Gemoterapia

Por: Guillermo Gómez
También conocida por: Cristaloterapia · Yemoterapia
Resumen:

La Gemoterapia se basa en el uso de gemas para promover una mejora en la salud de la persona. Las gemas usadas en Gemoterapia han seguido evolucionando a lo largo del tiempo, conjuntamente con la tierra y suponen una impronta química dejada por la evolución como almacenes que contienen los registros del desarrollo del planeta.

Algunos han sido sometidos a enormes presiones y otros crecieron en cámaras profundamente enterradas por lo que cada gema tiene su propia composición, estructura atómica y vibración energética. Son estas variaciones las que hacen a cada gema única y permiten con su vibración el restablecimiento de la correcta energía del cuerpo, la mente y el espíritu.

Gemoterapia es el nombre de una terapia natural basada en el uso de gemas para promover una mejora en la salud de la persona. Las gemas usadas en Gemoterapia se crearon junto a la tierra y han seguido evolucionando a medida que cambiaba la tierra, suponen una impronta química dejada por la evolución como almacenes que contienen los registros del desarrollo del planeta. Algunos han sido sometidos a enormes presiones y otros crecieron en cámaras profundamente enterradas por lo que cada gema tiene su propia composición, estructura atómica y vibración energética. Son estas variaciones las que hacen a cada gema única y permiten con su vibración el restablecimiento de la correcta energía del cuerpo, la mente y el espíritu.

El Instituto Gemológico Español define las gemas como “sustancias naturales inorgánicas que se utilizan en joyería y presentan las cualidades de belleza, durabilidad y rareza”. En su clasificación este Instituto incluye materiales sintéticos e imitaciones cuyo uso en Gemoterapia no suele contemplarse, aunque en esta terapia natural pueden encontrarse aplicaciones de ámbar, perlas o gemas similares, lo habitual es usar cristales (combinaciones de minerales en una estructura cristalizada) y minerales (elemento puro sin mezclar) por lo que podemos encontrarla también con el nombre de Cristaloterapia. Cabe destacar el uso de los cuarzos dentro de la Gemoterapia tanto por su versatilidad y variedad como por su facilidad para encontrarlos en muchos comercios con gran variedad de precios. 

Tradicionalmente en Gemoterapia los grupos de gemas más conocidos son:

  • Diamante.
  • Rubí.
  • Zafiro.
  • Berilio y sus variedades como esmeralda, aguamarina o morganita.
  • Turquesa.
  • Topacio.
  • Ópalo.
  • Perla.
  • Jade.
  • Zircón.
  • Ámbar.
  • Espinela.
  • Lapislázuli.
  • Malaquita.
  • Cuarzo y sus variedades.
  • Ágata.
  • Olivino y sus variedades.

Diversas aplicaciones de la Gemoterapia

El uso de cristales en este sentido es una práctica ancestral de la humanidad: se cuenta que en la mítica ciudad de la Atlantis existía un gran templo cuya bóveda se construyó con cristales dispuestos en forma de antiguos símbolos que, bañados por la luz, creaban composiciones de color con las que se trataban diversas enfermedades; restos arqueológicos egipcios muestran estancias similares en sus templos y sus faraones lucían cristales como ojo de tigre, cornalina y turquesa; existen cráneos anatómicamente perfectos de 20.000 años de antigüedad, el más famoso fue encontrado por Anna Mitchell-Hedges en las ruinas mayas de Lubaantum teniendo constancia de que la vida de muchas personas cambió tras entrar en contacto con ellos.

La Gemoterapia busca el restablecimiento del equilibrio mediante la aplicación y absorción de la vibración específica de cada gema por lo que en su uso no tiene contraindicaciones siempre que se usen correctamente las gemas adecuadas. Cualquier persona con una enfermedad o dolencia ya sea física, mental o espiritual puede usar la gemoterapia y obtener los múltiples beneficios para la salud que suponen restaurar su equilibrio interno sin importar la naturaleza de su enfermedad. Cualquier persona en un estado de salud normal puede usar la Gemoterapia para fomentar su equilibrio, crecer personal y espiritualmente así como fomentar su conexión con la Madre Tierra.

Con los distintos tipos de gemas (apuntado o terminado, pulido, en bruto, rutilado, estriado o pulido en tambor) la aplicación directa sobre el cuerpo de la persona asemeja una obra artística llegando al punto de crear mandalas de cristales con el fin de tratar a la persona. Otros usos de la gemoterapia implican la meditación con cristales, la ingestión de elixires o el uso personal de gemas engarzadas a modo de talismán, protección o fuente de energía. Todos estos usos implican una adecuada formación por parte del practicante que debe conocer tanto las peculiaridades de cada gema como las necesidades específicas de la persona.

Busca tu Terapia