Oligoterapia

Por: Javier Luque
Resumen:

La vida en nuestro planeta se rige por un complejo y armónico conjunto de reacciones químicas al que llamamos metabolismo y que se adapta continuamente al medio que le rodea para mantener un equilibrio al que llamamos homeostasis.

Estas reacciones serían demasiado lentas e incompatibles con la vida si no fueran catalizadas (aceleradas) por moléculas específicas llamadas enzimas y a su vez muchos enzimas necesitan en su estructura a los oligoelementos para ejercer su función de forma correcta y eficiente.

La Oligoterapia catalítica basa su metodología en las diátesis, que no son más que la naturaleza particular de cada persona, su tendencia a enfermar en uno u otro sentido, en definitiva lo que llamamos terreno, y que responderá de una manera u otra a las agresiones. Son la traducción tanto física como psíquica de cómo funcionan los sistemas de regulación en cada persona. Siempre hay que tratar con su oligoelemento la diátesis correspondiente, además de usar otros oligoelementos (complementarios) para determinados síntomas o enfermedades.

La vida en nuestro planeta se rige por un complejo y armónico conjunto de reacciones químicas al que llamamos metabolismo y que se adapta continuamente al medio que le rodea para mantener un equilibrio al que llamamos homeostasis.

Estas reacciones serían demasiado lentas e incompatibles con la vida si no fueran catalizadas (aceleradas) por moléculas específicas llamadas enzimas y a su vez muchos enzimas necesitan en su estructura a los oligoelementos para ejercer su función de forma correcta y eficiente.

Los agentes patógenos inicialmente producen un desequilibrio que se manifiesta como patología funcional (malestar, cansancio, dolores difusos y otros síntomas similares). Si este proceso sigue adelante la alteración funcional acaba transformándose el alteración estructural, lo que se traduce en una enfermedad orgánica.

Los Oligoelementos son elementos minerales presentes en muy poca cantidad en nuestro organismo pero cuya carencia o disregulación acaba provocando problemas de salud al repercutir en el funcionamiento de nuestro organismo (enzimas y metabolismo). Su principal campo de acción estaría a nivel de la patología funcional, cuando aún no hay un cambio estructural importante que acabe en una enfermedad orgánica aunque también son una ayuda importante es esta fase.

La Oligoterapia catalítica basa su metodología en las diátesis, que no son más que la naturaleza particular de cada persona, su tendencia a enfermar en uno u otro sentido, en definitiva lo que llamamos terreno, y que responderá de una manera u otra a las agresiones. Son la traducción tanto física como psíquica de cómo funcionan los sistemas de regulación en cada persona. Siempre hay que tratar con su oligoelemento la diátesis correspondiente, además de usar otros oligoelementos (complementarios) para determinados síntomas o enfermedades.

Si los sistemas de regulación funcionan de forma exagerada no encontramos ante la diátesis hiperreactiva, si funcionan demasiado poco estaríamos ante la diátesis hiporreactiva. Ambas son propias de niños y jóvenes.

A medida que avanzamos en un deterioro funcional, el sistema de regulación empieza a funcionar de forma anárquica constituyendo la diátesis Distónica y cuando el sistema se agota y casi no funciona nos encontramos en la diátesis Anérgica. Son las diátesis de involución o viejas.

Existe también el llamado Sd de desadaptación, que puede estar presente en las 4 diátesis y que engloba diferentes disfunciones endocrinas (hormonales) requiriendo tratamiento con oligoelementos específico.

Diatesis 1. Hiperreactiva

En esta diátesis los sistemas de regulación funcionan en exceso, lo que determina un carácter excesivo en sus manifestaciones. Típica de jóvenes y adolescentes que suelen ser malos madrugadores, presentando cansancio matutino que desaparece con la actividad pasando a estar hiperactivos por la noche. Sueño breve y difícil. Son personas enérgicas, impetuosas, optimistas, con necesidad de acción y confianza en si mismas, nerviosas e irritables. Tienen memoria selectiva.

Tienen tendencia a padecer enfermedades de tipo híper (hipertiroidismo, hipermenorrea etc.) así como otras enfermedades que suelen ser de aparición aguda como alergias (urticaria, asma, rinitis), dolores diversos, variables y fugaces, trastornos digestivos e intestinales “nerviosos”, diarreas, dismenorrea, migrañas, gota, dolores articulares agudos...

Para el tratamiento de esta diátesis se usa el manganeso, habitualmente a dosis de 2-3 ampollas por semana ya que más cantidad puede inducir una exacerbación de lo que intentamos tratar.

Diatisis 2. Hiporreactiva

En este caso hay una lenta e insuficiente reacción de los sistemas de regulación. Suele aparecer en niños, adolescentes y adultos débiles y frágiles. Suelen presentar un cansancio progresivo que es mucho mayor por la noche. Toleran mal el esfuerzo, agotándose y necesitando una noche larga de sueño y pausas a lo largo del día para poder recuperarse. Son personas ordenadas, metódicas, equilibradas, y distraídas. Poco habladores y sólo de lo que les interesa, dan la impresión de que nunca se apasionan por nada. Mala memoria.

La predisposición de esta diátesis es a padecer enfermedades de tipo más crónico cuyo factor común es una insuficiencia o falta de funcionamiento (hipotiroidismo, diabetes, obesidad). Su principal punto débil son las vías respiratorias (laringitis, resfriados, bronquitis, tuberculosis etc.) y existe una especial sensibilidad a las infecciones que suelen ser de carácter crónico o recidivante (infecciones de orina).

