¿Eres profesional de la salud? ENTRAR ALTA
Síguenos Facebook Google+ Twitter Youtube LinkedIn

Nutrición

Resumen de la definición de Nutrición

NutriciónLa nutrición es la ciencia que estudia el aprovechamiento de los nutrientes en nuestro cuerpo, el equilibrio homeostático del organismo a nivel molecular y macro sistémico; garantizando que todos los procesos fisiológicos se efectúen de manera correcta con el alimento subministrado, logrando así una salud adecuada y previniendo enfermedades.

La nutrición es también la ciencia que estudia la relación que existe entre los alimentos y la salud, especialmente en la determinación de una dieta apropiada para cada caso particular. La dieta puede contribuir a prevenir la aparición de un buen número de enfermedades crónicas...

Alimentos en la nutriciónLa nutrición es la ciencia que estudia el aprovechamiento de los nutrientes en nuestro cuerpo, el equilibrio homeostático del organismo a nivel molecular y macro sistémico; garantizando que todos los procesos fisiológicos se efectúen de manera correcta con el alimento subministrado, logrando así una salud adecuada y previniendo enfermedades.

Los procesos macrosistémicos están relacionados con la absorción, digestión, metabolismo y eliminación. Los procesos microsistémicos o moleculares están relacionados con el equilibrio de elementos: enzimas, vitaminas, minerales, aminoácidos, glucosa, transportadores químicos, mediadores bioquímicos, hormonas, etc.

La nutrición es también la ciencia que estudia la relación que existe entre los alimentos y la salud, especialmente en la determinación de una dieta apropiada para cada caso particular. La dieta puede contribuir a prevenir la aparición de un buen número de enfermedades crónicas y la adecuación de los hábitos alimentarios hacia modelos más saludables es uno de los elementos más importantes para preservar la salud. Podemos decir que la dietética es una parte o aplicación de la nutrición.

A menudo se confunde el término nutrición con el de alimentación. La alimentación es la forma de procurar los nutrientes al organismo. Comportamientos culturales, sociales, familiares e individuales subjetivos y por tanto modificables muy variables. Esta termina en el momento en el que el alimento entra por la boca, cuando empieza la nutrición. La nutrición es involuntaria, de ahí la importancia de una correcta selección del tipo de alimentos y cantidades que introducimos en el organismo. De ello dependerá una buena salud. En el 400 a.c. Hipócrates decía: "que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida".

En los últimos tiempos se ha acuñado el término "alimentación consciente", en el que se relaciona la forma de comer con las emociones, y pone atención a la forma de reaccionar cuando no se siente hambre física.

El profesional nutricionista es la persona con los conocimientos para diseñar una dieta adecuada para los requerimientos del organismo de una persona en las distintas etapas vitales. Esta dieta debe satisfacer las necesidades específicas de este para preservar la salud o sanar patologías agudas o crónicas si existieran.

La terapia nutricional se centra en adecuar la dieta a la persona, examinando las necesidades personales, y dolencias en el caso que existan y establecer un programa.

Comida y energía vital

La comida y la energia vital - nutriciónEl cuerpo toma básicamente de los alimentos la energía esencial para vivir. Nuestro organismo la consume al llevar a cabo sus funciones vitales. La cantidad de energía mínima para llevar a cabo esas funciones está determinada por el índice metabólico basal, que es la tasa mínima del metabolismo medida con el cuerpo en reposo.

El metabolismo basal de una persona de mediana edad oscila alrededor de 1600 Kcal/día. De éstas, aproximadamente el 30-40% va destinado a la síntesis de proteínas, el 20% al cerebro, glóbulos rojos y retina, el 20% al transporte activo de membranas celulares y 10% a movimientos mecánicos: pulmones, corazón...

La energía calórica que proporcionan los alimentos es una magnitud física, la unidad son las calorías, que vemos reflejadas en el análisis nutricional de los alimentos.

La energía vital es lo que un alimento comunica a la persona que lo consume y se traduce en un estado físico, emotivo y mental. Distintas disciplinas enfocan las necesidades nutricionales del organismo desde este prisma y no desde la simple suma de calorías.

En ciertos momentos y circunstancias de la vida, como la infancia, el embarazo, la lactancia, el entrenamiento deportivo, la enfermedad y la vejez, nuestro organismo requiere cantidades de energía distinta y una nutrición específica.

