Propiedades terapéuticas del espino amarillo

lectura de 4 minutos
...
Propiedades terapéuticas del espino amarillo

Espino Amarillo (Hippopphae rhamnoides) es una de las plantas más antiguas conocidas, existen referencias terapéuticas de la misma del siglo IV ac. Es un arbusto espinoso que puede medir de 1 a 3 metros de altura que crece en terrenos que son arenosos y cercar de la orilla del mar.

En Grecia utilizaban esta planta para alimentar a los caballos, decían que éstos aumentaban de peso y les proporcionaba un brillo excepcional a su pelaje. Es por eso que la traducción de su nombre latino Hippophae lo traducen como “caballo brillante”. Se dice que esta planta se utilizaba para tratar las heridas tanto de los caballos como de los caballeros del ejército de Alejandro el Grande. Se han encontrado referencias en escritos antiguos donde se habla de esta planta y su utilización para curar abscesos, enfermedades pulmonares y tumores de estómago y esófago.

Pero no fue hasta el año 1929 que se analizó químicamente esta planta y, por tanto, se pudo verificar sus propiedades terapéuticas.

Utilización terapéutica del espino amarillo

Entre las sustancias que la componen encontramos:

  • Vitaminas A, C y E.
  • Minerales: K, Na, Mg, Ca, Fe, Zn y Se.
  • Aminoácidos.
  • Ácidos grasos
  • Fitoesteroles.
  • Flavonoides.

En sus hojas se ha podido extraer 5 flavonoides: catequina, rutina, quercetina, kaempferol e isoramnetina. Se puede encontrar en el mercado en forma de aceite que se extrae de su semilla, se utiliza terapéuticamente para quemaduras, lesiones de la mucosa, úlceras y diversas patologías dermatológicas.

Se le conoce también por sus propiedades antioxidantes e inmunomoduladoras. En un estudio in vitro se demostró la capacidad para proteger a las células del daño producido por radicales libres así como su capacidad para detener en ciertos casos, la inhibición de la proliferación de linfocitos (1).

Otros estudios además de confirmar sus propiedades antioxidantes también han confirmado la existencia de precursores y agentes antimicrobianos bioactivos que podrían utilizarse para solucionar los efectos adversos de productos sintéticos. Las hojas del espino amarillo tiene una gran efectividad para curar heridas, para tratar enfermedades inflamatorias y para combatir radicales libres (2).

También se utiliza ampliamente en productos de cosmética para tratar pieles secas y escamosas. Pero lo más importante es su contenido en omega 7 (ácido palmitoleico) y omega 6 (ácido gamma-linolénico), lo cual le confieren propiedades para la regeneración de la piel.

El ácido gamma-linolénico (GLA) se transforma en una sustancia llamada prostaglandinas que son antiinflamatorias, por tanto, el uso de aceite de espino amarillo no solamente protege contra infecciones por sus agentes antimicrobianos sino que puede ser útil en caso de inflamación.

Tradicionalmente se ha utilizado el aceite de bayas para tratar la agregación plaquetaria como un remedio para las personas que padecen trombosis. Pero los investigadores no tenían claro los mecanismos por los cuales era efectivo este tipo de aceite, así que quisieron investigarlo haciendo una comparación con los efectos antiagregación plaquetaria de la aspirina. Para ello utilizaron ratones con arterias trombosadas, el resultado fue que los flavonoides que posee esta planta tiene la capacidad de prevenir la formación de trombos en ratas vivas, a través de la inhibición de la agregación plaquetaria. Con lo que se le podría dar un uso clínico en este ámbito y no solamente con aspirinas (3).

En resumen podemos decir que el espino amarillo o espino cerval de mar, ha sido de gran interés por parte de estudios científicos diversos con la finalidad de poder analizar su composición y determinar sus usos terapéuticos. Se ha llegado a la conclusión que posee múltiples actividades farmacológicas como: antiestrés, capacidad inmunomoduladora, protectora celular, antitumoral, protectora hepática, antimicrobiana y con capacidad de regenerar el tejido epitelial.


Referencias:

  1. Geetha S, Sai Ram M, Singh V, Ilavazhagan G, Sawhney RC. Anti-oxidant and immunomodulatory properties of seabuckthorn (Hippophae rhamnoides)--an in vitro study. J Ethnopharmacol [Internet]. 2002 Mar [cited 2018 Sep 19];79(3):373–8.
  2. Gill NS, Sharma R, Arora R, Bali M. Antioxidant and Antibacterial Activity of Hippophae rhamnoides Methanolic Leaf Extracts from Dry Temperate Agro-climatic Region of Himachal Pradesh. J Plant Sci [Internet]. 2012 May 1 [cited 2018 Sep 19];7(5):194–200.
  3. Cheng J, Kondo K, Suzuki Y, Ikeda Y, Meng X, Umemura K. Inhibitory effects of total flavones of Hippophae Rhamnoides L on thrombosis in mouse femoral artery and in vitro platelet aggregation. Life Sci [Internet]. 2003 Apr 4 [cited 2018 Sep 19];72(20):2263–71.

¿Te gustó el artículo?

Vota para ayudarnos a destacar y recomendar los mejores artículos:


Artículo publicado por Susagna Muns Camp el 25 Septiembre 2018.