Flores de bach para la rabia, los celos, la envidia y el resentimiento

Tratando la rabia, los celos, la envidia y el resentimiento con flores de bachNinguno de nosotros querríamos sentir estas emociones, pero la verdad es que todos conocemos perfectamente estas sensaciones.

La ira es un sentimiento muy poderoso a la vez de inútil. Gasta nuestras energías y no nos aporta nada, excepto quizás, una barrera de protección o una forma más de dominar a los otros.

El precio a pagar por mantener esta emoción es muy alto para nuestro cuerpo. La ira, la desconfianza, el rencor, etc.. activan en el cuerpo los mismos mecanismos que si sufrieramos una amenaza o estuviéramos en una situación de urgencia. (el conocido estrés)  al ser una emoción que tiende a cronificarse, estos niveles de adrenalina y cortisol, el aumento del ritmo cardíaco, aumento de la presión sanguínea, de los niveles de glucosa y bajada de defensas, ralentización del funcionamiento intestinal etc.. nos pueden provocar pérdida de sueño, de apetito, caída del cabello, trombosis, etc..

A nivel emocional no impiden pensar con claridad, ver a la otra persona con empatía y entender su punto de vista. Si estamos sintiendo odio, será muy difícil reprimirlo y afectará a todas las áreas de nuestra vida donde implique relacionarse con otra persona, impidiendo así la entrada y el fluir del amor en nuestras vidas.

Podemos reaccionar a la ira de diferentes maneras, según la persona y el momento.

Podemos intentar reprimirla, la cual es bastante difícil, porque irá creciendo en nuestro interior y sin que nos demos cuenta comenzaremos a sentirnos víctimas inocentes de un destino inmerecido. Poco a poco iremos vertiendo este veneno al exterior de forma pasivo-agresiva, detestando la felicidad ajena y haciendo cuanto esté en nuestra mano para que todos se sientan igual de infelices como nos sentimos nosotros.

Podemos desahogarnos con otras personas ajenas a la causa que originó el enfado,  al no resolverse nunca el motivo que nos hirió, nunca pararemos de sentirnos así, y cómo nuestras acciones provocan reacciones, nuestra relación con el entorno se verá seriamente dañado, enfureciéndonos aún más. Holly

Puede llegar a ser tan intensa que nos haga perder completamente la razón y el control de nuestros actos, llegando a plantearnos el suicidio o la violencia para resolver el problema. Cherry Plum

La envidia por lo que poseen lo otros, ya sea amor, vienes materiales, estatus social, etc.. nos hace sentir infelices con lo que tenemos, imaginando a el que posee el objeto de nuestro deseo como causante de nuestra infelicidad.

La represión, el desahogo injustificado, la violencia, la envidia.. no solucionan el conflicto que origina el sentimiento de ora. Lo que debemos hacer es solucionar la fuente del conflicto. Si no podemos hacerlo, porque ha sido provocado por un trato injusto de una persona y esta no está disponible o no quiere solucionarlo, o si ha sido por un despido, un accidente, una relación amorosa que ha llegado a su fin etc.. Deberemos solucionarlo con nosotros mismos, de manera que podamos aceptar lo que ha ocurrido, conocer nuestros sentimientos acerca del hecho, procesar la situación, calmar nuestras emociones y buscar una manera creativa para seguir adelante sin que este suceso nos impida vivir la vida de manera armoniosa.

Las flores de Bach nos pueden ser muy útiles en este proceso, ya que detienen la continuidad del sentimiento y permiten que el amor entre en nuestra vida.

Artículo publicado el 18 Febrero 2011. Última modificación el 12 Diciembre 2016. Valoraciones: 4.6 de 5 en 7 votos.