. Última modificación el 11 Enero 2017. Valoraciones: 5.0 de 5 en 4 votos.