Tratamiento de los trastornos de la sexualidad en pareja

Recomendado lectura de 13 minutos
...
Tratamiento de los trastornos de la sexualidad en pareja

Tratamiento de vaginismo, anorgasmia, falta de deseo, impotencia y eyaculación precoz.

En Terapia Breve Estratégica tenemos el convencimiento de que los trastornos de la sexualidad, si quitamos los que son por causas de disfunciones fisiológicas, en un tanto por ciento muy elevado que sobrepasaría el 90%, son de causa relacional con la pareja.

Ya que muchos de estos trastornos se muestran precisamente en esa relación con la pareja, estas disfunciones y molestias desaparecen en grados muy significativos en su intimidad individual, no sufriendo de tales molestias o trastornos.

En Terapia de Pareja relacionamos las relaciones afectivas y de la sexualidad con el sentimiento del amor, y definimos el "Amor" en la pareja o matrimonio como el jinete que conduce un carruaje tirado por un caballo.

El amor en la pareja está fraguado por intimidad, afectividad y compromiso:

  • El compromiso se refiere a los acuerdos y obligaciones que la pareja ha establecido: hijos, familia, casa, trabajo, economía, proyectos de familia, etc.
  • La intimidad es la capacidad de poderte sincerar con tu pareja, de poderte expresar con total normalidad y con la seguridad de que serás escuchado y comprendido, en definitiva, poder expresar a tu pareja como te sientes en cada momento, sin miedo a ser rechazado.
  • La afectividad es la capacidad de dar y recibir afecto, caricias, placer, relaciones placenteras y de sexualidad, gozo y deseo del otro, en definitiva, placer y felicidad.

El amor es el jinete que va montado en el carruaje, donde el caballo es el compromiso, una rueda es la afectividad y la otra la intimidad.

El carruaje del amor

Cuando detectamos que el carruaje no camina de forma correcta y el amor en la pareja se resiente, se ralentiza o se deteriora, debemos explorar si alguna rueda se ha roto o el caballo está agotado.

  • El compromiso es un auténtico percherón, y ha ido tirando con fuerza a pesar de que una rueda o las dos se han ido deteriorando, la afectividad y la intimidad.
  • En otras, el caballo es un potro joven y enclenque que ante el menor roce de una de las ruedas se cansa con facilidad.

En el caso que hoy nos ocupa es una de las ruedas la que ha quedado mal trecha, la rueda de la afectividad y las relaciones placenteras de la sexualidad con nuestra pareja.

Por eso, en Terapia Estratégica tratamos los problemas de sexualidad dentro de la Terapia de Pareja porque son uno de los tres elementos principales que fraguan la pareja y hay que afrontarlo y superarlo en pareja.

Siempre les pido a las parejas o matrimonios que reflexionen sobre qué aspectos han podido deteriorar su deseo y afectividad y que miren y se pregunten antes de empezar la Terapia de Sexualidad en Pareja si tienen un carruaje de oro deteriorado, o tiene un carruaje de plomo recubierto de oro y por eso se deterioró. Porque en la próxima sesión, la rueda de la intimidad soportara todo el peso de la recuperación.

Es esencial que la pareja pueda expresar cómo se siente, con toda sinceridad y con la seguridad que él otro lo acoja y le dé soporte y comprensión a su estado ya que, sin esta comprensión y apoyo, no existe pareja y será gracias a este apoyo y comprensión que la Terapia de Sexualidad en Pareja será efectiva.

Qué sucede en una relación de intimidad afectiva y sexualidad

Vamos a ver primero qué es lo que sucede en una relación de intimidad afectiva y sexualidad en la pareja.

Con los dos apellidos “Masters and Johnson”, se conoce popularmente al matrimonio formado por el famoso ginecólogo William Masters y la sexóloga Virginia Johnson. Juntos estudiaron la respuesta sexual humana, realizando un exhaustivo estudio en el que participaron diferentes parejas. Tras su observación y análisis de los datos obtenidos de los encuentros sexuales de las personas que participaron en el estudio, diferenciaron 5 fases en la respuesta sexual humana:

  1. Deseo
  2. Excitación
  3. Meseta
  4. Orgasmo
  5. Resolución.

Gráfica mostrando los ciclos de las 5 fases del estudio de Masters and JohnsonComo vemos en esta gráfica que muestra el estudio de “Masters and Johnson”, los ciclos de las 5 fases son distintos en hombres y mujeres.

Esto de por si ya marca una diferencia conductual que hay que tener en cuenta ya que, para igualar la duración de los dos ciclos, llegando al mismo tiempo de resolución el hombre y la mujer, hay que incidir en cambios conductuales, tanto de la mujer como del hombre. Vemos que el hombre tiene un ciclo rápido de excitación y corto de meseta, y la mujer un ciclo lento de excitación y largo de meseta.

“Masters and Johnson” encontraron en esta diferencia, no una desventaja sino todo lo contrario. La ventaja que permitirá la solución de los trastornos de la sexualidad tanto femenina como masculina, eso si, con la colaboración y el trabajo de los dos componentes de la pareja de él y de ella.

