Alimentación en Fibromialgia y Fatiga crónica

Alimentacion en casos de fibromialgia y fatiga crónicaDesde aquí os quiero hablar sobre la importancia que tiene la alimentación en estas enfermedades. Algo que nos afecta cada vez más.

Lo primero es considerar si se tiene sobrepeso u obesidad y la urgencia de la pérdida de peso. Si ya es vital sin tener fm o fc para evitar riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, en estos casos hablamos de movilidad, agilidad y fatiga. Cuanto mayor sea nuestro peso, mayor será el esfuerzo por movernos.

Si nuestro peso es adecuado, tendremos más soltura y agilidad, y para nosotros es un gran punto a favor. Además del sobrepeso, la alimentación nos puede ayudar a paliar algunos sintomas como la fatiga, los dolores de cabeza, la depresión...

Lo primero es desintoxicar nuestro organismo y equilibrarlo con una alimentación sana y con todos los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

Los científicos han generado conclusiones sobre que algunos alimentos pueden influir de manera significativa en los químicos de nuestro cerebro y nuestro cuerpo; mantener buenos niveles de magnesio, vitaminas antioxidantes, selenio, tirosina, hidratos de carbono complejos,...

Hay alimentos que nos pueden ayudar a mejorar estos síntomas, en cada paciente pueden variar, por eso es importante contar con la experiencia de un profesional de la nutrición.

También es importante intentar mantener una vida sana (no fumar, ni beber, practicar alguna actividad física como el andar). Y librarnos de tóxicos, muchos alimentos envasados están repletos de aditivos u conservantes, cosa que no nos ayuda con el dolor, al contrario. Por ello es importante poder consumir alimentos más naturales.

Frutas y verduras sin pesticidas, carnes sin antibióticos ni hormonas (pollos de coral y carne de ganaderos de confianza y de la zona siempre nos dara más seguridad). 

Reducir los lácteos (yogures, quesos, leche de vaca), además de las grasas, los lácteos afectan al organismo como la ganancia de peso, nos produce resistencia a la insulina, acné y enfermedades óseas como la osteoporosis.

Una administración de suplementos naturales es adecuado en ciertos casos, la espirulina o la clorella han resultado ser muy efectivos para eliminar el cansancio, los dolores de cabeza,... siempre con supervición de un profesional.

Una hidratación completa es primordial. También es de ayuda si podemos encontrar productos de higiene más natural, nuestra piel es más sensible y se deshidrata con más facilidad.

Todo lo que podamos hacer por nuestro cuerpo nos será recompensado.

Christel Kalaitzis
Terapeuta Nutricional

Artículo publicado por Espai Maragda el 17 Agosto 2015. Valoraciones: 4.7 de 5 en 52 votos.