Los trastornos reumáticos también estarían en esta diátesis.

Por el carácter crónico y recidivante, son necesarios tratamientos sucesivos y prolongados, incluso ante una curación aparente, por lo que no debemos precipitarnos a la hora de cesar el tratamiento.

Para este síndrome reaccional se usa el complejo sinérgico Manganeso-Cobre, que deberá tomarse al menos 3 meses para después valorar y actuar según la evolución.

Diatesis 3. Distónica

Es una evolución de las diátesis 1 y 2, principalmente de la hiperreactiva. Señala el inicio del envejecimiento, inicialmente funcional, y es la antesala de las lesiones orgánicas. Habitual a los 50 años cada vez aparece antes. Suele haber un cansancio matutino y progresivo, máximo al final del día. Nerviosismo y ansiedad intensa, hiperemotividad. Alteraciones del sueño y memoria.

Tendencias a enfermar: Trastornos circulatorios (varices, hemorroides), hipertensión arterial, trastornos gastrointestinales (ulceras, gastritis), artrosis, ansiedad, insomnio, dolores difusos, calambres, neuritis, cefaleas, obesidad.

Para tratar esta diátesis se usa otra combinación de oligoelementos: Manganeso-Cobalto.

Diatesis 4. Anérgica

Diatesis 4 - AnérgicaLa diátesis 4 o síndrome anérgico se caracteriza por un fallo casi total de los sistemas de regulación. Nuestro organismo no es capaz de adaptarse a los cambios tanto físicos como psíquicos a que estamos sometidos continuamente. Las personas que entran en una fase de anérgia experimentan una falta de vitalidad, un cansancio, agotamiento ya desde la mañana que dura todo el día y que el reposo no mejora. Sentimientos de que la existencia es inútil y no vale la pena esforzarse. Ánimo depresivo. Disminución de la memoria, de la capacidad de concentración o atención. Indiferencia sexual.

Son propias de esta diátesis enfermedades como Infecciones frecuentes, de repetición, en ocasiones importantes o poco habituales donde el sistema digestivo (colitis, fístulas, etc.) y el urogenital (infecciones de orina, etc.) son los más afectados. Trastornos sanguíneos (anemia, leucemia). Procesos cancerosos en general o que cursen con degeneraciones celulares. Trastornos reumáticos (artritis crónicas, artrosis severas). Trastornos psíquicos (depresiones, ideas obsesivas).

La asociación Cobre-Oro-Plata es la que trata esta diátesis. La anérgia es la antesala de problemas potencialmente graves e irreversibles por lo que el tratamiento será realmente efectivo si aún no hemos llegado a una fase avanzada de lesión irreversible. En todo caso es útil en cualquier situación de pérdida de vitalidad y mala calidad de las defensas antiinfecciosas.

Aunque los síntomas pueden desaparecer rápidamente, si se abandona el tratamiento demasiado pronto las recaídas son frecuentes, por lo que son aconsejables tratamientos en tandas de varios meses.

Síndrome de Desadaptación

También conocido como síndrome endocrino, no se considera una diátesis ya que no constituye una tendencia de nuestro organismo a enfermar de una forma u otra como hemos visto hasta ahora. Aún así es importante tenerlo en cuenta ya que supone un desequilibrio en un sistema tan importante como el de regulación hormonal, y puede ser un factor que complique cualquiera de las 4 diátesis.

Existe un desequilibrio del eje Hipófisis-resto de glándulas.

Sin estar tan definido como en las diátesis, se trata de personas que pueden tener a lo largo del día, cambios cíclicos o irregulares; alternancia general de comportamientos. Sensación de vacío intelectual o de tener la mente en blanco. Animo irregular, cambios de humor. Cansancio o somnolencia después de comer. Episodios de hambre voraz...

Hay dos grandes grupos de desequilibrio hormonal:

Predominio alteración hipofisogenital. Tratamiento: Zinc-Cobre:

  • Retrasos en el desarrollo
  • Impotencia sexual funcional
  • Esterilidad
  • Prostatismo
  • Alteraciones menstruales
  • Síntomas paramenopáusicos

Predominio alteración hipofisopancreatica. Tratamiento: Zinc-Níquel-Cobalto:

  • Trastornos gastrointestinales (gases, hinchazón de vientre, digestiones lentas)
  • Trastornos del metabolismo del azúcar o de las grasas como la diabetes o la obesidad

Aspectos Prácticos

  • Dosificación: de 1-3 a la semana (diátesis) hasta 1-6 al día según patologías (crónicas oagudas).
  • Vía perilingual: 1-2 minutos en la boca, sin mezclar con nada y después tragar.
  • La presentación más recomendable es la líquida (oligoelementos ionizados)
  • Duración del tratamiento: Meses
  • También aptos para niños y embarazadas.
  • Compatible con otras terapias tanto naturales como convencionales.
  • Interacciones medicamentosas:
    • Sinergia (potencian su acción): Antibióticos y Antiinflamatorios
    • Asociación posible: psicotropos, corticoides
    • Incompatibilidad con opiáceos (bloquean los sistemas de regulación)

Dr. Javier Luque
Médico Naturista

Busca tu Terapia
Más sobre el autor
Servicios Terapéuticos