Y será gracias a esa colaboración de él en los trastornos de sexualidad de ella (vaginismo, dispareunia, anorgasmia, falta de deseo) los que permitirá sincronizar los ritmos, cambiar las creencias, aumentar la intimidad y conseguir superar el conflicto. Y será gracias a la colaboración de ella en los trastornos de sexualidad de él (disfunción eréctil, eyaculación precoz o dispareunia) los que permitirá sincronizar los ritmos, cambiar las creencias, aumentar la intimidad y conseguir superar el conflicto.

En la Terapia de Pareja y sexualidad:

La mutua confianza, es el nudo que aguanta todas las presiones.

La mutua confianza, es el nudo que aguanta todas las presiones.

¿Qué se entiende por un trastornos de la sexualidad en pareja?

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales en sexualidad DSM-IV-TR (APA, 2000) establece atendiendo a las diferentes etapas de la respuesta sexual:

  1. Trastornos del Deseo Sexual:
    1. Deseo sexual hipoactivo
    2. Trastorno por aversión al sexo
  2. Trastornos de la Excitación Sexual:
    1. Trastorno de la excitación sexual en la mujer
    2. Trastorno de la erección en el hombre
  3. Trastornos del Orgasmo:
    1. Trastorno orgásmico femenino
    2. Trastorno orgásmico masculino
    3. Eyaculación Precoz
  4. Trastornos por Dolor:
    1. Dispareunia
    2. Vaginismo

Todos ellos son tratados en consulta con las técnicas de:

  • Terapia de Sexualidad en Pareja, aplicando técnicas complementarias de Prescripciones Estratégicas, basadas en estudios de Giorgio Nardone, fundador de la Terapia Breve Estratégica.
  • Las técnicas de sensibilización sensorial y afrontación de “Masters and Johnson”.
  • Las técnicas de Desprogramación y Reprogramación Emocional, por movimientos oculares EMDR.
  • Y sesiones de cambio de creencias y reestructuraciones con las técnicas de la Terapia Cognitivo Conductual y PNL Programación Neuro-Lingüística.

Estas terapias no usan ningún tipo de fármaco ni medicación. En el triángulo cognitivo de lo que pensamos, hacemos y sentimos, se centran en el aspecto conductual en lo que hacemos, reestructurando a partir de las acciones la cognición de lo que pensamos y sentimos. A modo de ejemplo y para la desmitificación de este tipo de terapias de sexualidad en pareja, os adelanto los tres primeros ejercicios conductuales y reestructurantes.

Primeras prescripciones de actuación en Terapia de Sexualidad en Pareja

Llegado a este punto, solo falta avanzar en la reestructuración y frotación en pareja del trastorno o disfunción en la relación a la sexualidad que está afectando el área afectiva y de intimidad de la pareja. A falta de detallar un caso en concreto, acertaremos que en un tanto por ciento muy elevado, las tres primeras prescripciones de actuación en Terapia de Sexualidad en Pareja, a modo de ejemplo, serían las siguientes:

1. Preparar el espacio y la duración del encuentro

El lugar ha de ser la alcoba, habitación dormitorio, acondicionada de forma confortable y adecuada para el fin de los encuentros, cama, colchón, almohadas, con temperatura agradable, luz tenue, se puede acompañar con música relajante, y disponer de ungüentos y aceites para el masaje, preparatoria a los ejercicios de contacto y frotación sensorial.

Ese lugar para tener vuestros encuentros ha de garantizar la seguridad de la intimidad, sin ser molestados ni interrumpidos durante el encuentro.

Preparar el espacio y la duración del encuentro

Acordar la duración de vuestros encuentros, según los ejercicios terapéuticos prescritos.

En un principio es la duración que establecéis para hacer los ejercicios, ½ hora, ¾ de hora, 1 Hora. Así podemos centrarnos por ese tiempo acordado en hacer el ejercicio, con el compromiso de no dispersarnos en otras cosas. Esto nos servirá para establecer mayores duraciones en nuestros próximos encuentros.

Es importante que este tiempo, poco a poco, se vaya incrementando pero, que siempre mantenga la calidad, fuera de improvistos de timbres, llamadas de teléfono, móviles, whatsapp, redes sociales, internet, etc., o situaciones que apremien la finalización del encuentro: citas de trabajo, familia, compromisos, etc. Tenemos de alguna forma que aislarnos de todo lo que esté fuera de la intimidad de la pareja ya que, si no, todo ello va a jugar en contra de la calidad del encuentro.

Es esencial que durante todo el encuentro la máxima prioridad sea vuestra pareja.

Y que el encuentro no se vea perturbado ni apremiado por ninguna circunstancia que suponga ir más aprisa, terminar antes, o no poder hacer todo lo deseado y dejarlo para otro encuentro. La premisa siempre es la calidad, ponerse pocas metas y que sean posibles de realizar tanto en el tiempo como en la cantidad.

