PNL

Por: Inés Taveira
También conocida por: Programación Neurolingüística · NLP
Resumen:

La Programación Neurolingüística trata de explicar cómo funciona nuestro cerebro y definir sus patrones mentales, facilitándonos el conocimiento de nosotros mismos y permitiéndonos cambiarlos utilizando determinadas técnicas con el objetivo de optimizar nuestra capacidad de comunicación.

A través de la Programación Neurolingüística (PNL), adquirimos consciencia del lenguaje y de la importancia de su buen uso. Nos da la llave para comunicarnos de forma eficaz en nuestras relaciones personales, y también nos ayuda a romper nuestras limitaciones y lograr profundos y duraderos cambios en nosotros. 

PNL - el software del cerebroLa Programación Neurolingüística (PNL) es un modelo dinámico que trata de explicar cómo funciona el cerebro humano y cómo procesamos la información que nos llega del mundo que nos rodea. Con la programación neurolingüística se descubre cómo se comunica el ser humano consigo mismo y con su entorno.

De esta manera, aprendiendo cómo procesamos la información, podemos descubrir nuestros patrones y cambiarlos con determinadas técnicas específicas como, por ejemplo, la visualización, los reencuadres, la línea del tiempo, el cambio de historia, etc.

Los orígenes de la PNL

La desarrollaron Richard Bandler (informático y psicoterapeuta) y John Grinder (catedrático universitario de lingüística) en los años 70, en la Universidad de Santa Cruz en California.

Se preguntaron por qué había profesores que tenían la clase llena y a la que sus alumnos les encantaba asistir, mientras otros, con igual nivel de conocimiento, no trasmitían y no lograban tal éxito de asistencia. Para averiguar el porqué de esta situación, empezaron a “modelar” a personas que eran “excelentes” en su profesión, comunicadores y terapeutas extraordinarios, como Virginia Satir, pionera en Terapia Sistémica Familiar; Milton Erickson, creador de la hipnosis Ericksoniana, pionero en Hipnosis Clínica; Fritz Pearls, Creador de la Terapia Gestalt y Gregory Bateson, antropólogo y pionero en ciencias sociales y verbales.

A través de esta investigación, empezaron a sistematizar los patrones mentales similares e identificaron, en aquel grupo de personas, patrones de excelencia para que pudiesen ser utilizados por cualquier otra persona y obtener, de esta manera, resultados semejantes.

A esta disciplina la llamaron Programación Neurolingüística por las siguientes razones:

  • Programación: por las matemáticas y la cibernética, porque estamos programados por nuestros recuerdos y aprendizajes, por nuestras experiencias y creencias. Tenemos programas mentales y patrones de comportamiento.
  • Neuro: por la neurología, porque podemos desactivar estos programas ejecutados por redes neuronales y activar otros programas más positivos.
  • Lingüística: por la importancia del uso del lenguaje y de sus metamodelos lingüísticos (sistema de preguntas que permiten alcanzar un conocimiento más profundo de la persona y de sus patrones).

Utilizaron la técnica del modelado – la observación y sistematización de procesos para recrear estos comportamientos de éxito específicos. Sistematizaron los patrones para lograr que cualquier persona pueda aprenderlos y llegar a resultados exitosos similares.

El metamodelo lingüístico de la PNL

Bandler y Grinder escribieron el primer libro de PNL en 1975 “La estructura de la Magia”, en el que desarrollaron su teoría del Metamodelo del Lenguaje antes citado (una serie de patrones sintácticos básicos que identifican expresiones de la comunicación verbal que pueden limitar nuestra realidad).

Este metamodelo también llamado modelo de precisión, que nos permitirá, a través del lenguaje, profundizar en el conocimiento de la persona y de su mapa mental, consta de 12 patrones que se dividen en 3 categorías:

  • Omisiones,
  • distorsiones y
  • generalizaciones de la información.

Omisiones: somos selectivos y prestamos atención a parte de la información y descartamos otra parte que creemos que no es importante.

Distorsiones: entendemos la información según nuestro propio mapa y muchas veces la cambiamos y la entendemos erróneamente.

Generalizaciones: sacamos conclusiones generales basadas en experiencias anteriores para entender la realidad. Son la base de los procesos básicos de aprendizaje.

Los sistemas representacionales

Desde la perspectiva de la Programación Neurolingüística, existen 3 maneras de percibir el mundo y procesar la información, que se denominan sistemas representaciones. Estos son:

  1. Visual: corresponde a las personas que se fijan especialmente en los detalles visuales y, por tanto, sus recuerdos toman forma de imágenes. Necesitan el contacto visual de su interlocutor y dado que sus pensamientos afloran en forma de imágenes, suelen hablar rápido y frecuentemente saltando rápidamente de tema. (Sistema circular).
  2. Auditivo: en este caso, las personas auditivas suelen recordar mejor las palabras y sonidos, por lo que su propio lenguaje está influido por términos auditivos. (Sistema lineal).
  3. Kinestésico: este sistema lo utilizan las personas cuyos recuerdos provienen de las sensaciones (corporales, gustativas, olfativas, táctiles,...) y por tanto, usan mucho el contacto físico. En este caso, como en los anteriores, su propio lenguaje se ve influido por términos que representan sensaciones. (Sistema de red).

