La crisis vital, el abismo bajo nuestros piés

Hay momentos en la vida en los que todo se derrumba, todo nuestro ser, nuestro modus vivendi se ve amenazado por la destrucción total. Esta sensación de vértigo, de soledad absoluta, de oscuridad total, de ausencia de perspectivas vitales, puede ser desencadenada por algún hecho traumático como la muerte de un ser querido, la ruptura de pareja, la perdida de trabajo o cualquier cosa que sintiéramos como un pilar insustituible en nuestras vidas. Al perderlo nuestras estructuras caen y nos sumen en el caos y el vacío total. Una sensación de urgencia y desamparo nos encoge el alma haciéndonos sentir a la deriva en el río de la vida sin tener donde agarrarnos.

Cuando hayamos superado esta crisis nuestros valores y nuestra forma de ver la vida habrán cambiado, sabremos que era necesario hacerlo, puesto que nuestras antiguas creencias y código de valores ya no nos eran útiles e incluso podían estar entorpeciendo nuestra evolución.

Pero como ahora nos encontramos en el “impas” entre una cosa y otra no podemos ser conscientes de que cada crisis nos aporta la oportunidad de crecer y madurar.  Esta situación no debe alargarse demasiado, puesto que de hacerlo podemos entrar en estados mas comprometidos. SWEET CHESTNUT nos aporta la fe que necesitamos en que todo tiene un porque y que la luz al final del túnel no esta lejos.


¿Te gustó el artículo?

Vota para ayudarnos a destacar y recomendar los mejores artículos:


Artículo publicado el 1 Febrero 2011. Última modificación el 15 Febrero 2011.