Tai-Chi Chuan

Por: Gabriel Medina
También conocida por: Tai-Chi · Taichí
Resumen:

El Tai-Chi Chuan es un arte marcial desarrollado en el Imperio de China, practicado actualmente por varios millones de personas en el mundo entero, por lo que se cuenta entre las artes marciales que se practican más masivamente.

¿Para qué tengo que practicar tai-chi chuan? Bien, la respuesta es simple; si tienes una vida plena, no quieres cambiar y tienes un nivel de desarrollo que te permite vivir tranquilamente el resto de tu vida, te felicito.

Si por otro lado tienes algún sistema, técnica, herramienta o método que te sirva para sentirte bien contigo mismo, puedes llevar una vida profesional satisfactoria, encajas en tu sistema social, sin sentirte una víctima, o eres alguien que tiene que mostrarse inevitablemente duro con otros para poder sobrevivir, pero aun así, te sientes satisfecho, déjame decirte que este artículo sobre Tai-chi chuan tampoco es para ti.

Tai-Chi Chuan y el Desarrollo Personal

Persona practicando Tai-Chi ChuanEste artículo es fruto de mi experiencia personal, adquirida con el estudio y la práctica del Tai-chi chuan durante más de 15 años. Se fundamenta en mi desarrollo y los cambios que he experimentado en mi vida, desde que me inicié en este arte.

Empezaré diciendo, que si todavía no tienes información acerca de qué es el Tai-chi chuan, existen en Internet muchas páginas donde encontrarás suficiente información de calidad, para que veas satisfecha tu curiosidad y te formes tu propia idea. Te facilitaré el comienzo, por si te pierdes entre tantas páginas. No es mi intención debatir sobre su historia, simplemente es una propuesta sujeta a interpretaciones y comparaciones, un punto de partida, o consulta sobre datos existentes (ver al final del artículo enlaces complementarios sobre el Tai Chi).

El siguiente paso, una vez aclarado el concepto Tai-Chi Chuan es: ¿Para qué tengo que practicar tai-chi chuan? Bien, la respuesta es simple; si tienes una vida plena, no quieres cambiar y tienes un nivel de desarrollo que te permite vivir tranquilamente el resto de tu vida, te felicito.

Si por otro lado tienes algún sistema, técnica, herramienta o método que te sirva para sentirte bien contigo mism@, puedes llevar una vida profesional satisfactoria, encajas en tu sistema social, sin sentirte una victima, o eres alguien que tiene que mostrarse inevitablemente duro con otros para poder sobrevivir, pero aun así, te sientes satisfech@, déjame decirte que este artículo sobre Tai-chi chuan tampoco es para ti.

Quien me conoce personalmente, sabe que he dedicado muchas horas de duro entrenamiento poniéndome a prueba al límite de mis posibilidades, pero muy pocos saben: ¿Qué me mueve a entrenar a diario? ¿Cuál es mi meta? ... Bien, os diré, que esto no es lo más importante, para vosotros lo importante es: ¿El Tai-chi chuan, para que? Si os mueve como a mi la curiosidad, ya tenéis el principio, la cuestión es: “ LA CURIOSIDAD MUEVE A LAS PERSONAS”.

El escalador se pregunta: ¿Qué veré, oleré, sentiré, en la cima? Y eso le empuja a dar el siguiente paso. Cuando llega a la cumbre, desciende a la base pero ya no será el mismo, ha crecido. Poco después piensa en el siguiente reto.

Es la naturaleza humana, que desde niños nos motiva a expandirnos, abrir y ampliar la consciencia. Ese empuje nos permite vivir plenamente, ampliar la percepción a través de los 5 sentidos, realizarnos como personas libres, para aprovechar nuestro bien más preciado, la VIDA.

Muchas personas quedan atrapadas en la frustración, el miedo, la duda, la rutina… Convirtiéndose en personajes que repiten un mismo papel, día tras día, hasta que mueren en la ignorancia, derrotados, sin conocer su verdadero potencial, ya que un día abandonaron la lucha, quizás en su niñez, o tras una derrota, como adultos, o tal vez en la vejez fueron superados por el peso de los años, de manera que se fundieron en la insignificancia de una existencia baldía, carente de sentido, sin un propósito, a la deriva… Con un final a la altura de sus principios, su mente mutilada, su falta de rumbo, su pequeño y famélico espíritu al fin, es liberado por la muerte, de un cuerpo que apenas conoció, la manera de vivir de acuerdo con sus posibilidades.

