Masaje Prenatal y Postnatal

Por: Freddy Acevedo Ruiz
Resumen:

Los masajes prenatales y postnatales, a través de diversas técnicas, persiguen en líneas generales mejorar el bienestar de la que será o acaba de ser madre y de su bebé.

En particular, el masaje prenatal, es extremadamente recomendable para las mujeres embarazadas (a partir del cuarto mes) y para sus bebés, porque mejora la circulacion sanguínea y la oxigenación de los tejidos, relaja la musculatura, favorece la elasticidad y flexibilidad de la piel, mejora el sistema inmunológico, logrando -en definitiva- que la madre mejore su estado físico y emocional.  Además, este tipo de masaje genera un vínculo emocional precioso entre madre e hijo y favorece un ambiente uterino más sano y tranquilo para el bebé.

El masaje postnatal, es aquel que se realiza tras el parto y que persigue que se reestablezca el correcto funcionamiento del cuerpo de la madre, que ha sufrido importantes tensiones y presiones durante el embarazo y parto, y favorecer que el útero vuelva a su lugar de manera natural. Asimismo, también tiene importantes beneficios sobre el estado de ánimo de la madre, disminuyendo la aparición o intensidad de la indeseada depresión post-parto.

El masaje prenatal:

En qué consiste el masaje prenatalEl masaje prenatal tiene como característica ser relajante, suave, dulce, armonizante y envolvente. Para este masaje se tiene que tener en cuenta que sólo se puede empezar a recibirse a partir del primer trimestre (justo finalizando este) o del cuarto mes y siempre en manos de especialistas que realmente dominen las técnicas y la aplicación de aceites esenciales para la realización de aromaterapia en la misma sesión. Los aceites esenciales que se utilizan van según necesidad de la embarazada y según objetivos planteados para las diferentes sesiones del mismo.

Este masaje es extremadamente recomendable para las mujeres embarazadas y sus bebés porque mejora la circulación sanguínea, suavizan la piel, aumenta su elasticidad y flexibilidad, relaja la musculatura, disminuye y relaja el dolor de piernas y espalda y mejora el sistema inmunitario aumentándolo y mejora el sistema respiratorio aumentando así la oxigenación de todos los tejidos. Se ha visto que aumenta el bienestar en la futura mamá, produciendo una mejora de la autoestima y sobre todo de la aceptación para los innumerables cambios corporales que sufre el cuerpo durante todo el proceso del embarazo (sobre todo en mujeres primerizas).

Este tipo de masaje crea unos momentos preciosos entre la madre y el hijo porque establece un contacto más estrecho entre ellos, ya que, el feto es muy sensible a los estados anímicos de la madre y reacciona a todos los estímulos ambientales después del primer trimestre de embarazo.

Es así como esta técnica ayuda a crear un ambiente uterino más sano, relajado y tranquilo para el bebé, generando bienestar para ambos: madre e hijo. También es bien sabido que si la pareja acude a la sesiones y este colabora en el masaje con el terapeuta, serán mayores los beneficios y generación de vínculos familiares afectivos y anímicos en el núcleo familiar, esto siempre bajo la tutela del especialista quien asesorará e indicará los movimientos, presiones y cuidados que la madre y el feto necesita en cada momento.

Los últimos estudios revelan la importancia sobre los cuidados durante los nueve meses de embarazo, por ello este masaje es fundamental para ayudar a prevenir los estados de estrés de la madre que se ven claramente influenciados hacia el feto durante todo el proceso. Se ha demostrado que un período de estrés maternal durante el embarazo puede llegar a provocar retraso en el desarrollo neurológico, hiperactividad y trastornos del sueño en el neonato y en el niño durante toda su infancia. Además, se ha demostrado que la ansiedad de la mujer embarazada puede afectar incluso al desarrollo del propio feto.

