¡Los mejores foros de salud te esperan!
Regístrate gratuitamente para participar. Si ya lo hiciste, inicia sesión con tu usuario.
Foro compatible con Tapatalk!
Experiencias y opiniones sobre todo lo referente a las terapias orientadas a tratar la parte psíquica del ser humano.

TEMA: Manejo del estrés

Manejo del estrés hace 9 meses 2 semanas #4529



Podrás sentir que no hay nada que puedas hacer para combatir el estrés. Las facturas no dejarán de llegar, no habrá más horas a lo largo del día, y tu trabajo y responsabilidades familiares siempre serán igual de exigentes. Pero tienes mucho más control del que piensas. La gestión del estrés trata de tomar las riendas de tu estilo de vida, pensamientos, emociones y la forma en que te ocupas de los problemas. No importa lo estresante que parezca tu día a día, hay pasos que puedes seguir para aliviar la presión y recuperar el control de tu vida.
  1. Muévete con frecuencia, no estés sentado más de una hora
  2. Haz que las conexiones positivas con otras personas sea una prioridad
  3. Cuando sientas que estás muy estresado, aprende a evitar, alterar, adaptar o aceptar la situación
  4. Reduce la ingesta de alcohol, nicotina y cafeína
  5. Haz algo que disfrutes todos los días
  6. Consigue todo el sueño reparador que necesites para sentirte mejor
Consejo 1: Identificar hábitos y comportamientos que aumenten tu estrés

Es fácil identificar fuentes de estrés después de un evento importante, como cambiar de trabajo, mudarse de casa o perder a un ser querido, pero identificar las fuentes de estrés cotidiano puede ser más complicado. Es demasiado fácil pasar por alto tus propios pensamientos, sentimientos y comportamientos que contribuyen a aumentar tus niveles de estrés. Claro, puedes saber que estás constantemente preocupado por los plazos de trabajo, pero tal vez es tu dilación, en lugar de las demandas de trabajo real, que está causando el estrés.

Para identificar tus verdaderas fuentes de estrés, observa de cerca tus hábitos, actitud y excusas:
  • ¿Entiendes tus nervios como algo temporal ("Simplemente tengo un millón de cosas por las que preocuparme ahora mismo") aunque no recuerdes la última vez que te tomaste un respiro? “Recuerdo cuando tuve que mudarme de hogar, sentí que no podía gestionar eso con el trabajo y los niños, pero finalmente aprendí que el estrés solo estaba en mi cabeza y que únicamente dependía de cómo lo gestionase” Clara Noguera, diseñadora ejecutiva de Morillas Brand Design
  • ¿Defines el estrés como una parte integral de tu trabajo o vida en el hogar ("Las cosas siempre son una locura por aquí") o como parte de tu personalidad ("Soy una persona nerviosa, eso es todo")?
  • ¿Relacionas tu estrés con otras personas o situaciones externas, o lo ves como algo completamente normal e inigualable?
  • Hasta que aceptes la responsabilidad por el rol que juegas al crear o mantenerlo, tu nivel de estrés permanecerá fuera de tu control.
Consejo 2: Reemplazar las estrategias no saludables por las saludables

Piensa en las formas en que actualmente manejas el estrés en tu vida. Elaborar un diario centrado en estas ocasiones puede ayudarte a identificarlas y mejorar el tratamiento. ¿Son tus estrategias de afrontamiento saludables o negativas, útiles o improductivas? Desafortunadamente, muchas personas hacen frente al estrés de formas que agravan el problema.

Consejo 3: Ponte en movimiento

La actividad física juega un papel clave en la reducción y prevención de los efectos del estrés, pero no tienes que ser un atleta o pasar horas en un gimnasio para experimentar los beneficios. Casi cualquier tipo de actividad física puede ayudarte a aliviar el estrés y quemar la ira, la tensión y la frustración. El ejercicio libera endorfinas que aumentan tu estado de ánimo y te hacen sentir bien, y también puede servir como una distracción valiosa para tus preocupaciones diarias.

Mientras que el beneficio máximo proviene de hacer ejercicio durante 30 minutos o más, puedes empezar poco a poco y aumentar tu nivel de acondicionamiento físico gradualmente. Los sprints cortos de 10 minutos de actividad que elevan tu ritmo cardíaco y te hacen estallar en sudor puede ayudarte a aliviar el estrés y darte más energía y optimismo. Incluso puedes sumar pequeñas actividades durante el transcurso del día.

Consejo 4: Conectar con otros

El compromiso social es la manera más rápida y eficiente de frenar el estrés y evitar reacciones exageradas a eventos internos o externos que percibes como amenazantes. Expresar lo que estás pasando puede ser muy catártico, incluso si no hay nada que puedas hacer para alterar la situación estresante. No hay nada más calmante para tu sistema nervioso que comunicarte con otro ser humano que te haga sentir seguro y comprendido. Esta experiencia de seguridad -percibida por tu sistema nervioso- es el resultado de señales no verbales que oyes, ves y sientes.

El oído interno, la cara, el corazón y el estómago están conectados al cerebro, por lo que interactuar socialmente con otra persona cara a cara -hacer contacto visual, escucharlo atentamente, hablar- puede calmar rápidamente y ponerte frenos. También puede liberar hormonas que reducen el estrés, incluso si no eres capaz de alterar la situación estresante en sí. Por supuesto, no siempre es realista tener un amigo cerca al que apoyarse cuando te sientas abrumado por el estrés, pero al construir y mantener una red de amigos cercanos podrás mejorar tu resistencia a los factores de estrés de la vida. Por otro lado, cuanto más solitaria y aislada esté, mayor será tu vulnerabilidad al estrés.

Llegar a la familia y amigos y conectar regularmente en persona. Las personas con las que hablas no tienen que arreglar tu estrés; Sólo necesitan ser buenos oyentes. Abrirse no es un signo de debilidad y no te hará una carga para los demás. De hecho, la mayoría de los amigos se sentirán halagados de que confíes en ellos lo suficiente como para abrirte de esa manera, y sólo fortalecerá vuestro vínculo. Y recuerda, nunca es demasiado tarde para construir nuevas amistades y mejorar tu red de apoyo.

Consejo 5: Mantener el equilibrio con un estilo de vida saludable

Además del ejercicio regular, hay otras opciones de estilo de vida saludable que pueden aumentar tu resistencia al estrés.

Come saludablemente. Los cuerpos bien nutridos están mejor preparados para hacer frente al estrés, así que ten cuidado con lo que comes. Comienza bien tu día con el desayuno y mantén tu energía y tu mente claras con comidas equilibradas y nutritivas durante todo el día.

Reduce la cafeína y el azúcar. Los "altos" temporales de cafeína y azúcar proporcionan a menudo terminar en un colapso en el estado de ánimo y energía. Al reducir la cantidad de café, refrescos, chocolate y bocadillos de azúcar en su dieta, te sentirás más relajado y dormirás mejor.

Evita el alcohol, los cigarrillos y las drogas. La automedicación con alcohol o drogas puede proporcionar un fácil escape del estrés, pero el alivio es sólo temporal. No evites o enmascares el tema en cuestión; Lidia con los problemas de frente y con una mente clara.

Duerma lo suficiente. Un sueño adecuado alimenta tu mente, así como tu cuerpo. Sentirse cansado aumentará tu estrés porque puede hacer que pienses de forma irracional.
Para participar debes estar registrado.