¡Los mejores foros de salud te esperan!
Regístrate gratuitamente para participar. Si ya lo hiciste, inicia sesión con tu usuario.
Foro compatible con Tapatalk!
Información y opiniones sobre crecimiento personal, autoconocimiento y motivación personal.

TEMA: La gran mentira.

La gran mentira. hace 6 meses 2 días #8138

  • Javier del Moral
  • Avatar de Javier del Moral
  • Desconectado
  • Moderador
  • Terapeuta TNDR y terapias energéticas.
  • Mensajes: 661
  • Gracias recibidas 93
  • Karma: 6
En una misteriosa aldea envuelta en una bruma muy espesa, constantemente todos los males acechaban a su alrededor, desde enfermedades desconocidas hasta el desaliento más triste que les invadía por dentro, era una situación tan abrumada que sus habitantes ya no eran capaces ni de levantar la vista del suelo, caminaban sin rumbo concreto, ausentes de la vida y con un vacío que aún teniéndolo todo no alcanzaban a comprender por qué no eran felices y porque siempre estaban sumidos en la penumbra, en la ceguera, en el desaliento, e incluso pensamientos si merecía la pena seguir viviendo en esa triste vida que mutilaba el brillo de sus ojos.
Una joven muchacha se resignaba por completo ante tal bruma espesa, que acechaba apresando en su turbia oscuridad como un voraz depredador capaz engullir todo a su alrededor e incluso la propia vida. La muchacha armada de valor observaba la espesa bruma, y sin más titubeos le preguntó -¿Por qué nos haces enfermar y cegar nuestra vida, cuando lo que más deseamos es ser felices? La bruma se detuvo en su continua trayectoria, escuchando las palabras de aquella joven muchacha, mantuvo el silencio durante varios minutos, pero sin respuesta alguna. La muchacha volvio de nuevo a preguntar, pero esta vez con un tono de voz más elevado, de nuevo el silencio sin respuesta. La joven comenzó a enojarse, pues le estaba pidiendo de corazón que respondiera a su pregunta, pero al ver que cada vez era mayor la ignorancia de la bruma, más crecía su ira, hasta el punto de gritar con tono amenazante que ya no podía soportar más la situación y que le respondiera de una vez todas. La bruma accedió a su petición, respondiendo a su pregunta. {Bruma} - Al principio seguía mi camino, cuando tu tono de voz era tranquilo no me afectaba, tan solo escuchaba y seguía mi rumbo, pero cuando te has enojado y elevado el tono de voz, tu negatividad a hecho cargar mi bruma, añadiendo un peso considerable del cual debo de arrastrar en mi camino por toda tu aldea. La muchacha esta vez con más calma le volvio a preguntar - ¿Y por qué nos haces enfermar y apagar nuestras vidas arrastrando la oscuridad? {Bruma} - Yo solo soy una bruma, sois vosotros-as quienes alimentáis mi oscuridad cuando os muestran escenas negativas e incluso os rodean constantemente de ellas para que luego se conviertan en pensamientos constantes, haciendo que vuestra vibración cambie y emane lo mismo que observáis y pensáis , creando un circulo opresor que esclaviza vuestra libertad, vuestra felicidad y energía, cayendo en picado hacia la enfermedad y el vacío. {Joven muchacha} ¿Y qué pensamiento positivo se puede tener para sanar a la negatividad? {Bruma} - Es sencillo, rodearte de amor en vez de oscuridad.
La bruma comenzó a alejarse y los aldeanos comenzaron a levantar la cabeza mirándose a los ojos, gesticulando sonrisas e incluso ver más allá de lo que antes no podían ver, comprendiendo el significado de sus vidas, alejando la enfermedad y aportando bienestar general allí por donde caminaban, con un contagiado brillo en sus ojos.
En una turbia ciudad, observan a los aldeanos con cierta intriga al ver que eran tan felices, incluso se atrevían a juzgar con miles de conjeturas, hasta que un grupo decidió visitar la aldea para ver que estaba pasando... Durante el camino, el grupo solo hablaban de todo lo malo que les estaba pasando en la vida, de toda la basura y penurias que estaban viviendo e incluso viendo en todos medios informativos. Los aldeanos veían venir al grupo, pero no estaban solos, les acompañaba la bruma, la cual cada vez se iba haciendo más grande. La joven muchacha salio corriendo hacia al grupo antes de que la bruma llegara a la aldea, pues conocía muy bien a la bruma y no podía permitir volver a caer en su oscura densidad. Se interpuso en el camino alentando al grupo de que no podían seguir avanzando, pues no era el camino a seguir. El grupo muy extrañados se miraban unos a otros sin saber por qué una joven muchacha les impedía el paso si no estaban haciendo nada malo y solo iban a mirar. {joven muchacha} Lo sé que solo queréis ver qué sucede en nuestra aldea, pero no lo vais a ver hasta que primero veáis la densa bruma que tenéis vuestras cabezas, alimentada por constantes pensamientos negativos, en vez de positivos, un bruma que sigue su camino, pues solo es una bruma la cual depende de nuestra calidad en los pensamientos y la forma de verlos. Si se le grita la bruma crecerá, pero si se la conoce desaparecerá. Uno del grupo preguntó -¿Cómo puedo conocer a la bruma? {joven muchacha} la bruma la acabas de conocer, es la gran mentira que asola la humanidad, una estrategia fomentada hacia el control de las grandes masas, esclavizándolas en sus propios pensamientos alimentados por bajas vibraciones generadas desde las oscuridad y su entorno, como medio de propagación hacia una disfrazada y clandestina epidemia. {grupo} - ¿y cómo podemos cambiar ? {bruma} -yo solo soy una bruma y nada más.



Javier de Moral
Última Edición: hace 6 meses 1 día por Javier del Moral.
Para participar debes estar registrado.