Aunque solemos usar todos los sentidos al procesar la información, tenemos un sistema representacional preferente, es decir, pensamos utilizando, en mayor medida, uno de los tres sistemas anteriores. Esta es la base de nuestro Mapa del mundo y de nuestra comunicación.

Cuando comprendemos qué sistema representacional está utilizando otra persona, podremos comunicarnos mejor y adaptarnos a su lenguaje (verbal y no verbal) para que todo sea más fácil y fluido.

Sistemas representacionales en la PNL

Presuposiciones operativas o paradigmas de la PNL

La PNL se cimenta sobre una serie de presuposiciones o paradigmas (creencias) que si los tomamos como si fuesen ciertas, nos ayudan a optimizar nuestra realidad y nuestras relaciones con los demás.

Hay numerosas presuposiciones o paradigmas, y dependiendo del autor, le dan más relevancia a unas que a otras. A mi parecer, las más destacables son:

  • El mapa no es el territorio (es decir, nuestro modelo del mundo, que hemos creado a través de nuestros sentidos y lenguaje, se corresponde con una representación parcial y personal de la realidad).
  • Mente y cuerpo forman parte del mismo sistema.
  • Una persona no puede no comunicarse.
  • Las personas tenemos dos niveles de comunicación: consciente e inconsciente.
  • Toda la información que recibimos pasa a través de los cinco sentidos.
  • Para conocer las respuestas es indispensable tener canales sensoriales limpio y abiertos.
  • Todo comportamiento se orienta a la adaptación.
  • Aceptamos con mayor facilidad lo conocido.
  • El valor de tu comunicación se encuentra en la respuesta que recibes.
  • La persona más flexible es la que más influencia tiene sobre el sistema.
  • Rapport es el encuentro de las personas en el mismo modelo del mundo.
  • Todo comportamiento tiene una intención positiva.
  • Las personas cuentan con todos los recursos necesarios para hacer cualquier cambio que deseen.
  • Si lo que has hecho hasta ahora no funciona, haz otra cosa.
  • No existen fracasos ni errores en la comunicación, sólo resultados.
  • El cambio produce cambios.
  • Si es posible para alguien, es posible para mi.

La importancia de conectar con el interlocutor: el rapport

El Rapport es una herramienta básica dentro de las técnicas que componen la PNL, y que tienen que ver con generar una buena sintonía y conexión durante la comunicación con otra persona.

Esta técnica, por tanto, nos permite tratar de influenciar a nuestro interlocutor, para provocar esa buena conexión y empatía que favorezca el proceso de comunicación y la sensación de comodidad de ambas partes.

Para lograr ese rapport utilizamos multitud de aspectos como, por ejemplo, la respiración, los gestos y posturas corporales, el tono y la velocidad de la voz, los sistemas representacionales (visual, auditivo, kinestésico), expresiones y movimientos faciales, distancia, ...

Este proceso, lo debemos dividir en dos pasos:

  1. Calibrar
  2. Acompasar

Primero calibraremos corporalmente, tomando especial atención en:

  • la respiración
  • los gestos
  • las posturas
  • definir qué sistema representacional está utilizando nuestro interlocutor (observamos sus movimientos oculares, las características de la voz, la estructura del mensaje, los predicados, la posición perceptiva, ...).

Cuando ya disponemos de todos los datos, pasamos al acompasamiento:

  • Corporal: directo o espejado
  • Predicados del lenguaje
  • Utilizamos el sistema representacional que está utilizando

Cuando acompasamos, lo debemos hacer con sutileza, aprendiendo a observar los micro movimientos y conductas de la persona a calibrar (observar). Se establece rapport cuando sincronizamos nuestro lenguaje no verbal y verbal con la persona que tenemos delante y que queremos que modifique algo (tenemos un objetivo específico, o lo tiene la propia persona si lo que estamos es, por ejemplo en una sesión de Coaching y es un cliente), cuando nosotros cambiamos sutilmente nuestro lenguaje la otra persona también lo cambia, eso significa que el rapport se ha establecido.

Para verificar si el rapport está funcionando podemos cambiar nuestra postura corporal sutilmente, por ejemplo cruzar las piernas hacia el otro lado y comprobar si la persona nos sigue.

El rapport en la pnl

Usos de la PNL

Con la PNL podemos realizar cambios profundos y duraderos.

Hoy en día la PNL se usa en muchas técnicas de desarrollo personal como el Coaching, y en muchos ámbitos del día a día como en procesos de Recursos Humanos, de ventas, de solución de conflictos, en educación, etc.

Busca tu Terapia
Más sobre el autor