2. Focalización sensorial

Desde hoy hasta la próxima sesión que nos veamos, os propongo que vuestros contactos sexuales sigan unas pautas diferentes a las de ahora. Durante el ejercicio, queda totalmente prohibido el coito o la penetración. Decidiréis de antemano el día o la noche en que vais a empezar este experimento.

Al llegar al dormitorio, ambos os desnudáis y os tumbáis en la cama. Es importante que haya luz suficiente para veros, tendréis que decidir si usar velas o bombillas tamizadas. Una vez desnudos, podéis lanzar una moneda para ver quién comienza. A continuación, seguid estas pautas:

  • El que comienza puede acariciar al otro todo el cuerpo excepto los genitales, y los pechos de ella. Comienza por detrás y después le da la vuelta para acariciarle por delante.
  • Tras diez minutos, cambiáis de papel, y el que ha sido acariciado ahora acaricia al otro durante diez minutos.
  • Quien está siendo acariciado puede abandonarse al placer y disfrutar, pero si se excita, no puede pedir nada al otro.
  • Lo importante es que os fijéis en vuestras sensaciones cuando os acarician y sois acariciados. Qué emociones y sentimientos os surgen. Qué parte de vuestro cuerpo os gusta más que os acaricien y cuál os gusta más acariciar.

Es importante que hagáis este ejercicio al menos tres veces desde hoy hasta la próxima vez que nos veamos en consulta. Podéis establecer de antemano el tiempo total del encuentro a voluntad, por ejemplo, en 40’ o 60’ minutos y repetir el ciclo, hasta conseguir el tiempo.

3. Reestructuración cognitiva, cambio de creencia

Siento placer al amar, siento placer al ser amado.

Quiero que te despreocupes de pensar si estás complaciendo a tu pareja o no, si estás actuando de una forma correcta o no lo está haciendo, si estás sintiendo mucho o poco durante la relación comparado con otras veces. Quiero que se despreocupes de todo ello.

A partir de esta sesión hasta la próxima vez que nos veamos, has el esfuerzo por sentir placer en lo que estás haciendo. Esto se hace de la siguiente manera:

Se tu quien tome la iniciativa en las relaciones amorosas, acordando con tu pareja cuando le apetezca tenerlas. Prepara los encuentros, el día, la hora y el lugar adecuados para hacer los ejercicios y recuerda siempre este lema:

Siento placer al amar, siento placer al ser amado.

Siento placer al amar, siento placer al ser amado.

Recuerda, siento placer al amar, siento placer al ser amado, y despreocúpate de todo lo demás referente al verbo amar, hasta la próxima sesión.


La finalidad de estos tres ejercicios iniciales del proceso terapéutico es conseguir el cambio conductual y de creencias con los cuales se relaciona la pareja. En Terapia Breve Estratégica tenemos el convencimiento que lo que no soluciona el problema, lo mantiene o lo agranda. Con este primer cambio conseguimos que dejen atrás sus formas repetitiva y fallidas de relacionarse íntimamente, dejar de hacer lo que hacen que siempre les conduce al fracaso o al miedo al fracaso. Por eso, evitan muchas veces el encuentro amoroso.

El iniciar una relación de esta forma ya es un gran cambio y hacerlo de una forma nueva, con creencias nuevas, supone un cambio total conductual, alterando la respuesta sexual de cada uno, que es la finalidad de la terapia y ajustar los ciclos de respuesta sexual en la pareja.

Este sería el inicio del proceso de una terapia sexual en pareja. Después ya hay una gran variedad de ejercicios adaptados y personalizados a cada caso y trastorno en concreto.

Sirva este articulo para desmitificar, todo lo relacionado con las Terapias de pareja y sexualidad, y darse cuenta de que la mayoría de los conflictos están creados por nuestras propias creencias, convicciones y conductas que nos generan estados emocionales inestables en nuestras relaciones.

La terapia de sexualidad en pareja trabaja en los tres ejes:

  1. lo que pienso,
  2. lo que siento,
  3. y lo que hago.

La terapia de sexualidad en pareja trabaja en los tres ejes: pienso, siento, hago

Si cambiamos los que hacemos con nuevos ejercicios y reestructuramos lo que pensamos, nos sentiremos distintos, habremos cambiado las emociones que harán que sigamos cambiando nuestra forma de pensar y cambiando lo que hacemos. Habremos invertido el sentido patológico por el cual vinieron a consulta, deshaciendo el camino andado por el cual generaron el trastorno o disfunción de base psicológica que ahora les afecta.

Con la intención de desmitificar, aclarar y exponer: toda terapia necesita de un proceso y éste empieza por afrontar de una forma distinta el problema que te afecta, obteniendo respuestas distintas hasta conseguir la resolución del problema. Y recuerda la reestructuración principal para todo lo que se refiere a trastornos de la sexualidad en pareja.

“Siento placer al amar, siento placer al ser amado” y despreocúpate de todo lo demás referente al verbo amar, hasta el próximo artículo.


¿Te gustó el artículo?

Vota para ayudarnos a destacar y recomendar los mejores artículos:


Artículo publicado por Jordi Ysas el 2 Agosto 2018. Última modificación el 3 Agosto 2018.