Empieza la primavera limpiándote por dentro

Por Mireia Vives

La primavera es una etapa perfecta para prestarse a los saludables efectos de las dietas depurativas, que nos aportan excelentes resultados con la báscula y ayudan a nuestro organismo a regenerarse al propiciar la eliminación de toxinas.

Nuestro hígado realiza muchísimas funciones, entre ellas depurar toxinas, fabricar bilis, facilitar la digestión de las grasas, eliminar y producir hormonas, ayudar absorber algunas vitaminas, almacenar glucógeno, etc. siendo por ello muy importante tener este órgano lo más sano posible.

Realizar de vez en cuando alguna cura de desintoxicación, depuración y de eliminación de líquidos, como las dietas depurativas, es una buena manera de cuidar y desintoxicar nuestro hígado para que siga realizando sus valiosas funciones dentro de nuestro cuerpo.

Las dietas depurativas consisten en excluir de la dieta, durante el tiempo que dure la depuración, la carne, el pescado, los lácteos, café, tabaco y excitantes y cualquier alimento refinado. No hay que olvidar que una cura depurativa es un tema muy serio que nos puede reportar una gran mejoría en cuanto a nuestra salud pero que conviene hacerla siempre bajo la supervisión de un médico o terapeuta naturista capacitado ya que hay que saber interpretar los síntomas de crisis curativa.

Algunos consejos para limpiarte por dentro

    1. No consumir carne ni pescado.
    2. Verduras, hortalizas, frutas y frutos secos han de comerse crudos. La cocción es otra solución, aunque no hay que abusar de ella y realizarla a baja temperatura (70ºC). La fruta, siempre antes de las comidas o transcurridas dos horas.
    3. Las frituras están prohibidas. En caso de cocinarlas, hágalo con poco aceite.
    4. El pan integral tiene que suplantar al pan blanco, al tiempo que la miel y el azúcar moreno hacen lo propio con el azúcar blanco refinado. Los cereales descascarillados han de entregar el testigo a los cereales integrales.
    5. Los zumos de frutas frescas y los jugos de verduras tendrán que sustituir por completo al consumo de bebidas gaseosas, fermentadas y no naturales.
    6. El café, el tabaco y el alcohol son sustancias estimulantes a las que hay que renunciar.
    7. Tampoco están bien vistas la sal y las especias picantes, así como los alimentos enlatados y los que contengan ingredientes sintéticos.
    8. Beber al menos dos litros de agua al día es una norma de obligado cumplimiento. A esta dosis hay que sumarle una buena tanda de infusiones diarias.
    9. Comer despacio también es dogma de fe. El secreto de una buena y rentable digestión reside en masticar y ensalivar cuidadosamente los alimentos.
    10. El té es muy bueno para la eliminación de líquidos, especialmente el té verde, por sus propiedades diuréticas y por su bajo contenido en cafeína. El té verde, también te aporta salud en forma de sustancias fitoquímicas como las catequinas antioxidantes.
Artículo publicado por Mireia Vives el 22 Marzo 2012. Última modificación el 23 Marzo 2012.