Formación profesional en terapia craneosacral biodinámica

Formación profesional en terapia craneosacral biodinámica

Curso/Taller · Presencial

¡Nueva modalidad! 14 seminarios de 3 días cada uno...

...

Detalles del evento

Este evento se ha realizado anteriormente en: Aulesti (Vizcaya).

Formación en craneosacral biodinámica: Estar con las tres mareas.

El concepto Craneal reconoce que dentro del cuerpo hay una fuerza de vida dinámica, que puede ser palpada por el terapeuta, como movimiento sutil dentro de los tejidos y los fluidos. Se considera que esta fuerza de vida es el principio ordenante básico de la salud corporal.

Dentro del sistema humano, esta fuerza es la que sustenta, mantiene e integra las funciones celulares y de los tejidos, junto con los diversos procesos fisiológicos que permiten al organismo funcionar como una totalidad.

Aproximación biodinámica al tratamiento

La aproximación biodinámica al tratamiento consiste en seguir los principios ordenantes naturales que el cuerpo usa para mantenerse sano y curarse. El terapeuta aprende a desarrollar las habilidades necesarias para potenciar estos procesos de autocuración, que se producen en el contexto de la consulta.

Entre estas habilidades se incluyen:

  • Un amplio conocimiento del desarrollo embriológico del cuerpo humano.
  • Reconocer y estar con las mareas.
  • Apreciación práctica de la organización de las relaciones anatómicas del organismo, así como de los distintos espacios corporales entre sí.
  • Consciencia palpatoria de la sensación y naturaleza de los distintos tejidos y fluidos corporales, así como la habilidad de diferenciar las cualidades diferenciales entre ellos.
  • Experiencia del arte de tocar y ser tocado, con respeto y presencia, favoreciendo un espacio contenido, donde se facilite el proceso de autosanación, sin juicios ni expectativas.

Origen

El Dr. Sutherland (1872-1954), discípulo directo del Dr. A. T. Still (1828-1917) (padre de la osteopatía), imbuido de sus enseñanzas, lleva el concepto osteopático al nivel craneal y descubre que los huesos del cráneo tienen movimiento, que están unidos entre sí por medio de membranas que les aportan unidad de funcionamiento y relación entre ellos, y que por medio de una de esas membranas, la duramadre, se conectan con la columna vertebral, llegando hasta el sacro, y por lo tanto incluyéndolo en la misma relación.

Después de largos años de mantener la atención en estos pequeños movimientos de huesos y membranas, y permanecer abierto a nuevas posibilidades, comenzó a identificar el movimiento propio del cerebro y las fluctuaciones rítmicas del líquido cefalorraquídeo.

De la unión de estos conceptos surgió la idea del Movimiento Respiratorio Primario y decidió llamarlo así por tener un ritmo parecido al de la respiración, pero primario, pues éste surge antes que la respiración pulmonar, y aún se puede percibir instantes después de la muerte clínica.

Durante más de 50 años se esforzó por entender y sentir esta dinámica y los efectos que ello producía en el organismo, llevándolo a formular los siguientes principios, base de la Terapia Craneosacral:

  • La fluctuación inherente del líquido cefalorraquídeo.
  • La motilidad inherente o habilidad del cerebro y de la médula espinal, de moverse dentro de sí- mismos.
  • El sistema de membranas de tensión recíproca, que son las membranas que contienen el líquido cefalorraquídeo.
  • La movilidad de las suturas craneales y el movimiento involuntario del sacro entre los ilíacos de la pelvis.

Al principio de su experiencia clínica, basó su trabajo en descubrir la constitución craneal de sus pacientes y en ayudarles a restablecer la armonía, lo cual realizó mediante manipulaciones en los distintos huesos y membranas, lo que proporcionaba considerables efectos terapéuticos.

