Terapia Asistida con Animales

Por: Rosa Victoria Navales
También conocida por: Zooterapia · Terapia con Animales · TAA
Resumen:

Las terapias con animales son un tipo de terapias en que se usan animales (normalmente perros, caballos o delfines) como fines terapéuticos o como co-terapeutas, aunque también pueden emplearse otros animales.

El objetivo de estas terapias es promover un vínculo afectivo entre el paciente y el animal, propiciando así una evolución considerable en el proceso terapéutico, con un extra de motivación por parte del paciente que, con la ayuda del animal, lleva a término unas acciones que de otra forma no haría.

Normalmente las personas que se someten a sesiones de terapia con animales son personas con alguna discapacidad, autismo, deterioro cognitivo o algún problema de exclusión social. También es muy recomendable en el caso de personas con enfermedades crónicas o degenerativas.

Las terapias con animales son un tipo de terapias en que se usan animales (normalmente perros, caballos o delfines) como fines terapéuticos o como co-terapeutas, aunque también pueden emplearse otros animales.

Objetivos

El objetivo de estas terapias es promover un vínculo afectivo entre el paciente y el animal, propiciando así una evolución considerable en el proceso terapéutico, con un extra de motivación por parte del paciente que, con la ayuda del animal, lleva a término unas acciones que de otra forma no haría.

Normalmente las personas que se someten a sesiones de terapia con animales son personas con alguna discapacidad, autismo, deterioro cognitivo o algún problema de exclusión social.

Terapia con animales aplicada en niños

También es muy recomendable en el caso de personas con enfermedades crónicas o degenerativas.

  • Estimulación física:
    Se hace ejercicio con el animal o encima de él. Es muy común el montar a caballo para tonificar músculos pélvicos y de la espalda con personas con espasticidad, rigidez o problemas en las extremidades inferiores. Igualmente, nadar en compañía de los delfines, el lanzar una pelota a un perro o incluso cepillarle los dientes, puede ser un buen ejercicio de motricidad.
    Ideal para todas las personas con alguna discapacidad física o motriz o problema de movilidad (gente mayor, personas con discapacidad física).
  • Estimulación cognitiva:
    Se pueden trabajar entre otros temas la comprensión de órdenes. Se diseñan actividades en las que el animal pueda ser un elemento activo (que tenga que hacer algo) o pasivo (en el que sea solo necesaria su presencia) y las que se pueda trabajar un aspecto en concreto (colores, ingredientes de un plato, tamaños, partes del cuerpo...). Esta actividad está pensada sobretodo para colectivos con deterioro cognitivo (gente mayor con alguna demencia o personas con discapacidad psíquica).
  • Higiene y hábitos:
    Los animales necesitan unos cuidados, al igual que nosotros. Comer, la necesidad de agua fresca o integrar ciertos hábitos higiénicos en una sesión de terapia puede ser positivo para reforzar también este hábito en la persona. Por ejemplo, el hecho de cepillar un perro o un caballo, o la ducha, se puede asociar a la necesidad de cepillarnos nosotros mismos o ducharnos. Un aspecto muy importante que se trabaja en las terapias con animales es el intercambio de roles. Puesto que los pacientes son normalmente personas con un grado de dependencia medio-elevado y necesitan de ayuda o supervisión constante para realizar sus actividades de la vida diaria, el hecho que durante la sesión puedan ofrecer cuidado de algún tipo a un animal es positivo para desarrollar su autoestima y su percepción de ser una carga para su familia o para la sociedad. Ideal para trabajar con todos los colectivos.
  • Comunicación y trabajo en equipo:
    Con frecuencia las sesiones son grupales y cada actividad precisa de la participación de más de una persona, con la que se tendrá que comunicar y coordinar para llevar a cabo la actividad. Igualmente, el principio de no violencia a la hora de dar órdenes a un animal o al hablar con otra persona, es un aspecto muy importante a trabajar en según que colectivos (por ejemplo centros de menores o presidiarios)
  • Cuidados paliativos:
    Se usan sobretodo perros para esta función, ya que por su tamaño son muy fáciles de transportar y por su continuo contacto con los humanos, son muy dóciles y sociables. Puesto que el tacto es el último sentido que se pierde, puede ser un gran alivio una persona totalmente encamada y en la última fase de su vida, ya que el acariciar o simplemente el estar en contacto con un animal rebaja la ansiedad y promueve la fabricación de endorfinas.

Cómo es una sesión

Las sesiones normalmente están diseñadas por un técnico o en conjunto por un equipo de fisioterapia del centro donde tiene lugar esta actividad y pueden ser tan variadas en su tipología como imaginación pueda tener el terapeuta o la capacidad de obedecer órdenes del animal.

Los animales deben estar debidamente vacunados, desparasitados, asegurados y haber pasado los tests de aptitud para realizar esta tarea.

En el caso de caballos o delfines, por la dificultad del transporte, se realizan en instituciones destinadas a este fin y normalmente, en el caso de los perros, éstos acuden al centro donde se encuentran los usuarios.

Vídeo explicando qué es la Terapia Asistida con Animales

 

Terapia Asistida con Animales y Adolescentes con trastornos mentales graves
Busca tu Terapia
Más sobre el autor
Servicios Terapéuticos
Eventos
Más Publicaciones