Terapia de vidas pasadas, ¿fantasía? ¿imaginación?

lectura de 3 minutos
...
Terapia regresiva aplicado a un paciente

La Terapia Regresiva tiene como principal objetivo el hacer consciente lo que está en el inconsciente.

Cuando el paciente llega a la consulta con un síntoma determinado, el terapeuta le ayuda a buscar el origen de dicho síntoma o patrón de conducta. Y en este sentido puede que aparezcan situaciones de esta vida, o bien situaciones que no pertenecen al ámbito de esta vida. Pero, si no son de esta vida, ¿de dónde proceden estas experiencias?

Esto me lo he inventado yo, ¿verdad?

Una pregunta muy común cuando finaliza una regresión en la que aparecen situaciones que el paciente no identifica como de su vida actual.

Hay que tener algo muy presente antes de juzgar la experiencia o incluso descartarla como tontería: todo lo que surja durante la sesión es la verdad del paciente, aunque parezca fantasía. Si está en su inconsciente constituye su realidad porque es la que domina su conducta y consecuentemente su vida.

El inconsciente es la realidad más verdadera para cada individuo. Es cuando lo hacemos consciente cuando realmente pierde su poder sobre nosotros, ya que entonces empezamos a decidir conscientemente si seguir con un determinado patrón, con una determinada conducta, o no. Y no importa que esa realidad que nos muestra el inconsciente se base en algo equivocado, para el paciente esa fantasía es real.

¿Cuántas veces nos ha pasado que, recordando con familiares o amigos vivencias comunes, discrepamos muchas veces en lo que ocurrió? Y es que cada persona tiene una percepción diferente de cómo fueron y cómo se desarrollaron los hechos pasados. Recordemos aquí lo que dice el Libro "Tibetano de los Muertos":

La vivencia absoluta de la ilusión es en sí misma la no-ilusión.

Objetivos de la Terapia Regresiva

Una vez más es importante recordar cual es el objetivo de la Terapia Regresiva: con ella trabajamos experiencias traumáticas después de rescatarlas del inconsciente. Las posibles vidas pasadas suelen aparecer espontáneamente como consecuencia de éste trabajo terapéutico. La Terapia Regresiva no se basa en la reencarnación y su finalidad no es probar la reencarnación, consecuentemente no es necesario creer en la reencarnación para someterse a una regresión. No hay necesidad de probar la veracidad de las vivencias . Es más, para el resultado terapéutico es totalmente irrelevante cuanto es mio y cuanto es fruto de mi imaginación.

El objetivo último y principal de la Terapia Regresiva es ofrecer una herramienta para sanar. Nos pueden parecer más o menos interesantes y curiosas las vivencias que aparezcan, pero lo realmente importante aquí es el despliegue de emociones con el que vive el paciente dichas situaciones y trabajarlas.

He aquí la reflexión con la que suelo despedir al paciente: es cierto que resulta fácil creer que nos hemos podido inventar ciertos hechos que no identificamos como de nuestra vida actual pero ¿inventarnos las emociones correspondientes y sobre todo, vivirlas hasta el límite? Que cada uno decida por sí mismo.

El Alma entiende lo que la mente no puede concebir.
Neal Donald Walsh, Conversaciones con Dios


¿Te gustó el artículo?

Vota para ayudarnos a destacar y recomendar los mejores artículos:


Artículo publicado por María Luzdivina Vidal Corbi el 3 Octubre 2018.