El sueño y el cerebro

lectura de 6 minutos
...
El sueño y el cerebro

Para el cerebro el sueño es como una cura intensiva porque lo recompone física, psíquica y emocionalmente. Si no descansa el cerebro le cuesta guardar recuerdos, aprender y encontrar soluciones a los problemas, esto forma parte del desarrollo personal.

Siempre decimos o escuchamos que dormir es muy bueno, pero a veces no sabemos por qué. Bien, pues no sólo es por la forma física, cómo nos sentimos durante el día, sino también para el humor, que lo refuerza y recarga de energía.

Algunas personas disfrutan con el sueño, es un gran placer dormir, sin embargo otras lo pasan realmente mal, es un gran problema, eso les pasa a las personas insomnes.

Hay incluso, quienes lo ven como una obligación que tienen que pasar cada noche, con lo que le intentan quitar al día las máximas horas posibles para hacer las horas del descanso más cortas. A corto plazo esto puede dar resultado, pero a la larga puede resultar justo lo contrario: si no se descansa lo suficiente baja la capacidad para concentrarse y para disfrutar. La falta de sueño puede arriesgar la salud, incluso las relaciones. Necesitamos tanto el sueño como dormir, si no durmiésemos durante días o semanas podríamos llegar a morir.

Hasta hace muy poco tiempo se creía que el sueño era simplemente desconectar el cerebro, se creía que era una pérdida de tiempo, donde no pasaba nada, sólo que el cuerpo estaba quieto sin hacer nada. Se veía como una tontería dormir, cuando en su lugar se podrían hacer otras muchas cosas.

A finales del siglo XIX se empezó a percibir la importancia del sueño. Los científicos señalaban que dormir servía para afianzar lo vivido durante el día, para así dejar que al siguiente día se pudiese obtener más información. Pero tuvo que pasar casi un siglo para demostrar que eso era verdad y que aunque el cuerpo está descansando, el cerebro sigue trabajando pero con más intensidad.

En la noche el cerebro solamente trata, organiza y guarda lo vivido en el día. Escoge la más destacada y la ordena para poder usarla al día siguiente de manera práctica, a la vez que se deshace de la información que no considera importante. El cómo lo hace sigue siendo un misterio.

Un recuerdo se crea al fijarse una unión entre miles de neuronas. Cuando se invoca el recuerdo se reactivan esas combinaciones de sinapsis. Para que esto suceda el recuerdo debe atravesar un proceso largo y complicado.

Las primeras horas son fundamentales. El recuerdo está guardado en el hipocampo esperando que el cerebro decida lo que va a hacer con él, donde debe luchar con otros miles de recuerdos y hacerse un sitio en las neuronas. Si no se consigue fijar bien se mezclará con otros recuerdos, o también puede ocurrir que el cerebro lo deseche y se pierda. Lo que hace el sueño es que fortalecer las conexiones entre las células nerviosas para que el recuerdo se fije y no se mezcle con otros parecidos. Aquí juegan un gran papel las emociones, ya que se recuerda mejor lo que os ha emocionado.

Frecuentemente las decisiones importantes brotan después de dormir. Porque el cerebro aparte de fortalecer los recuerdos, examina los datos para poder descubrir relaciones entre ellos, reconocer lo básico y deshacerse de lo que no sirve.

Hay a quienes les basta con dormir poco, pero para un adulto las horas aconsejadas están entre las siete y la ocho horas y media. Aunque no todo el mundo necesita las mismas horas, hay quien necesita más y también hay quien necesita menos. Los niños de entre tres y cinco años necesitan de unas 13 horas, mientras que los de 10 o 12 duermen unas 10 u 11.

Algunas veces intentamos robarle horas al descanso para hacer más largo el día, bien para trabajar más o bien para hacer actividades sociales. Tal vez pensemos que así aprovechamos mejor el tiempo, pero no dormir las horas suficientes puede traer varios problemas a corto y largo plazo; un descanso inadecuado puede afectar a nuestra biología que no está preparada para la falta de sueño.

No descansar produce impaciencia, entorpece la concentración, dificulta el aprendizaje y la adquisición de experiencias, resta energía y aumenta la irritabilidad. Aparte de que si no descansamos adecuadamente estamos propensos a tener obesidad. La falta de horas de sueño altera el metabolismo de los hidratos de carbono y el azúcar, con lo que aumenta la diabetes tipo 2. También comienza la segregación de cortisol, la hormona del estrés, que favorece la acumulación en el abdomen.

Igualmente de perjudicial es el abuso de horas de sueño. Nueve horas diarias de sueño para un adulto tiene el mismo riesgo que dormir menos de seis, que está relacionado con una morbilidad alta.

Soñar es tan necesario como dormir. Cada día dedicamos unas dos horas a soñar; esto sucede en la fase REM, la fase de sueño más profundo, ahí se activan zonas cerebrales que se utilizan en el aprendizaje. Aparte de que es muy placentero pasar la noche viviendo fantasías increíbles, visitando lugares, o tal vez volando. Soñar es una especie de entrenamiento emocional.

Por ejemplo, las comadronas a menudo sueñan que dan a luz, aunque nunca hayan tenido hijos. Eso les aporta una comprensión y una sensación de las emociones y el dolor que se vive en el parto que de otra manera no podrían tener.

Así soñar es una manera de ponerse en la piel del otro y entender lo que se siente. Tal vez este sea otro mecanismo que nos ha entregado la evolución, porque solos no hubiéramos podido llegar hasta aquí, nos hubiésemos extinguido. Somos seres sociales, por eso necesitamos el contacto recíproco. Y yo pregunto: ¿no es soñar una manera de conseguirlo?

Hay que trabajar ocho horas y dormir ocho horas, pero no las mismas.
Woody Allen


¿Te gustó el artículo?

Vota para ayudarnos a destacar y recomendar los mejores artículos:


Artículo publicado por Enrique Jiménez Martín el 9 Mayo 2012. Última modificación el 1 Mayo 2018.