Es de tener en cuenta que los masajes prenatales tienen el mismo objetivo que los masajes o quiromasajes convencionales: relajar y mantener el buen estado los músculos, aliviar puntos dolorosos (puntos ashi en acupuntura o puntos gatillos), mejorar la circulación y hacerte sentir bien. La única diferencia es que están diseñados para las necesidades de las mujeres embarazadas y sus cuerpos, los cuales cambian constantemente.

Para muchas de las mujeres embarazadas es incómodo acostarse boca abajo (decúbito prono), muchas veces, incluso desde el inicio del embarazo, esto es debido a la hinchazón y a la hipersensibilidad que experimentan en los senos por los cambios preparatorios de la glándula mamaria para la producción de leche materna. Y una vez que el abdomen empieza a aumentar por el crecimiento fetal, es casi imposible adoptar estas posturas.

Es de suma importancia tener en cuenta que no es recomendable ponerse en decúbito supino (acostada sobre la espalda - boca arriba), sobre todo en el segundo trimestre, cuando el útero se vuelve más pesado ya que, este presiona la vena que devuelve la sangre de la parte inferior del cuerpo a al corazón y que pasa justo por detrás entre el útero y la columna vertebral; además si se hace por tiempos prolongados, podrá interferir con el flujo correcto de la sangre y en consecuencia de los nutrientes que llegan a la placenta y al bebé en pleno desarrollo.

Por eso es muy importante que el centro en donde se acuda tenga camillas especiales para la correcta realización de estos masajes, algunos tienen camillas con tres agujeros que encajan perfectamente los pechos y la barriga de la embarazada para ponerse en decúbito prono, también existen camillas en donde la embarazada queda en una postura sentada si se va a trabajar la espalda apoyando correctamente las piernas, brazos, pecho y abdomen. En caso de no tener este tipo de camillas, el masaje se puede realizar correctamente en decúbito lateral en las camillas convencionales.

En realidad, estudios sobre los masajes prenatales son muy escasos o inexistentes pero, lo que sí se sabe es que los masajes pueden reducir el estrés y proporcionar relajación, lo que puede ser de gran ayuda para tolerar algunas de las molestias durante el embarazo como algunos de los dolores en el cuerpo, sobre todo en la espalda baja y las piernas por el escaso o lento retorno venoso. Durante el embarazo, el útero en expansión desplaza el centro de gravedad, estirando y debilitando los músculos abdominales, lo que hace que la postura se modifique y que la espalda (la columna vertebral) se vea sometida a unas presiones y fuerzas adicionales.

Beneficios del masaje prenatal:

  • Beneficios del masaje prenatalReduce edemas, en general y sobre todo de los miembros inferiores (piernas)
  • Estabiliza la presión sanguínea, aumenta la oxigenación de los tejidos.
  • Alivia la presión en la espalda, cadera y cuello producida por el peso extra
  • Aumenta la elasticidad de la piel minimizando el riesgo de estrías
  • Fortalece el sistema inmunitario de la madre y del bebé
  • Estabiliza las hormonas, que en este periodo están en constante cambio
  • Mejora la depresión, estrés, ansiedad y ayuda a un parto sin complicaciones
  • Aumenta la eliminación de líquidos y toxinas lo que combate la fatiga y aumenta la energía en todo el cuerpo
  • Es una terapia alternativa como analgésico para los dolores en general, sin toma de fármacos.

Como precauciones debemos tener en cuenta la existencia de coágulos, roturas de huesos o fracturas, lesiones de la piel como eczemas, quemaduras, heridas abiertas, infecciones varias de la piel. También, es necesario indicar si se es alérgico a algunos componentes de los aceites que se utilizan para la realización del masaje, recuerde que se utilizan aceites esenciales de tipo relajantes, armonizantes y calmantes, nunca de otro tipo y menos aceites con conocida toxicidad fitoterapéutica.

Masajes postnatales:

Los masajes postnatales son aquellos que se realizan a la madre recién dada a luz, su función es restablecer el buen funcionamiento de todo su cuerpo, recuperar la espalda que había sido sometida a fuerzas y presiones diferentes durante el embarazo, hacer que su útero vuelva a su sitio de una manera sana y natural.