Con el tiempo fue reconociendo el Impulso Rítmico Craneal, no sólo en los huesos del cráneo, sino también en todo el organismo, observando que cuando la salud se ve alterada por cualquier motivo, esta fluctuación natural en forma de “Marea”, se ve modificada ofreciendo por lo tanto una valiosa información al terapeuta entrenado. De esta forma comenzó a escuchar la Historia que el organismo le contaba, a través de sus movimientos.

Seis años antes de su muerte, Sutherland detectó una Fuerza Inteligente, propia de la Vida, que tiende hacia la armonía, una energía que generaba una corrección del interior del organismo, sin la influencia de fuerzas externas por parte del terapeuta.

A esta energía organizadora inteligente, procedente de un espacio de quietud, y que se manifiesta en forma de mareas, con determinada frecuencia vibratoria, él la denominó el Aliento de Vida, y ésto cambió su enfoque terapéutico, volviéndose sumamente respetuoso con el cliente y su propio sistema de autorregulación, acercándose a él mediante un toque más sutil y profundo.

Formación

  1. La primera parte del programa de formación se enfoca en el desarrollo de las habilidades del terapeuta, las habilidades de palpación y las habilidades interpersonales.
  2. Con esta experiencia básica, el terapeuta empieza a explorar relaciones anatómicas más detalladas y sus interrelaciones con el resto del cuerpo. Cada área de estudio se desarrolla gradualmente y más adelante se revisa y combina con otras áreas relacionadas. Dentro de la formación, cada área de estudio contendrá instrucciones detalladas relativas a:
    • La anatomía y su desarrollo embriológico.
    • Las habilidades de palpación asociadas con sistemas corporales específicos.
    • Evaluación de estados de salud y restablecimiento de estados de equilibrio naturales.
    • Conexiones terapéuticas y habilidades craneales relacionadas.
  3. Habiendo desarrollado una profunda receptividad a través de la palpación, el terapeuta aprende a conectar con el sistema del cliente al nivel requerido para que dicho contacto sea terapéuticamente benéfico dentro del contexto de la consulta.

Se estudian y aplican procesos de integración, y se aprenden maneras específicas de trabajar con enfermedades concretas.

Visión general

Habilidades palpatorias y aproximación al tratamiento

El desarrollo de las “Habilidades de conciencia y perceptuales” forma el núcleo del trabajo del curso, y es la base de todo el aprendizaje subsiguiente del programa de formación.

Los terapeutas aprenden a crear un centro neutral desde el que encontrarse y relacionarse con el sistema del cliente y en los primeros seminarios se estudian las áreas siguientes:

  • Habilidades perceptuales y de palpación.
  • Habilidades interpersonales y conciencia de las fronteras entre terapeuta y cliente.
  • Habilidad para palpar la motilidad de fluidos y tejidos.
  • Movimiento recíproco y estados de tensión equilibrada.
  • Principios embriológicos que subyacen en el proceso de curación craneosacral.
  • Habilidades verbales y relacionadas con el proceso.

Aplicación práctica de las habilidades básicas a áreas de estudio específicas

  • Fluidos
  • Puntos de parada.
  • Sistema Nervioso Central.
  • Sistema de membranas de tensión recíproca.
  • Huesos craneales.
  • Organización corporal global: columna y pelvis.
  • Articulaciones y espacios corporales.
  • Relaciones del rostro y el cuello.
  • Integración visceral.
  • Trabajar con bebés, niños y familias.

Planificación del tratamiento y establecimiento de una consulta

  • Planificación del tratamiento y el proceso de integración.
  • Establecimiento y gestión de una consulta.

Formato de enseñanza y estudio

El método de enseñanza incluye conferencias, el uso de ayudas visuales, demostraciones, sesiones guiadas, trabajo de visualización, exploración y consulta en pequeños grupos, supervisión y sesiones de feedback.

