Curso de Reiki nivel I

Curso/Taller · Presencial

Reiki es una técnica Japonesa de sanación por imposición de manos.
Evento realizado anteriormente en Getafe (Madrid).
Infórmate sobre las próximas fechas del evento.

Reiki es una técnica japonesa de sanación por imposición de manos, pero no solo es eso. Reiki es algo maravilloso que te abre a un mundo espiritual que siempre has sabido que existía y ahora compruebas. Cambió mi vida y me hace evolucionar cada día.

Reiki significa ENERGÍA VITAL (ki) UNIVERSAL Y SIN LÍMITE (Rei).

REIKI (la fuerza y el poder de la sanación de tus manos).

Todo el mundo puede aprender Reiki, no es algo destinado a unos pocos afortunados. Todos tenemos la energía Reiki y podemos utilizarla para ayudarnos a nosotros mismos y a los demás, y para acelerar el proceso de sanación. El acto de la imposición de manos sobre el cuerpo para sanar o aliviar es muy antiguo e incluso instintivo. Pero en la mayoría de los casos es necesario recibir la iniciación por parte de un maestro de Reiki para poder activar este poder. El iniciado en Reiki está conectado de una forma directa a la Fuente, que es inagotable.

En las iniciaciones de Reiki se capacita al alumno para canalizar la energía universal, el sanador se convierte en un canal de energía universal. El único papel del practicante de Reiki es canalizar esta energía. Las iniciaciones abren y purifican los canales del sanador por donde llega y trasmite la energía cósmica.

Una vez iniciada una persona en Reiki puede empezar a sanar. Esta capacidad o poder es para toda la vida.

Al dar una terapia de Reiki no se siente cansancio ya que el practicante eleva su cuerpo físico y etérico a niveles de vibración más altos, abriendo sus chakras. Además una parte de esa energía universal cósmica, queda en el cuerpo del sanador.

Empezar a sanar con Reiki es comenzar un camino de amor, a través de la Energía Universal. Un amor a nosotros mismos, para poder así amar completamente a los demás. Un amor que nos ayuda en nuestro desarrollo personal.

Reiki es la oportunidad de dar amor, la oportunidad de ayudar, la oportunidad de conocer tu espíritu. La oportunidad de cambiar y de ser como realmente sientes que debes ser, como realmente eres. La prueba de tu divinidad. Tu magia, tu poder.

Cuanto más lo uses, mayor energía y sanación podrás canalizar.