¿Cómo evolucionar en tu práctica de gabinete?

¿Cómo evolucionar en tu técnica de gabinete?Vengo trabajando con el masaje tailandés desde el año 2003. Amo mi trabajo y me apasiona la técnica, sin embargo, ha habido ocasiones en las que me he preguntado: “¿Y... ahora qué".

Es decir, ¿cómo llevar mi práctica de gabinete un paso más allá, de manera que pueda disfrutar más de mi trabajo y brindar un mejor servicio?.

A continuación unas palabras de reflexión, y una interesante entrevista.

Años de formación, investigación y desarrollo

Para mí, tomar cursos es un placer. Iniciarme y profundizar en una técnica como el masaje tradicional tailandés realmente me ha ayudado a encontrar no solo un oficio, sino una vocación, una misión si se quiere.

Sin embargo, considero que hay momentos en los que, aunque encontremos siempre una fibra más en la que ahondar en la práctica que dominamos, es conveniente abrir alas y apuntar a nuevos horizontes.

La clave para perfeccionar tu técnica

Y justamente, aunque no sepamos todo lo que se pueda saber sobre nuestra área, la mejor forma para perfeccionarnos resulta de… ¡abandonar la práctica!

Con esto no quiero decir que cuelgues los guantes y cierres tu gabinete. Lo que quiero decir es que muchas veces, sobre todo cuando llevamos muchos años practicando lo mismo, resulta muy fructífero abrirse a otras técnicas, volver a clase “con la mente en blanco”.

Para esto hay que “borrar” nuestro chip de “terapeutas de…”, recuperar la ilusión de aprender algo nuevo de cero, eliminando los juicios que puedan surgir desde nuestra posición de expertos en otra técnica.

¿Y todo esto para qué?

El resultado del esfuerzo por aprender cosas nuevas, aunque eso implique complicaciones y comenzar de nuevo es que luego, cuando alcanzamos el dominio de esta nueva herramienta, podemos incorporarla a la que ya conocemos y de allí crear una fusión, un estilo propio que, no solamente nos enriquezca a nosotros como terapeutas, sino que ayude de una manera más efectiva a nuestros clientes.

Al fin y al cabo, todo nuestro oficio gira alrededor de ayudar a los que llegan a nosotros, ¿no?

La entrevista que te prometí

Como muestra y testimonio de lo que acabo de transmitir, quisiera que te tomes diez minutos para ver esta interesante entrevista que le hice a Alicia Neho, una excelente terapeuta y amiga experta en shiatsu y masaje tailandés.

En esta entrevista nos cuenta cómo ha incorporado las dos técnicas, y cuál es el resultado que ha observado en sus clientes a partir de esta combinación.

Conclusión

Definitivamente, aunque como dije al principio, mi pasión se centra en el masaje tradicional tailandés.

Aun así, creo que incorporar otras técnicas como el quiromasaje, la reflexología e incluso terapias más sutiles como el reiki y el sistema floral Bach, ha hecho que pueda disponer de más herramientas para poder ajustar mejor el tratamiento de acuerdo a las características de mi cliente.

A su vez, esta riqueza de recursos me ha dado la posibilidad de ofrecer mis servicios a un público más amplio, y adaptarme más a las necesidades y preferencias de cada uno. En otras palabras, me he vuelto más versátil.

Me encantaría saber tu opinión, por favor, si estás de acuerdo conmigo (o no), déjame tu comentario más abajo. Si tu historia es similar, me gustaría también que me cuentes qué técnicas combinas, así nos enriquecemos todos.

Artículo publicado por César Ariel Sandoval el 5 Junio 2013. Última modificación el 1 Diciembre 2013. Valoraciones: 5.0 de 5 en 3 votos.