La mujer en la MTC y las fases lunares

Cómo las fases lunares de la MTC afecta a la mujerSegún la tradición china las fuerzas del cielo se manifiestan a través del campo de energía combinado del sol, la luna y las estrellas.

El sol y la luna son las manifestaciones primarias del Qi o Energía Vital Yin y Yang. El sol es Yang (considerado como el Alma Espiritual del Cielo) y la luna es Yin (considerada como el Alma Corpórea de la Tierra). Ambos cambian cíclicamente sus grados de Yin a Yang durante el día, el mes y el año. Y estos cambios afectan a su vez a las correspondientes energías Yin y Yang de la Tierra, así como a la Energía Vital de nuestro cuerpo.

Los biorritmos del cuerpo se encuentran bajo la influencia de estos cambios cíclicos de energía, por ejemplo: en la duración de los ciclos menstruales y emocionales de la mujer que suelen durar 28 días siguiendo los cambios de fases lunares.

También de acuerdo con la Medicina Tradicional China, la Energía Vital y la sangre del cuerpo varían según la cantidad de luz reflejada y también con las pulsaciones gravitaciones del sol y la luna, así como lo hacen las mareas (y no olvidemos que nuestro cuerpo está constituido por un 75% de agua); por lo que los antiguos maestros de Qigong aprovechaban estos ritmos para tonificar o purgar meridianos y órganos en un momento específico.

La luna y la ginecología: cuerpo físico y cuerpo emocional

Según la MTC (Medicina Tradicional China) para que la menstruación ocurra y haya posibilidad de concepción, el Qi de riñón debe ser exuberante, el Ren Mai fluir libre y el Chong Mai debe estar pleno. Estos diferentes procesos fisiológicos cíclicos tienen una regularidad comparable a la de la luna ya que según la MTC, el ascenso y descenso de Yin y Yang se hace en 4 fases de aproximadamente 7 días.

Fase 1 o menstrual

El ciclo comienza el día 1 con el descenso de la sangre, el útero se va vaciando y para ello el flujo del Hígado, Qi y la sangre ha de ser fluido. Esta fase dura unos 5 días y es un buen momento para promover el movimiento de la sangre (en caso de amenorrea) o detenerla (menorragia o metrorragia).

Luna Nueva: Cuando la luna está nueva, el cielo está oscuro, negro. Es un momento de introspección. Nos volcamos en nuestro mundo interior y nuestra espiritualidad. Esta fase se asocia al momento de la menstruación, cuando te baja la regla.

Para experimentarse como yo, la luna necesita del entorno. Con el yo emocional necesitamos la confirmación del tú. La luna no es capaz de darse confirmación a sí misma como el sol, necesita recibirla de los demás. En la luna se refleja el yo emocional y todo lo que está relacionado con los sentimientos.

Como planeta de contacto, la luna está relacionada con el instinto de reproducción y el instinto sexual. Nos impulsa a unirnos con un tú, con una persona querida. La luna hace que, alrededor de nosotros, necesitemos contactos, relaciones, amor, armonía y belleza. Sólo así nos sentimos bien, aceptados y queridos.

La luna siempre se presenta con su necesidad de contacto, puesto que sin contacto con el entorno se siente sola como una luna nueva que no refleja la luz del sol (hacia la Tierra). Cada mes hay cinco días en los que la luna no se ve. Es como una ausencia de sentimientos. Durante los días de luna nueva nadie se emociona, es como si los sentimientos no existieran.

Fase 2 o postmenstrual, folicular

Aproximadamente 5 a 7 días después de comenzar la menstruación, la descarga cesa y comienza a reponer la sangre. Como sangre e Yin tienen la misma fuente, en esta fase se debe enriquecer el Yin para alimentar y reponer la sangre.

Aquí los folículos crecen y el nivel de estrógenos aumenta bajo la influencia de la FSH. La fase dura unos 7 días y es el mejor momento para tonificar la sangre y muy bueno para tonificar Hígado, Riñón y Jing: alimentar Yin y Sangre de Hígado y Riñón.