Al igual que el masaje prenatal, el masaje postparto combina varias técnicas y herramientas para favorecer la completa recuperación de la madre, hacer desaparecer los efectos indeseados del embarazo y aliviar los problemas del esfuerzo físico del cuidado del bebe. Se centra inicialmente en el masaje suave, luego en el masaje profundo y estiramiento de la espalda, cuello y brazos para eliminar las tensiones que comienza a dejar la lactancia; favorece la relajación física y psíquica y elimina todas las toxinas con un drenaje linfático manual.

Beneficios del masaje postnatal:

Beneficios del masaje postnatalLas investigaciones han demostrado que los masajes regulares de postparto, disminuyen la presencia de bajos niveles de los estados de ánimo (evitando así la muy conocida e indeseada depresión postparto), contribuye al descanso y recuperación física, ayuda a eliminar líquidos (retención de líquidos), mejora el retorno venoso, estimula la digestión, restablece la integridad estructural pelvis, descongestiona los senos evitando las mastitis y apoyando una lactancia saludable y efectiva, reduce las hormonas del estrés (mejorando los estados de ánimo), facilita la re-acomodación de la vejiga, dolor post-episiotomía y cesárea, entre otros muchos más beneficios como los desordenes del sueño y la adaptación al nuevo miembro de la familia, que a menudo son fuentes de ansiedad, estrés, irritabilidad y sobre todo de cansancio. Es así como todos estos cambios afectan negativamente al cuerpo de la madre y el masaje postparto ayuda a recuperar y disfrutar de la crianza del nuevo miembro de la familia.

Es así como su principal beneficio es proporcionar relajación tanto física como mental y armonizar en su conjunto a todo su cuerpo que ha estado en constante cambio. Estos son algunos de los principales beneficios del masaje postnatal para las madres:

  • Relajación física y mental
  • Alivio del estrés tanto físico como psíquico
  • Alivia los dolores en el cuello y los hombros
  • Reducción de la retención de líquidos.
  • Ayuda útero para restablecer el tamaño original y su ubicación anatómica natural
  • Reducción de la celulitis, edemas y retenciones en miembros inferiores y ayuda a tonificar el cuerpo en general.

El masaje postnatal también proporciona un importante sentido de continuar la comodidad, la salud y el bienestar de la madre. El objetivo de este masaje es dar cuidado y apoyo emocional, así como aliviar el dolor en los músculos de la tensión del trabajo del parto. Algunas veces se apoya el masaje postnatal con un programa de desintoxicación que ayuda a la zona abdominal en su conjunto: flacidez, tonificación, retención de líquidos, etc.

Estos programas incluyen apoyo dietético específico para esta etapa, drenantes fitoterapéuticos que ayudan a limpiar el hígado, aumentar la permeabilidad intestinal para la mejor absorción de los nutrientes, evitar las caídas de los niveles sanguíneos de hierro entre otras más cosas.

Como nota curiosa: estos masajes son muy extendidos en países asiáticos en donde existen programas específicos para recuperar y armonizar los cuerpos de las recientes madres.

Cuando la madre ha tenido un parto natural y sin complicaciones este se puede empezar de inmediato y asimismo los beneficios también se verán más pronto, solo es importante tener en cuenta aquellas madres que su parto ha sido por cirugía, es decir, vía cesárea; debido a que no se puede manipular la zona de la herida quirúrgica y solo se podría empezar a aliviar las tensiones de la espalda baja si fuese necesario, también es importante consultar con su médico si es posible la realización de estos masajes postnatales.

Cada vez más este tipo de masajes postnatales son más extendidos, ya que, muchas de las mujeres que han dado a luz, lo recomiendan a otras porque han encontrado que realmente son beneficiosos para su salud y bienestar tanto físico como mental.

Busca tu Terapia