Craneo-Sacral y Odontologia

Trabajo en equipo entre el dentista, ortodoncista y el terapeuta craneosacral

La terapia craneosacral incluye la suave manipulación y la normalización de los huesos craneales y los tejidos relacionados, también implica el tratamiento de las membranas meníngeas que proporcionan la estructura dural del cráneo, así como su continuación hasta el sacro.

Cualquier desequilibrio del sistema cráneo-sacro puede dar lugar a desequilibrios de muchas estructuras anatómicas, así como producir una multitud de síntomas no deseados.

La terapia craneosacral puede ser muy eficaz en el tratamiento de las asimetrías faciales, desequilibrios craneales y de los tejidos blandos hipertónicos de la cabeza. Estas condiciones juegan una función directa en la mala oclusión crónica, disfunción temporomandibular, dolor craneal, problemas sensoriales, y varios trastornos mecánicos.

Dos procesos importantes en el tratamiento dental como la ortodoncia y los trastornos de la articulación temporomandibular, son ejemplos claros del posible tratamiento conjunto del dentista y el terapeuta craneosacral.

Ortodoncia

Después de un tratamiento de ortodoncia frecuentemente los dientes comienzan a regresar a su posición original previa al tratamiento. Los aparatos mueven los dientes a la posición deseada pero al mismo tiempo pueden torcer y distorsionar el cráneo, cuando se retiran los aparatos el cráneo tratara de regresar a una posición de equilibrio moviendo los dientes.

Con terapia craneosacral se puede minimizar este fenómeno ya sea por la ortodoncia, implantes, puentes, etc. el terapeuta equilibrará el cráneo en lo posible, mejorando la oclusión y la posición de los dientes, también puede ayudar a reducir el tiempo del tratamiento ya que al mejorar las restricciones del cráneo el dentista podrá avanzar en los ajustes de los aparatos.

A menudo los dentistas y ortodoncistas, reciben quejas de sus pacientes por dolores de cabeza, trastornos sensoriales, dolor temporomandibular y disminución de los niveles de energía, esto se debe al efecto de los aparatos tirando del cráneo hacia un patrón de lesión, mantener equilibrado los huesos craneales y aliviar la torsión y las tensiones opuestas ayuda a eliminar estos síntomas.

También es beneficioso utilizar terapia craneosacral después del tratamiento de ortodoncia y los aparatos han sido retirados para mantener el equilibrio de los huesos craneales y membranas. Así el dentista se beneficia no solo de mejorar la calidad y el tiempo de tratamiento sino aliviando las molestias de sus pacientes.

Disfunción de la articulación temporomandibular

Otro campo de la salud dental en el que la odontología y la terapia craneosacral están entrelazadas es el tratamiento de la disfunción de la articulación temporomandibular
Las articulaciones temporomandibular, debido a su posición en el cráneo, sirve como una importante vía para la actividad neurológica motora y sensorial. La proximidad de los oídos, ojos, nariz, garganta, lengua y columna cervical hace que sea de las más importantes articulaciones del cuerpo. En este caso la terapia craneosacral es eficaz en la corrección de la anatomía funcional de la ATM, tracciones musculares anormales, alteración de la oclusión, traumatismos faciales y dislocación de los discos. Los músculos implicados son los terigoideos, maseteros y temporales. El tratamiento específico de los tejidos blandos de la ATM mejora el tono y la función de estos músculos, así como su inervación craneal, reduciendo la compresión y tracción anormal de la articulación.

El trabajo complementario del terapeuta craneosacral con el dentista y ortodoncista tiene como objetivo facilitar el resultado.

Paco

Artículo publicado el 17 Agosto 2011. Última modificación el 8 Noviembre 2011. Valoraciones: 4.6 de 5 en 14 votos.