Aprender a dar masajes

lectura de 3 minutos

Los que desean aprender cómo dar un masaje, ya antes, alguna vez, lo experimentaron dando masajes a amigos, pareja o familiares. Realmente fue allí donde se iniciaron en el masaje. Pero es con la práctica asidua y constante que el resultado puede llegar a ser bueno, ya que la experiencia, como en toda actividad, es fundamental para ser buen masajista.

Hay personas que tienen una capacidad especial en las manos, un "algo" que a lo largo de su vida le ha sido reconocido, ya sea por el calor que desprenden, por el cuidado con el que tocan, por el tamaño de las manos, la delicadeza, la fuerza, la firmeza del contacto,...

Un buen día un cliente me pidió que le enseñara a dar un masaje. En ese momento no sabía qué responder, pero después de pensarlo unos días, me comprometí con él a enseñarle. Hasta ese momento no se me había ocurrido pero esto me animó enormemente en la nueva labor de enseñar. Sin ser consciente de ello, este paciente  me dio la genial idea de plantearme enseñar a dar masajes, poder enseñar lo que yo sabía. Aún hoy me sonrío cuando lo recuerdo.

Así es cómo algo dentro de él le llevó a su deseo de formarse como masajista. Mientras duraba su formación no dejó de dar masajes a familiares y conocidos. De hecho, es así como realmente se aprende, practicando, practicando, practicando... Yo le animaba a ello, ése era el principal secreto: tocar, tocar, repetir y repetir con diferentes personas, mujeres y hombres. No dejo de repetir esto a todos mis alumnos.

Fue él realmente quien me inspiró a llevar adelante la idea de enseñar a dar masajes. Y este es el motivo principal de los cursos que ofrezco en Internet.

Mi objetivo es poder llegar a personas que sienten curiosidad por el masaje.

Personas que, o bien quieren iniciarse dentro de este mundo como primer trabajo, o bien personas que ya tienen un trabajo pero no les acaba de llenar y necesitan explorar otras posibilidades. O simplemente a personas que les gusta darse a los demás, les gusta tocar y quieren aprender ciertas nociones de cómo dar un masaje en condiciones. Si eres hombre y aprendes a tocar, no sabes todo lo que has ganado con respecto a la opinión de la mujer...

Desde aquí os animo a que si tenéis interés por el mundo de los masajes, llevéis adelante vuestro impulso y aprendais. No es difícil, es cuestión de motivación y práctica, y si crees que tienes esa curiosidad o capacidad, no hay motivo para quedarse parado sin hacer nada.

Desde un principio, a partir de los masajes que te enseñaré, no es imprescindible saber Anatomía. Evidentemente, si quieres ser un profesional, tarde o temprano tendrás que aprender anatomía y conocer de qué y cómo está hecho el cuerpo humano. Dentro del Video-curso de masajes que voy a ofreceros en internet, como regalo os doy referencias serias de Anatomía para que podáis iniciaros en el arte del masaje.


¿Te gustó el artículo?

Vota para ayudarnos a destacar y recomendar los mejores artículos:


Artículo publicado el 16 Marzo 2010. Última modificación el 12 Marzo 2017. Valoraciones: 4.6 de 5 en 9 votos.