Si todavía no habéis perdido la esperanza de encontrar un vehículo que os lleve por el camino de la realización personal, o el que teníais os ha dejado “tirados”, quizás os interese saber que el Tai-chi chuan es, sin duda, uno de los mejores métodos para: recuperar la salud, prevenir la enfermedad, mantener la juventud y la fuerza, cultivar la sabiduría y la paz interior, desarrollar la inteligencia, mejorar profesionalmente y en las relaciones personales. Es el arte marcial más practicado en todo el mundo y en sus raíces se fundamentan: la espiritualidad del Taoísmo, el Zen, la Meditación, las bases de la medicina natural, la psicología y la alquimia, etc. todo ello de “serie” y a tu disposición, con dos inconvenientes:

  1. Si eres exigente, tendrás que encontrar un buen maestro. Eslabón de la cadena de transmisión oral, que conecta con los MAESTROS antiguos desde tiempos inmemoriales hasta hoy, y “convencerle” para que te enseñe (no es cuestión de dinero, sino, de que tu compromiso sea inquebrantable).
  2. De que te olvides de lo que sabías hasta ese momento. Para conseguir avanzar tienes que tener presente, que el mayor impedimento son tus pensamientos. No juzgues: esto esta bien, esto es lento, esto no me gusta, esto es fácil o difícil. El Tai-chi chan, si lo juzgas con razonamientos, obtendrás un sucedáneo de  Tai-chi chuan perfectamente adaptado a ti, pero será ¡TÚ! Tai-chi, y a su vez, si algún día enseñas a alguien, este seguirá transformándolo a su manera. ¿Por qué crees que hay tanta confusión al respecto? Así pues, asegúrate de buscar lo autentico, si quieres obtener todo el potencial de este magnífico vehículo de desarrollo humano, y después ten Fe en ti mismo, y cuando tengas dudas, asegúrate de tener la pregunta correcta para tu maestro.

Si no eres exigente y tu objetivo, siguiendo con el montañismo, no es subir la montaña más alta de tu vida, sino que quieres ir a un ritmo menos exigente, y te conformas con pasear por cotas mas bajas, no te desanimes, existen muchas escuelas y monitores de Tai-chi chuan, que estarán encantados de compartir contigo sus conocimientos, incluso cerca de tu domicilio puedes ver gente que practica. Muchos monitores enseñan Tai-chi chuan, como medio para ganarse la vida, a algunos les va muy bien, pero no deja de ser solo eso, una actividad económica-lúdico-deportiva-socio-cultural. No os engañéis, esta crisis merece una reflexión, BASTA!, llamemos a las cosa por su nombre, si practicas Tai-chi chuan de verdad, en serio, durante unos años, y no sabes soltarte de un agarre, mantener la calma en una situación difícil,o defenderte de un ataque, no has conocido el auténtico Tai-chi chuan y NO OBTENDRÁS LOS MARAVILLOSOS BENEFICIOS DE SU PRACTICA: tu salud, tu fuerza, tu sabiduría, tu paz interior. Tus habilidades personales, se incrementarán en la misma medida, que si das tranquilos paseos por los montes. La montaña es otra cosa, requiere compromiso en función de la altura.

Pido perdón, si alguien se siente defraudado u ofendido, creo humildemente, que me he ganado el derecho para opinar sobre el tema. Primero, tengo la aprobación de mi único Shifu, hablo en su honor, es sin duda, uno de los mejores del mundo. Se ha ganado, a pesar de ser español, el reconocimiento de la Federación China, de la que es miembro y participará en breve, en los campeonatos de Beijing. Prefiero mantener su anonimato, ya que como los grandes Maestros, no quiere ser reconocido públicamente. Si va a competir, a su vez, es para honrar a su maestro, como reconocimiento a su entrega de más de 50 años, y ofrecerle tributo, con una buena puntuación.

Por otra parte, reconozco cualquier práctica de Tai-chi chuan como útil para todos aquellos que se quieran dedicar a difundir este arte, y una actividad para las personas, que ofrece muchos beneficios, a cualquier nivel de entrenamiento.

El motivo de este artículo, es simplemente dejar constancia, de cómo mi experiencia con el Tai-chi chuan, me ha llevado a superar grandes obstáculos en mi desarrollo personal, sobre todo equilibrio en todos los aspectos. Veréis, durante 15 años de práctica, (tengo ya 51) he vivido muchas cosas difíciles, algunas terribles, para no extenderme, citaré la que más: la pérdida de nuestro hijo Iván, seguida de la de mis padres, sobrina, etc. Para no afectar la sensibilidad de otros, me centraré en algo menos doloroso, por ejemplo, en cómo me ha ayudado el Tai-chi chuan en mi vida profesional:

Cuando tenía 36 años, trabajaba en una gran empresa de servicios, tenía un buen sueldo y estaba fijo. Mi inquietud me llevó a conocer el Tai-chi chuan. Todos os podéis imaginar lo que sucedió años mas tarde, si tenemos en cuenta la situación de crisis actual. Después de 25 años de trabajo, la empresa consideró, que era buen momento para deshacerse de mi. ¿Os “re-suena” esta historia? Entonces tenemos una persona de “casi” 50 años en el paro, con hipoteca y sin una carrera profesional con demanda, como mucha otra gente… ¿O quizás no? Volvamos al tema del Tai-chi chuan, que es lo que me convierte en una persona diferente.

