El movimiento arquetípico de la vida: La respiración

Las raíces del bienestar y las huellas de la memoria histórica en el propio cuerpo.

Otros eventos que te pueden interesar

Datos de contacto

El evento no tiene actualmente convocatorias activas.

Entra en contacto con el organizador del evento para conocer nuevas convocatorias para este evento.

Sentir los movimientos de la respiración nos permite darnos cuenta de la forma en la que ocupamos nuestro espacio en el mundo y modularlo para encontrar, momento a momento,

  • la forma que mejor expresa el ser vivo que somos,
  • la mejor relación con el mundo material del cual formamos parte y
  • la mejor forma de desempeñar las funciones que tenemos en la vida.

La autora de los libros Respirar con árboles: El poder de la respiración y la conexión con la naturaleza, ed. Urano, y Con los pies en el suelo: forma del cuerpo y visión del mundo, ed. Icaria, habla sobre cómo los patrones somáticos, que restringen la libertad de movimiento y capacidad de respuesta a los sucesos de la vida, se reflejan en los síntomas que merman la salud y/o dificultan las relaciones con el mundo en general y algunas personas en especial.

La conciencia de la relación con el campo gravitatorio en lo físico y con los campos arquetípicos a nivel de la psique ofrece un referente externo objetivo que permite reorientar el cuerpo y la conducta para recuperar el equilibro interno necesario para afrontar las dificultades inherentes en el momento de cambio colectivo que estamos atravesando.

Los traumas generados por guerras, regímenes totalitarios, explotación y abusos colectivos e individuales son transmitidos a través de las generaciones de muchas formas distintas. La autora propone que para crear la posibilidad de una convivencia en paz y prosperidad para todos es imprescindible reconocer los patrones que mantienen la experiencia intolerable de esos traumas apartada de la conciencia y que adoptamos, sin saberlo, de las generaciones anteriores.

Para interrumpir la repetición inconsciente de dinámicas parecidas generación tras generación conviene comprender las actitudes y posturas de nuestros padres y abuelos en el contexto histórico de sus vidas y entender cómo se manifiestan en la nuestra. Para que pueda producirse un cambio en el colectivo, un número suficiente de individuos debe llevarlo a cabo primero en su propia vida individual.

Manifestarse y protestar no es eficaz mientras, de forma inconsciente, reproducimos los mismos patrones que nuestros antepasados, que mantienen el sistema nervioso en un nivel de activación constante, propio de la reacción de lucha/huída que al agotarse las fuerzas lleva al parálisis y colapso. Mientras tanto, se manifiesta en un sinfin de síntomas y nos mantiene anclados en las condiciones que quisiéramos cambiar.

El punto de partida para desarrollar alternativas que funcionan es el propio cuerpo y la forma en la que lo movemos en nuestros haceres de cada día. El movimiento arquetípico de la vida es la respiración. Darnos tiempo para permitir que los movimientos respiratorios se produzcan de un modo que fomenta la salud, el bienestar y el desarrollo de las capacidades y los talentos innatos de la persona parece poca cosa frente a la envergadura de la problemática ecológica y económica a la que el mundo se está enfrentando.

Pero el mundo lo componemos las personas junto con una inconmensurable cantidad de seres vivos de otras especies y órdenes. Ocupar el espacio y moverse con conciencia lleva a querer hacerlo en consonancia con los campos de fuerza mayor que rigen la vida, ya que es lo que da los mejores resultados para una vida satisfactoria y llena de sentido. Hay que empezar en el lugar en el que uno se encuentra. Solamente después de dar el primer paso sabremos cómo dar el segundo y sólo entonces descubriremos qué hacer para dar el tercero…

Evento realizado anteriormente en  Arenys de Munt, Barcelona · Sant Pol de Mar, Barcelona · Barcelona