El feedback sobre palpación y habilidades terapéuticas tiene como objetivo sustentar y nutrir las capacidades del terapeuta. Cuando sea posible, el feedback se adaptará al estilo de aprendizaje personal del estudiante. La evaluación del progreso del terapeuta durante la formación se basa en la capacidad del terapeuta para autoevaluarse con relación al contenido del curso. Los procesos de autoevaluación se producen regularmente durante la formación. El estudio continúa entre módulos de formación, e incluye sesiones del trabajo estudiado durante los módulos anteriores, trabajos escritos, lecturas y autoevaluación continua.

Se pide a los estudiantes que tomen notas de sus sesiones de práctica. Las “sesiones de práctica” se realizan con “clientes en práctica”, que establecerán una relación “no profesional y gratuita” con el alumno. Los clientes de las sesiones de práctica deben entender que el propósito de las sesiones es únicamente favorecer el proceso de aprendizaje de los estudiantes. Si los clientes de las sesiones de práctica necesitan asistencia profesional, serán remitidos a un terapeuta cualificado. Los alumnos recibirán supervisión y feedback de las sesiones de práctica durante los seminarios. El progreso de los alumnos se evalúa de manera continuada a lo largo de la formación, e incluye la evaluación del trabajo escrito, de las habilidades palpatorias y de los informes de autoevaluación. Se pide a los alumnos que completen a tiempo todas las tareas de casa.

Se espera que los alumnos reciban sesiones regularmente de un terapeuta cualificado dentro de los dos años de duración del curso para potenciar su propia salud y progresar en la aplicación del trabajo.

Autoevaluación en lugar de exámenes

Esta formación no tiene exámenes escritos. Se hace un seguimiento del progreso y de las habilidades a través de diversas formas de autoevaluación aplicadas a lo largo de la formación. La autoevaluación se realiza a través de diarios personales, entrevistas y sesiones de feedback práctico.

Más adelante en la formación se completa un amplio informe de autoevaluación que se revisará en compañía de los tutores. Esto permite identificar el progreso realizado y establecer objetivos para que cada estudiante alcance los requisitos necesarios para la graduación. Este proceso incluye una supervisión constante que ayuda enormemente a los tutores a satisfacer las necesidades individuales de cada alumno, permitiendo que se gradúen como terapeutas seguros, hábiles y dotados de abundantes recursos. El proceso de autoevaluación también tiene como intención preparar al alumno para el tiempo en que trabajará en su consulta. Las habilidades pre-requeridas de presencia, contacto y escucha son fundamentales para la práctica de la Terapia Craneosacral, pero, por encima de todo, el terapeuta tiene que reflexionar y discernir el mejor modo de trabajar con cada cliente individual.

Por este motivo conviene hacer un seguimiento del propio camino que uno ha seguido en el proceso de aprendizaje, pues revela nuestros puntos fuertes y nuestra intuición personal, que de otro modo pasaría desapercibida o no sería valorada. Este proceso de discernimiento podrá ser aplicado conscientemente en el entorno de la consulta.

Programa

Formación profesional acreditada de 44 días, repartida en catorce seminarios de 3 días cada uno.

Nivel I: Habilidades del terapeuta: palpación y comunicación

  • Seminario 1: El hogar de lo sagrado (Visión Biodinámica). El santuario de la vida.
    • Encarnar la Marea. Resonancia.
    • Estar con la Marea y la Quietud.
    • Presencia de la Marea.
    • Habilidades en cuanto a Contacto, Relación y Límites.
    • Habilidades Terapéuticas y de Palpación.
  • Seminario 2: La marea y la vitalidad.
    • Alquimia Interna.
    • Acumulación de Recursos Internos.
    • Quietud. Puntos de Parada y Las Tres Mareas.
    • Exploración Práctica del Desarrollo Embriológico.
    • Principios de Autosanación.
  • Seminario 3: Comunicación.
    • Trabajar con la Sabiduría del Cuerpo y los Principios de Sanación.
    • El Principio de Tensegridad.
    • Habilidades del Proceso.
    • Parte uno: Introducción a las habilidades verbales del trabajo corporal terapéutico.
    • Proceso de Autorregulación.
  • Seminario 4: El paisaje sagrado. Anatomía viviente.
  • Inteligencia Corporal.
  • Habilidades de Seguimiento: Escuchar el Lenguaje del Cuerpo.
  • Diferenciación. Sentir Cualidades, Ritmos y Pulsaciones de los diferentes Tejidos Corporales.
  • Comunicación con el Detalle y con la Totalidad: Columna Vertebral, Membranas Durales, Fluidos Cerebroespinales.