Había estado practicando en serio durante muchos años, sabía que al menos eso se me daba bastante bien, porque era el único alumno que le había seguido el ritmo al protagonista de esta historia, mi shifu, a pesar de mis años, había sobrevivido como el único y merecido alumno de Javier. Otros más jóvenes y preparados quedaron atrás.

Ejercício de Tai-Chi ChuanEjercício de Tai-Chi ChuanEjercício de Tai-Chi ChuanEjercício de Tai-Chi Chuan
Ejercício de Tai-Chi ChuanEjercício de Tai-Chi ChuanEjercício de Tai-Chi ChuanEjercício de Tai-Chi Chuan
Pues ya en paro me dije: ¿algo en el mercado de trabajo tiene que haber para mi?. Claro, que también tenía la escuela que fundé en el 2002 (Escuela Antigua de Tai-chi Chuan Yun Shou), pero, como dice el nombre, escuela antigua, quiere decir: original, auténtica, con principios, una buena base, etc. No estaba enfocada al negocio, estaba enfocada a encontrar verdaderos alumnos, gente que quisiera practicar de verdad… Jah…Jaaah

Ya lo habéis adivinado, no encontré a nadie. Y eso que muchos años fue gratis. Tuve que plantearme cobrar algo para que alguien me tomara en serio. Justo el tiempo de aprender unos cuantos movimientos, algunos de mis alumnos, abandonaron las clases y se pusieron a enseñar, algunos me dejaron de hablar (por Dios que país…). Bueno, la escuela no daba ni para gastos, y mi mujer me decía que hiciera como todos: ”Tai-chi comercial”. Así que, con la situación profesional, o emigraba o tenía que cambiar la escuela, pero no acostumbro a rendirme fácilmente… Un día, después de incontables horas de búsqueda en Internet, ¡EUREKA!, lo había encontrado, una profesión a mi medida, entrenador personal. ¿Y eso qué es? me preguntaban todos. Por aquel entonces el coaching sonaba, muy, muy raro.     

EJECUTIVE & LIFE-COACH. Un Master en la capital, unos cuantos cursos de especialización, PNL, Hipnosis Eriksoniana, Constelaciones Sistémicas, etc. Resumiendo, un montón de etiquetas, que vienen a decir, que todo son herramientas, para que las personas se desarrollen y mejoren sus vidas.

Mi sorpresa fue desde el primer día, allí estaba yo, rodeado de gente con ilustres carreras: Psicología, Periodismo, Recursos humanos, etc. y ¿tu qué tal?, me preguntaban, y yo les respondía; “25 años perdidos en una multinacional, y maestro de Tai-chi chuan”, todavía recuerdo su cara de sorpresa… Claro, que durante el año que compartimos, descubrieron que el uso de la fuerza interna, la relajación, la capacidad de atención, el lenguaje no verbal, la autoestima, la meditación, la energía y la capacidad de luchar que me había proporcionado el Tai-chi chuan, me daban una gran ventaja, es como si todo lo que contenía el Master, lo hubieran diseñado para mi, me sentía como pez en el agua.

Estamos en el presente, dirijo un proyecto de coaching en grupo, se llama DSV (Despertar, Soñar y Vivir), con muy buenas expectativas de futuro, no he dejado de crecer con mi perfil personal, como Coach-Agente Facilitador del Cambio, mi lista de clientes fluye a buen ritmo. Además, he equilibrado el tema de la escuela, la he hecho accesible para aquellos que quieren realizar una práctica a su medida, según el mercado, y a un precio asequible sin traicionar mis principios, ofreciendo clases de calidad, donde la base es lo importante, junto con la mejora de la salud de quien asiste periódicamente. También doy clases particulares, aplicando en ellas mis habilidades como Coach, para los más intrépidos, o para los que pueden permitírselo, económicamente hablando, les facilito conseguir sus objetivos, se sienten importantes, y reciben una enseñanza muy exclusiva.

Pero por otra parte, sigo con mi aprendizaje de alto nivel, que me permite seguir creciendo, esperando encontrar alumnos que me pongan a prueba, siguiendo los pasos de mi Maestro, enseñando por amor al arte, sin que intervenga nada entre nosotros, solo el compromiso con la practica, que permita conservar y transmitir los grandes secretos de este arte milenario, formando parte de la historia, de un linaje de guerreros de LUZ, dejando huella, para la siguiente generación.

Gabriel Medina Macias
Coach-Agente Facilitador del Cambio
Director de Escola Antiga de Tai-txi txuan Yun Shou y del Grup DSV Coaching

Busca tu Terapia
Más sobre el autor