Candidiasis vaginal: cómo curarse con homeopatía y acupuntura

Cesar Erazo ha escrito las definiciones de Acupuntura · Homeopatía

Tratamiento para la candidiasis mediante acupuntura y homeopatíaCandidiasis es una de las más comunes enfermedades ginecológicas actuales y sin embargo no estamos muy seguros de cómo tratarla o de cual es la causa de su repunte en frecuencia.

Desde que se encontró que los pacientes con SIDA, podrían morir por candidiasis diseminada, o sea, por una infección por hongos en cerebro, pulmón, principalmente, o sea, hace unos 25 años, ha comenzado a ser más frecuente su diagnóstico y es porque la comunidad médica está más sensible a su aparición y sobre todo por el uso de antibióticos de forma indiscriminada, lo que ha disminuido la inmunidad femenina.

La teoría actual, es que es el resultado de un desequilibrio en el PH vaginal, lo que lo vuelve menos ácido y permite que prolifere la Cándida Albicans, un hongo que se desarrolla cuando existen las condiciones adecuadas. Recordemos que puede haber también candidiasis oral, faríngea, pero la que nos importa ahora, es la ginecológica.

¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cómo puedes saber si tienes una candidiasis?

Son muy sencillos y muy fáciles de ver. Un flujo y una humedad vaginal que va en aumento. Esto generalmente es el primer síntoma.

El flujo se torna lechoso, o blanquecino, por la presencia del hongo: precisamente el nombre ALBICANS, significa Albino, blanco, porque es su color característico. Este es el segundo síntoma asociado.

El prurito, el picor, es muy intenso, en la zona vaginal y perineal, esto es muy característico de una micosis. Este es el tercer síntoma.

El diagnóstico definitivo es a través de recoger una muestra de flujo y cultivarla, que informara de la presencia de hifas o levaduras, es decir hongos del género cándida albicans, una candidiasis.

¿Cómo la tratamos?

Una vez hecho el diagnóstico viene el tratamiento.

La teoría actual es que una dieta alta en azúcares favorece la presencia del hongo, por lo tanto, la primera medida es: dieta sin azúcares, ni lácteos, inclusive, por su azúcar (la lactosa es el azúcar de la leche, por eso se recomienda usar leche sin lactosa).

La segunda teoría es que, como consecuencia de este alto consumo de azúcar, hay un desequilibrio en la flora intestinal normal, que es la que mantiene el equilibrio de nuestros bichitos que ayudan a digerir la comida en el intestino y que son capaces de desequilibrarse en útero y vagina, disminuyendo la acidez vaginal y favoreciendo la aparición de la cándida, que como veis, de cándida tiene poco, es muy lista y aprovecha cualquier resquicio de vuestra inmunidad para campar a sus anchas.

La otra gran destructora de nuestras defensas es el uso de antibióticos, como hemos mencionado antes, que produce el mismo efecto: El antibiótico también ataca las bacterias benéficas, por lo que aumenta la cándida (no hay quien la controle).

Por esto, el ginecólogo te recomienda múltiples fórmulas de reemplazo de la flora intestinal, tipo ARKOPROBIOTICS, por Ej. O SIMBIOTICS G,etc,etc,etc., todo para repoblar la flora normal. 

Además, viene el ataque directo que son los óvulos de antimicótico, tipo canesten, el más común, pero ya hay muchos en el mercado, como GYNOPHILUS, LAURIMIC.

Además de un antimicótico por vía oral, que lo debe tomar también la pareja, si es su pareja habitual, porque si no se perpetúa el ciclo.

¿Qué ocurre si no mejoras?

Lo más común es que vuelva a aparecer, los mismos síntomas y lo que se hace es que se repiten los tratamientos, variando el antimicótico, o la dieta, o los bacilos intestinales, o todos juntos. Si no hay mejoría, la candidiasis se considera crónica, puede que tengas que acostúmbrate a vivir con ello, como con otras patologías femeninas, como cistitis crónica, por poner un ejemplo.

Otros síntomas que se relacionan actualmente con presencia de cándida, van desde fatiga crónica, insomnio, migraña, hasta enfermedades más delicadas, como lupus, esclerosis múltiple, fibromialgia,… existen ya asociaciones de pacientes de candidiasis,…. lo que quiere decir, que es un problema de difícil manejo y con muchas implicaciones en tu salud.