Luna Creciente: La luna empieza a crecer y nuestros proyectos también. Es momento de siembra y nuestro cuerpo se prepara para la ovulación. Se conoce como fase pre-ovulatoria.

Fase 3: Ovulación

Sobre unos 14 días tras la menstruación, la sangre ha sido repuesta. Cuando Yin alcanza su extremo se trasforma en Yang, es decir llega la ovulación y aumenta la temperatura basal.

Es necesario el impulso y calor del propio Yang. La transformación sólo tiene lugar si el Qi funciona adecuadamente y ello dependerá del Qi de Hígado.

Dura de 1 a 3 días. El óvulo se desprende del folículo y se desarrolla el corpus luteum bajo la acción de de LH (Luteoestimulante) y la temperatura basal sube. Buen momento para promover la ovulación nutriendo el Jing Renal, tonificar Hígado, Riñón (Yin y Yang) y Jing.

Luna Llena: La Luna llena hace referencia a la fertilidad, a nutrir, como hace el signo de Cáncer, que está regido por la luna. Esta fase se asocia con la ovulación, cuando la mujer es más fértil.

Durante la Luna llena, la Luna está completamente iluminada por el sol. Entonces se percibe a sí misma muy intensamente. Durante los días de luna llena, la naturaleza emocional se ve estimulada de manera especial y muchas personas hacen cosas sorprendentes. Sienten la necesidad de salir a satisfacer sus deseos.

En estos días el yo emocional se siente plenamente confirmado, como cuando alguien le dice: «Te quiero». Como un radar, la Luna capta las ondas de simpatía y evita a las personas que nos resultan poco simpáticas.

Fase 4: Lútea, premenstrual

El Yang Qi crece y el Qi de Hígado se mueve preparando la menstruación. El cuerpo lúteo crece y secreta progesterona. Desde el día 21 hasta el descenso de la menstruación, el Qi de Corazón debe hacer descender la sangre hasta el útero. Como el Hígado es el que controla el flujo, su Qi debe estar libre.

Durante esta fase el énfasis es rectificar y fortalecer el Qi, no se puede tonificar la sangre. Al final de la fase cesa la secreción de progesterona, la temperatura cae y el endometrio se engrosa, surge la nueva menstruación. 

La fertilidad de la mujer en la MTC y las fases lunares

La Menopausia

Desde un punto de vista chino, los síntomas de la menopausia se deben a una disminución del Jing o Esencia del Riñón en su aspecto Yin o Yang; sin embargo, dentro de esta patología de base no puede haber muchas variaciones de patrones. La menopausia «normal» se produce en torno a los 50 años y la menopausia prematura puede ocurrir incluso a los 30 años. Mientras que la menopausia natural es debido a una disminución fisiológica de Tian Gui, la menopausia prematura es siempre una patología.

La llegada de la menstruación (menarquia y menstruación mensual) se mencionan como «la llegada del Tian Gui», y la menopausia se entiende como «el cese del Tian Gui». Algunas escuelas identifican Tian Gui con el menstruo, otras piensan que es la descarga vaginal acuosa previa a la menstruación, distinción no demasiado importante clínicamente, pues Sangre y Líquidos comparten la misma fuente.

Como el Tian Gui deriva del Jing de Riñón, se deduce que, durante la menopausia, hay un declive del mismo.

La menopausia no es una enfermedad, es lo natural, la disminución fisiológica del Jing de Riñón. De hecho, muchas mujeres pasan por la menopausia sin síntomas marcados. Por supuesto, puede convertirse en una patología cuando una mujer sufre de una deficiencia preexistente de los riñones y otros patrones que causarán síntomas angustiantes que requieren intervención.

La menopausia, obviamente, se presentará en cada mujer de alrededor de 55 con alguna patología preexistente que agravará los síntomas de la menopausia. Es importante entender que dicha patología agrava los síntomas de la menopausia, pero no es la menopausia como tal.


Espero que estas líneas sirvan a sus lectoras para ayudarlas a comprender mejor o a revisar su visión sobre muchos aspectos importantes de nuestra fisiología y emociones.

 

Artículo publicado por Maris Stella Morales Soto el 13 Junio 2017.