Nivel II: Lo sagrado en acción

  • Seminario 5: Estructura y totalidad.
    • Introducción a la Energía Estructural.
    • Diferenciación de Huesos, Músculos y Ligamentos.
    • La Columna y La Cabeza.
    • Articulaciones y Extremidades.
    • Habilidades del Proceso. Parte Dos.
  • Seminario 6: La circulación de la vida. El corazón y su campo.
    • Las Mareas y la Circulación.
    • El Corazón. Arterias y Venas.
    • Los Vasos Sanguíneos y el Flujo Sanguíneo.
    • La Energía del Chakra Corazón y el Campo del Corazón.
    • La Sangre como Contadora de Cuentos.
    • El Ritmo y El Flujo. Pulsos e Historias.
    • La Sangre, La Vitalidad, El SER.
  • Seminario 7: Los siete océanos.
    • Chakras: Centros Energéticos.
    • Energía Triuna. El Caduceo.
    • Estructura y Función como Proceso Energético.
    • El Sistema Endocrino.
    • Los Ventrículos Cerebrales.
    • La Actitud Sagrada.
  • Seminario 8: La geometría sagrada del cuerpo.
    • Armonías Proporcionales del Cuerpo.
    • Relaciones con la Gravedad.
    • El Tejido Conectivo.
    • Relaciones Craneo-Pélvicas.
    • Relación: Cabeza-Nuca-Hombros.
    • Relación Columna-Pelvis.
    • Habilidades del Proceso. Parte Tres.
  • Seminario 9: Encontrarse con el mundo. Inteligencia visceral.
    • Energía Constitucional: El Endodermo.
    • Proceso Funcional de las Vísceras.
    • Palpación de las Vísceras.
    • Interrelación Visceral.
    • Relaciones Neuro-Viscerales.
    • Relaciones Neuro-Viscerales de la Cara.
    • Habilidades del Proceso. Parte Cuatro.
  • Seminario 10: Embarazo, nacimiento y desarrollo temprano.
    • Trabajo con bebes y familia.
  • Seminario 11: Integridad neural.
    • Energía Constitucional: El Ectodermo (Tejido Neural).
    • Integración Neural: El Sistema Nervioso Central, El Sistema Nervioso Autónomo, Nervios Craneales.
    • Segmentos Facilitados.
  • Seminario 12: Encontrarse con el mundo. Inteligencia visceral. Part two.
  • Seminario 13: Integridad neural. Part two.
  • Seminario 14: La circulación de la vida. El corazón y su campo. Part two.

Modalidad

  • 14 Seminarios de 3 días cada dos meses.
  • Total de horas presenciales: 330h.
  • Entre cada seminario, el alumno tendrá que practicar lo que se habrá visto en el seminario anterior, estudiar los componentes teóricos como la anatomía y hacer trabajos de lectura.
  • Se calcula que el alumno practicará dos sesiones a la semana.
  • En total, el alumno trabajara mínimo 120 horas en casa entre prácticas y estudio.
  • El total de la formación certificada es de 450 horas (330 lectivas).

Certificación

La formación está certificada por:

  • Craniosacral Therapy Association (CSTA UK, Inglaterra)
  • Asociación Española de Terapia Craneosacral (España).

El certificado de ”Graduado en Terapia Craneosacral” que se entrega al alumno al finalizar la formación permite darse de alta en las dos asociaciones como terapeutas profesionales.