¿Qué dice la medicina China sobre la candidiasis vaginal?

En la medicina china, los hongos, es decir, las infecciones en general, son el resultado de un desequilibrio en nuestro sistema defensivo, llamado WEI_CHI.

Para esta enfermedad en particular, la medicina china, con su lógica de miles de años de observar la naturaleza, nos dice que se origina de un exceso de humedad en el cuerpo, Como en otoño, cuando el tiempo está húmedo y crecen las setas, igual pasa en el cuerpo.

¿Qué es la humedad?

En medicina China es lo que atasca el elemento Tierra, como cuando llenamos de agua un terrario, se torna en barro y las plantas se mueren. La tierra corresponde en el cuerpo a el estómago y el Bazo-páncreas, y lleva la nutrición de los alimentos a la mente y el resto de los órganos. Un exceso de preocupaciones(es decir estrés), un exceso de comidas dulces (igual que en medicina occidental),

Desequilibran el Bazo, y el cuerpo se llena de humedad, proliferando los hongos: característicamente los de color blanco, que indican frío en el cuerpo, sobre todo en el calentador inferior (para la Medicina China, el metabolismo del cuerpo tiene tres partes, llamadas triple calentador, que mantiene el cuerpo coordinado y en conexión). 

¿Cómo se trata con medicina China?

Hay al menos dos enfoques y de nuevo, se trata de una lógica que proviene de la observación. La medicina China considera el cuerpo no como una máquina, sino como un verdadero universo, un verdadero bosque lleno de interrelaciones, entre el agua y el fuego, la madera y la tierra, el metal y el fuego,…

Para el tratamiento de la candidiasis primero se reequilibra la flora normal del cuerpo, a través de puntos de acupuntura que disminuyen la humedad y promueven el libre flujo de la energía. Luego se usan fórmulas de plantas solas o en combinación con Acupuntura para tonificar el organismo, es decir, fórmulas que fortalezcan el organismo e impidan que el hongo siga proliferando y luego, que lo hacen regresar a su nivel de equilibrio. 

Parece muy sencillo, pero en realidad es bastante complejo y requiere de tiempo, alcanzar dicho equilibrio, pero la gran ventaja es que se obtienen casi siempre resultados positivos, es decir, ¡curación!

¿Cómo se complementa con Homeopatía este tratamiento?

La Homeopatía es como la fitoterapia China, pero con una visión muy occidental, porque incluye, para cada medicamento, un estado mental asociado. Es decir, Los homeópatas, buscamos lo que ha desequilibrado el sistema defensivo del cuerpo, lo que llamamos Energía Vital (Es el CHI; la energía que da la vida, según la medicina China). 

Este desequilibrio se expresa en todo el organismo, no solo a nivel ginecológico, y siguiendo esta totalidad, un homeópata recomienda una medicina para recuperar el libre flujo de energía.

Existen más de 80 remedios homeopáticos que pueden actuar sobre la candidiasis, pero en realidad, la teoría Homeopática es que una medicina bien elegida, entre más de 3000 medicinas que están disponibles actualmente, restablecerá el equilibrio emocional, bioquímico y orgánico.

También suena fácil, pero en realidad es un proceso complejo y requiere dos cosas: mucha observación por parte del homeópata y mucha ayuda de parte del paciente, puesto que en Homeopatía lo que el paciente nos muestra ,en sus gestos, en su historia personal, en sus movimientos, sus sueños, sus miedos, sus experiencias vitales, son las que van a formar un todo, la medicina que el médico homeópata recomendará, y asociará junto con el manejo de Acupuntura y plantas medicinales, si fuera necesario.

Candidiasis es una verdadera patología de estos tiempos modernos, que puede afectar no solo a nivel ginecológico sino todo el ámbito del organismo humano. Lo que debes saber ahora, es que existen alternativas de curación además de la clásica visión de antifúngicos orales y vaginales. Que puedes tratarte también con homeopatía y acupuntura, y de una manera suave y desde adentro, regresar el cuerpo a su equilibrio funcional. Es la meta de nuestros tratamientos.

Artículo publicado por Cesar Erazo el 15 Diciembre 2011. Última modificación el 16 Febrero 2017. Valoraciones: 4.3 de 5 en 42 votos.