La salud óptima requiere equilibrar la energía consumida con la que obtenemos de los alimentos.

Una buena nutrición

El funcionamiento adecuado del organismo requiere una ingestión diaria de los nutrientes esenciales. Éstos se encuentran en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, pescado y carnes magras, aceites, semillas y frutos secos.

Los nutrientes se dividen en dos grupos: los macro y los micronutrientes. Los primeros aportan energía y se requieren a diario en grandes cantidades. Son las proteínas, los glúcidos y lípidos.

Las vitaminas y los minerales constituyen los micronutrientes. Están presentes en los alimentos en pequeñas cantidades y son decisivos en el funcionamiento del organismo.

Casi todos los alimentos contienen macro y micronutrientes en diversa proporción. Una dieta saludable y equilibrada consiste en comer una amplia variedad de alimentos.

Clasificación de los alimentos

Clasificación de alimentos

Los alimentos se clasifican en grupos según su contenido en nutrientes, su origen (animal o vegetal), y su función en el organismo. A continuación se presenta una clasificación de los alimentos en forma de pirámide.

Grupos de alimentos:

  • Cereales y féculas
  • Verduras y hortalizas
  • Frutas
  • Leche y derivados lácteos
  • Carnes, pescados, huevos y legumbres
  • Aceites y frutos secos

Es conveniente ingerir a diario alimentos de estos seis grupos para conseguir un equilibrio adecuado en la alimentación.

Existen una serie de alimentos y bebidas como el azúcar, la sal, los productos azucarados, las bebidas refrescantes, estimulantes y alcohólicas, que son complementarios y se deben limitar.

Raciones recomendadas de cada grupo de alimentos

  • de 2 a 4 raciones de leche y/o derivados lácteos
    • 2 para los adultos
    • 2-3 para niños y ancianos
    • 3-4 para adolescentes, mujeres embarazadas y lactantes
  • 2 raciones del grupo de carnes, aves, pescados, huevos y legumbres
  • de 3 a 6 raciones del grupo de féculas y cereales
  • de 2 a 3 raciones de verduras y hortalizas (al menos una de éstas debería ser en crudo para garantizar el aporte de vitaminas, minerales y fibra)
  • de 2 a 3 raciones de frutas
  • de 3 a 6 raciones de aceite** y frutos secos

** una ración= 1 cucharada sopera= 10 cc

La dieta equilibrada

Fue Hipócrates, padre de la medicina occidental, el que dio una buena definición de dieta, del griego "diaita", para referirse a una forma de vivir la vida armónicamente, con un cuidado especial en preparar y seleccionar los propios alimentos.

Los problemas de salud de hoy en día, en su mayoría son consecuencia de los nuevos hábitos alimenticios adoptados con la civilización moderna de nuestras sociedades: comida rápida, alimentos procesados y enlatados, etc., que tienen como resultado una dieta con alto contenido en grasa saturada, pocos cereales, fruta y verdura, mucho azúcar y productos lácteos, y muy pocas vitaminas, minerales, sustancias antioxidantes y fibra.

La dieta equilibrada es la que resulta de elegir adecuadamente los alimentos que proveen los nutrientes necesarios para el sustento y la procedencia de éstos. Alimentos, naturales, frescos y de temporada con una cocción adecuada para conservar los nutrientes que poseen.

La dieta más equilibrada es aquella que resulta en el mejor estado de salud para cada uno. Depende de la constitución y condición individual, del medio en el que vivimos, de nuestro momento en el ciclo vital u de nuestro gasto energético. Eligiendo los alimentos más adecuados y evitando los que nos alejen de este estado óptimo de salud.

Es necesario recuperar la intuición para escuchar las necesidades de nuestro cuerpo para hacer una elección óptima de alimentos que podamos digerir, asimilar perfectamente, eliminar sus residuos y que sean adecuados a nuestro estado (físico, mental y espiritual), al clima y a la actividad realizada, para gozar de un estado óptimo de energía que nos llene de vitalidad, entusiasmo y fuerza para emprender nuestros propósitos.

Anna Royo Fibla
bioritmes

Enlazar a este Artículo

Enlaces complementarios sobre Nutrición

Puedes obtener más información sobre Nutrición visitando:


¡Únete si eres un profesional de la Salud!

  • Divulga tu actividad profesional
  • Publica tus eventos gratuitamente
  • Comparte sinergias con otros profesionales
  • Escribe artículos y gana credibilidad y prestigio